Tendencias21

Los vapeadores no tienen efectos cardiovasculares a corto plazo

Un estudio de investigadores griegos ha comprobado que los cigarrillos electrónicos no tienen efectos cardiovasculares a corto plazo, a diferencia de los normales, que producen alteraciones inmediatamente después de fumar. Otro estudio recomienda utilizar los vapeadores en los programas de prevención y lucha contra el tabaquismo. Por Marta Lorenzo.

Los vapeadores no tienen efectos cardiovasculares a corto plazo

Los cigarrillos electrónicos se han desarrollado y comercializado en los últimos años como sustitutos del tabaco.

Sin embargo, ningún estudio había evaluado sus efectos sobre el sistema cardiovascular, hasta que varios científicos del Departmento de Cardiología del Centro Onassis de Cirugía Cardiaca de Atenas (Grecia) han analizado los efectos inmediatos del consumo de cigarrillos electrónicos en la función del ventrículo izquierdo, en comparación con los bien documentados efectos adversos agudos de fumar. El estudio se publica en la revista BMC Cardiovascular Disorders.

Los exámenes ecocardiográficos se realizaron en 36 fumadores asiduos sanos (edad entre 31 y 41 años) antes y después de fumar cigarrillos y en 40 usuarios de cigarrillos electrónicos (edad entre 30 y 40 años) antes y después de usar un dispositivo con concentración de nicotina «media» (11 miligramos por mililitro) durante 7 minutos.

Se estimaron varias características del movimiento ventricular, y se observó que si bien los cigarrillos normales sí que producían efectos notables en el mismo a corto plazo, no ocurría así con los cigarrillos electrónicos.

Los investigadores concluyen que el cigarrillo electrónico no tiene efectos cardiovasculares inmediatos, pero señalan que hay que investigar más a fondo para conocer sus efectos a largo plazo.

Prevención

Otro estudio, en este caso publicado en el International Journal of Environmental Research and Public Health, repasa la literatura existente sobre el daño que produce el tabaco y las posibilidades que ofrecen los vapeadores para prevenirlo y reducirlo.

El artículo propone que se utilicen los cigarrillos electrónicos en los programas contra el tabaquismo.

Su principal ventaja, señala el investigador Joel L. Nitzkin, del think tank R Street Institute, es que permiten autoadministrarse nicotina sin receta, algo especialmente adecuado para los fumadores que tienen muchos problemas para dejarlo.

Referencias bibliográficas:

Konstantinos E Farsalinos, Dimitris Tsiapras, Stamatis Kyrzopoulos, Maria Savvopoulou y Vassilis Voudris: Acute effects of using an electronic nicotine-delivery device (electronic cigarette) on myocardial function: comparison with the effects of regular cigarettes. BMC Cardiovascular Disorders (2014). doi:10.1186/1471-2261-14-78

Joel L. Nitzkin: The Case in Favor of E-Cigarettes for Tobacco Harm Reduction. Int. J. Environ. Res. Public Health (2014). doi:10.3390/ijerph110606459

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario