Tendencias21
Nuevas tarjetas RFID protegerán el acceso a la información personal

Nuevas tarjetas RFID protegerán el acceso a la información personal

Proteger eficazmente la información privada que contienen muchas de las tarjetas que llevamos en la cartera constituye todo un reto para los expertos en seguridad informática. Ahora, una nueva investigación está trabajando en una tecnología que potenciaría el control activo del usuario sobre sus datos personales, blindándolos contra intromisiones ilegítimas. Por Elena Higueras.

Nuevas tarjetas RFID protegerán el acceso a la información personal

Hoy en día es común salir a la calle con varias etiquetas de identificación por radiofrecuencia (RFID) en nuestros bolsillos. Se trata de unos dispositivos pequeños, similares a una pegatina, que pueden ser adheridos o incorporados a un producto, un animal o una persona con el objetivo principal de transmitir la identidad de un objeto mediante ondas de radio. Para ello están dotados de antenas que les permiten recibir y responder a peticiones por radiofrecuencia desde un emisor-receptor RFID.

Las llevan las tarjetas de crédito y algunos permisos de conducir o pasaportes, por ejemplo, de modo que nuestros datos más personales nos siguen allá donde vamos y pueden ser leídos, con o sin permiso, por los lectores RFID. La invisibilidad de estos dispositivos nos hace bajar la guardia ante los posibles riesgos que conlleva portar siempre encima cierta información privada, como el seguimiento no autorizado de nuestros movimientos o localización, el robo de datos biométricos o la clonación de las tarjetas.

Para mitigar este problema, un joven científico de la Universidad canadiense de Calgary, Nicolai Marquardt, en colaboración con el laboratorio de investigación de Microsoft en Reino Unido, trabaja en el desarrollo de nuevos diseños de etiquetas que aumentan la capacidad de control del usuario sobre la información personal que contienen sus tarjetas, según un comunicado publicado en Computerworld.

«Estamos construyendo nuestras propias tarjetas RFID, a las que hemos añadido ciertas características que dan la voz de alarma cuando alguien está accediendo a la información privada», afirmó Nicolai Marquardt durante la última edición de la conferencia “Computer Human Interaction” celebrada en Atlanta.

Estas etiquetas proporcionan automáticamente respuestas visuales, audibles o táctiles cuando se ponen en contacto con lectores RFID. Pero además, permiten que el usuario admita o rechace activamente el acceso a la información almacenada en la tarjeta, por el modo en que tocan, orientan, mueven, presionan o iluminan la etiqueta.

Cuatro tipos de controladores

El proyecto de investigación cuanta con cuatro tipos diferentes de controladores de RFID. El primer grupo está compuesto por aquéllos que ofrecen una respuesta automática al usuario: se iluminan, vibran o emiten un sonido cuando un lector está accediendo a la tarjeta.

Las etiquetas que proporcionan una señal visual funcionan gracias a un LED que se ilumina cuando éste está al alcance de un lector de RFID, es decir, cuando un lector podría potencialmente leer el contenido de la etiqueta. Este método resulta cómodo, fácil de usar y eficaz para descubrir los lectores invisibles (probablemente no autorizados). Sin embargo, sólo es útil en los casos en que el usuario tiene su tarjeta a la vista, es decir, nunca percibiría el aviso de posible intrusión en su intimidad si la lleva dentro del bolsillo, por ejemplo.

Este problema se superaría con las etiquetas que emiten señales acústicas o táctiles. La primera de ellas se sirve de un pequeño altavoz que genera un sonido, mientras que la segunda utiliza un motor vibrador. Ambas se activan por la proximidad a un lector RFID. Pero su funcionamiento también tiene sus inconvenientes. Tanto los altavoces como el motor necesitan energía eléctrica. ¿La solución? Una pequeña batería conectada a la etiqueta.

El segundo grupo de controladores requiere la participación activa del usuario. Las nuevas etiquetas diseñadas por el equipo de Marquardt tienen un botón que debe ser presionado para que el lector pueda acceder a ellas. Otro modelo necesita que alguien sostenga la tarjeta para leer la información que contiene.

El tercer grupo posee propiedades de detección. Un prototipo es sensible a la luz: nadie puede acceder a los datos de la tarjeta cuando ésta se encuentra en un bolsillo. Otro responde a la inclinación, por lo que sólo funciona cuando se coloca de una determinada manera frente al lector.

Por último, el cuarto grupo utiliza la proximidad. Parte de la información en la etiqueta RFID será siempre accesible, pero los datos más privados sólo serán activados cuando se acerca al lector.

La última palabra en la elección del tipo de controladores para cada tarjeta la tendría el usuario. Del mismo modo que ocurre con los teléfonos móviles, es él quien decide si quiere usar el modo táctil, visible o audible. El proyecto de Marquardt cuanta también con la posibilidad de que todos los mecanismos de activación o detección de lectores RFID estén insertados en la misma etiqueta, de forma que sea el usuario final quien elija el tipo de respuesta deseada.

Controlados por ordenador

El futuro de las tarjetas RFID pasa por introducir en escena a un nuevo protagonista: el ordenador personal. Según se explica en el documento por el grupo de investigación, en un futuro podríamos controlar estas etiquetas con la computadora. Esto abre el camino al desarrollo de nuevos software que reaccionen de diferentes maneras de acuerdo a la actividad detectada por las tarjetas. Por ejemplo, un teléfono móvil o una PDA podrían informar al usuario de la detección de lectores RFID, proporcionarle sus coordenadas y trazar un mapa con su localización en la pantalla.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren posibles signos de vida antigua en el suelo de Marte 28 junio, 2022
    Sedimentos arcillosos presentes en los valles y abanicos aluviales de Marte sugieren que el agua líquida estuvo presente en Marte durante diferentes períodos, en una franja temporal de alrededor de 1.300 millones de años. En ese momento, las condiciones de habitabilidad habrían sido las indicadas para el surgimiento de la vida.  
    Pablo Javier Piacente
  • La cuna de la humanidad tiene casi 4 millones de años 28 junio, 2022
    Los homínidos sudafricanos eran contemporáneos de los Afar y de algunos otros australopitecos del Plioceno medio: vivieron en la cuna de la humanidad hace de 3,4 a 3,7 millones de años, y no hace 2,07 a 2,61 millones de años, como se pensaba anteriormente.
    N+1/T21
  • La crisis planetaria enciende todas las alertas 28 junio, 2022
    El poderoso fondo de inversión Pictet WN ha roto su trayectoria neoliberal y planteado en un documentado informe la necesidad de afrontar la transición ecológica con un gran gobierno global que restrinja las libertades económicas, a las que atribuye la destrucción del planeta, la desatención sanitaria, la ineficacia de los sistemas educativos y la polarización […]
    Eduardo Costas, catedrático de Genética, UCM.
  • El núcleo externo de la Tierra está disminuyendo desde hace 20 años 27 junio, 2022
    El análisis de las ondas sísmicas ha descubierto que la densidad del núcleo externo de la Tierra está disminuyendo desde hace al menos 20 años, propiciando las variaciones en el campo magnético terrestre y el desplazamiento del polo norte geomagnético a una velocidad de unos 50 kilómetros por año, alejándose de Canadá y acercándose hacia […]
    Pablo Javier Piacente
  • Muestras de Marte podrían poner en peligro a la Tierra 27 junio, 2022
    Los científicos planetarios están ansiosos por traer rocas, suelo e incluso aire del Planeta Rojo a la Tierra, pero otros especialistas temen por una posible contaminación de la biosfera de nuestro planeta. Según este punto de vista, se debería crear una instalación de recepción de muestras de Marte fuera de la Tierra, para analizar los […]
    Pablo Javier Piacente
  • La dislexia desempeña un papel crucial en la evolución humana 27 junio, 2022
    Las personas con dislexia tienen fortalezas específicas relacionadas con la exploración de lo desconocido que han contribuido a la adaptación y supervivencia exitosas de nuestra especie. Su presencia indica que nuestra evolución ha estado marcada por la incertidumbre.
    CAM/T21
  • El envejecimiento no es inevitable para todos los organismos 27 junio, 2022
    Una amplia investigación sobre longevidad en reptiles ha descubierto que en algunas tortugas el envejecimiento no es inevitable y que la probabilidad de morir no aumenta con la edad. Esencialmente no envejecen, aunque finalmente todas mueren.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Histórico impulso a la computación cuántica 26 junio, 2022
    Por primera vez en el mundo, una computadora cuántica ha sido capaz de imitar la naturaleza a nivel atómico utilizando un chip que integra todos los componentes que se encuentran en un chip informático clásico, pero a escala atómica.
    Redacción T21
  • El celibato muestra sorprendentes ventajas evolutivas 25 junio, 2022
    Una investigación de la Universidad de California ha descubierto que, en términos evolutivos, el celibato puede representar una ventaja natural: favorece a las familias de las que proceden los monjes, a las que hacen más ricas y fértiles.
    Redacción T21
  • Revelan el funcionamiento interno del genoma humano 24 junio, 2022
    Un grupo de investigadores ha desarrollado un nuevo método para evaluar a gran escala la estructura tridimensional del genoma humano: la nueva técnica permitirá comprender mejor cómo funciona el genoma y, en particular, cómo codifica diferentes identidades celulares. 
    Pablo Javier Piacente