Tendencias21
Los SSD ya están aquí, pero aún necesitan desarrollo

Los SSD ya están aquí, pero aún necesitan desarrollo

En las últimas semanas ha habido muchos anuncios de nuevos modelos que incorporan dispositivos SSD, pero el estado de la tecnología no parece adecuado para una expansión masiva. Las unidades de almacenamiento de estado sólido (SSD) son silenciosas y consumen menos energía. Sin embargo, cualidades tan esperadas como el drástico aumento de la velocidad o la fiabilidad todavía no están suficientemente desarrolladas. El software aún no se ha adaptado, y además el precio aún es muy elevado. Habrá que esperar. Por Rubén Caro.

Los SSD ya están aquí, pero aún necesitan desarrollo

A grandes rasgos, los discos duros, o HDD (Hard Disk Drive), se basan en el uso de un disco de material magnético que gira a altas velocidades. En general, cuanta más velocidad de giro más velocidad de transmisión de datos. Esto requiere el ensamblaje de una serie de piezas mecánicas de precisión. El resultado es un dispositivo relativamente sensible a los golpes, hasta cierto punto ruidoso, y que requiere mucha energía para mantenerse en funcionamiento. Aún así, tras más de una década de evolución, los discos duros hoy en día son bastante fiables, rápidos y silenciosos, y su necesidad de energía se ha reducido mucho.

Los dispositivos de almacenamiento de estado sólido, o SSD (Solid State Drive), utilizan bloques de memoria en chips electrónicos para almacenar los datos. Basándose en esa idea, hay una serie de ventajas teóricas muy claras que se pueden aprovechar. Pero también hay inconvenientes que hay que salvar para convertirlo en una tecnología viable. De momento hay dos estrategias diferentes para llevar esto a cabo. Una se basa en el uso de chips de memoria Flash, ya utilizados en las placas base y en las memorias USB. La otra se basa en el uso de chips de memoria RAM junto a un sistema de respaldo para evitar la pérdida de datos.

Ventajas actuales y ventajas futuras

Lo más inmediato es que desaparece la necesidad de partes mecánicas móviles. Con eso se consigue eliminar el ruido, y en el caso de los SSD Flash, se reduce mucho el consumo de energía. El hecho de que consista en una colección de chips también hace que sea un dispositivo muy ligero. Otra ventaja, aunque todavía teórica en parte, es un drástico aumento de la velocidad. Para los SSD RAM la velocidad de lectura y escritura es varias veces superior. Pero para los SSD Flash la velocidad de escritura puede ser incluso menor que la de los HDD. Esto está siendo compensado por los fabricantes con el desarrollo de nuevas estrategias de funcionamiento, y ya hay varios modelos que prometen alcanzar velocidades muy superiores.

Otro teórico punto fuerte es la fiabilidad, pero esa idea tiene muchas caras. Por una parte, la resistencia al estrés mecánico, como los golpes, vibraciones o incluso cambios de temperatura para los Flash, ya se ha conseguido en los SSD que hay en el mercado. La ausencia de partes móviles y la naturaleza de los chips lo permite. Por otra parte está la pérdida de datos por errores de lectura/escritura, mucho menos probable en los SSD que en los HDD, también se ha logrado.

Pero por otro lado está la fiabilidad en el tiempo, la vida útil. Los chips Flash tienen una vida útil demasiado corta cuando se requiere un alto nivel de operaciones de lectura/escritura, como es el caso de su uso en un ordenador personal. Y también está la vulnerabilidad ante campos magnéticos o descargas de estática, mucho mayor que la que presentan los HDD actuales. Todo esto está en el punto de mira de lo ingenieros, y es cuestión de tiempo que se solvente.

El software a la espera del estándar definitivo

Tampoco hay que olvidarse del software que debe hacer funcionar estos dispositivos. Los sistemas de archivos, la manera de organizar los datos, han experimentado una evolución comparable a la de los propios discos duros. Pero el funcionamiento básico de los SSD es distinto a los HDD para los que fueron diseñados esos sistemas de archivos. Aparece la cuestión de si son adecuados, si pueden adaptarse, o si se deben crear sistemas específicos para SSD. Dejando de lado lo que anuncien las grandes multinacionales para mantener el interés en sus productos, muchos coinciden con Theodore Ts’o, desarrollador del sistema ext4, cuando manifiesta que «parte del problema ahora mismo es que los SSD aún están experimentando cambios muy importantes.» El hecho de que todavía no se haya establecido una tecnología estable, hace que las posibles adaptaciones sean aún impracticables. Cuando la tecnología se estabilice, entonces la plasticidad del software libre permitirá desarrollar las mejoras necesarias en muy poco tiempo. A partir de entonces, las grandes multinacionales esperarán hasta que les resulte rentable, según sus planes de mercado.

La revolución tendrá que esperar un poco más

Estamos acostumbrados al ligero ronroneo de nuestro disco duro, y a tener que batallar con la batería de nuestros portátiles para conseguir un poco más de tiempo. El impacto inicial sobre el usuario de un sistema con SSD, una vez superado el susto del precio, es el absoluto silencio y el automático aumento de la duración de las baterías. El sistema arranca más rápido y es algo más ágil. También se nota que los SSD no producen tanto calor como los discos duros. La reducción del consumo y el moderado aumento de velocidad ya es aprovechable por grandes servidores de datos.

Pero ante una tecnología tan madura y extendida como la de los discos duros, lo que ofrecen los SSD actuales se parece poco a la revolución que algunos esperaban. Sin embargo no hay que precipitarse, la llegada masiva de los SSD no está prevista para el presente, sino para un futuro próximo. Además asistimos a una carrera en la que los grandes fabricantes se pelean cada día por anunciar el mayor avance y eso es señal de que la meta es alcanzable, que el futuro está ahí. Sólo tenemos que esperar.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21