Tendencias21
Ponen a prueba las tarjetas RFID en un entorno social

Ponen a prueba las tarjetas RFID en un entorno social

Las tarjetas RFID o tags permiten el intercambio de información a distancia a través de radiofrecuencia. Actualmente usados para la localización de productos en las cadenas de suministro o para la identificación de mascotas, entre otras aplicaciones, los tags podrían llegar a tener otros muchos usos, relacionados directamente con los humanos y la interacción social. Pero, para que esto ocurra, deben encontrarse soluciones que garanticen la privacidad de la información. En marzo, la Universidad de Washington pone en marcha un experimento con el que se pretende conocer a fondo las posibilidades, la utilidad y las dificultades de estas tarjetas. Por Olga Castro-Perea.

Ponen a prueba las tarjetas RFID en un entorno social

Estudiantes, ingenierios y personal de la Universidad de Washington (UW, en Estados Unidos, participarán en un proyecto de análisis de la relación de los sistemas RFID con la tecnología, los negocios y la sociedad.

Se trata del proyecto RFID Ecosystem, una iniciativa a gran escala que investiga estos sistemas en directo, en estudios a largo plazo, con análisis en profundidad de sus aplicaciones.

Una cuestión central de esta investigación será la del equilibrio entre privacidad y utilidad. ¿Realmente son útiles las aplicaciones RFID con diseño centrado en el usuario? De serlo, ¿cómo pueden ser diseñadas para minimizar la pérdida potencial de privacidad que se deriva de su uso?

Un sistema RFID (de Radio Frequency Identification o de Identificación por radiofrecuencia) es un sistema remoto de almacenamiento y recuperación de datos que usa dispositivos que disponen de antenas denominados etiquetas, transpondedores o tags RFID. Estos dispositivos sirven para recibir y responder por radiofrecuencia a emisores-receptores RFID.

Los tags RFID permitirán en un futuro próximo, por ejemplo, que la gente y los objetos puedan estar conectados a Internet y entre ellos al mismo tiempo, creando una red virtual.

200 antenas

El proyecto RFID Ecosystem contará con decenas de voluntarios de la UW que, a partir de marzo, llevarán estas tarjetas electrónicas en su ropa o pertenencias para emitir información sobre su ubicación dentro de un edificio de seis plantas de dicha universidad, cada cinco segundos.

Esta información será guardada en una base de datos y publicada en páginas web, entre otras gestiones. La finalidad: analizar a gran escala las tarjetas RFID en un entorno social.

Para conseguirlo, el proyecto recreará un escenario que ya ha sido predicho por muchos expertos, y que implicaría el uso generalizado de identificación por radiofrecuencia. Los investigadores han instalado ya unas 200 antenas en el edificio del Paul Allen Center for Computer and Engineering de la UW, y reclutarán a 50 voluntarios de entre 400 personas que usan regularmente este edificio para que hagan uso de los tags.

Conocer los beneficios que se derivan de esta tecnología y buscar la manera de proteger la privacidad de sus usuarios será el objetivo principal del experimento, en un intento de convertir estos sistemas en una realidad, informa la Universidad de Washington en un comunicado.

Expansión y privacidad

Muchas empresas usan ya tarjetas RFID para rastrear sus productos a lo largo de las cadenas de suministro. Otros usos son la identificación de animales, llave de automóviles con sistema antirrobo, en bibliotecas para el seguimiento de libros o para el seguimiento de equipaje en aerolíneas, etc.

Pero las aplicaciones se están extendiendo a otras áreas: los nuevos pasaportes estadounidenses las incorporan y, según los especialistas, pronto las incorporarán también los teléfonos móviles, los ordenadores portátiles o los reproductores de música. Y con un coste de producción mínimo: cada tag cuesta alrededeor de 20 centavos.

En el caso del uso por parte de individuos, la tecnología despierta alguna inquietud. Una tarjeta RFID puede ser leída desde cierta distancia y sin que su portador lo sepa. Las bases de datos asociadas a ella contienen una vasta cantidad de información. ¿Qué pasaría si los lectores de tags estuvieran por todas partes, y si cada cosa y persona los llevaran? ¿Qué se haría con todos esos datos?

En el experimento del proyecto RFID Ecosystem, cada participante podrá controlar quien ve sus datos, y podrá borrar cualquier información o salirse del propio experimento en cualquier momento sin tener que dar explicaciones. Los investigadores tampoco han colocado lectores RFID cerca de baños o áreas de comida por considerarlos espacios privados.

Los voluntarios serán entrevistados periódicamente para que los investigadores puedan evaluar los aspectos positivos de la tecnología –la posibilidad de encontrar cualquier objeto que se haya perdido- y los aspectos negativos, en términos de pérdida de privacidad.

Nuevas herramientas de interacción social

El experimento no servirá sólo para tener a las personas u objetos “localizados”, sino que también contará con una herramienta que registra los movimientos de la persona en Google Calendar, que instantáneamente publicaría las actividades de los participantes, como la hora de llegada al trabajo o sus reuniones, entre otras. Será un sistema de memoria perfecto que registre todas las interacciones personales a lo largo del día.

Otra herramienta es el “friend finder» RFIDder que permite rastrear a los amigos o buscar las localizaciones más recientes y que posee un historial de localizaciones o manda alertas instantáneas a la dirección de e-mail de los participantes o a sus teléfonos móviles para avisarles cuando los amigos se encuentran en cierto lugar.

El proyecto, además de para evaluar el efecto de los tags en la sociedad a pequeña escala, servirá asimismo a los investigadores para encontrar fórmulas con las que afrontar los desafíos técnicos relacionados con los datos RFID.

Por ejemplo, los científicos pretenden desarrollar una base de datos principal donde los usuarios puedan encontrar la información que necesitan pero sin condicionar la información personal. Las propuestas incluyen sistemas que podrían imponer un coste por acceder a ciertos tipos de información.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente