Tendencias21
Sumergen las supercomputadoras para enfriarlas y ahorrar energía

Sumergen las supercomputadoras para enfriarlas y ahorrar energía

Reducir la factura eléctrica al tiempo que se mejora la eficiencia energética de los superordenadores y grandes centros de datos es uno de los mayores retos de la nueva era de la computación. Aunque hasta ahora se había utilizado el agua como refrigerante de forma canalizada, los expertos están probando a sumergir directamente los dispositivos en otros tipos de líquido sin daño aparente, consiguiendo una reducción drástica en el consumo de energía. Por Patricia Pérez.

Sumergen las supercomputadoras para enfriarlas y ahorrar energía

Si el sobrecalentamiento es el mayor enemigo del ordenador de sobremesa o portátil, cuanto más al hablar de las dimensiones y capacidad de cálculo de un superordenador.

De hecho, se estima que la mitad del consumo energético de una máquina de esta magnitud no se debe a la computación sino a la refrigeración, requiriendo además la instalación de sistemas de aire acondicionado industrial y equipos de filtrado.

Para mantener el avance en computación se requiere la búsqueda de fórmulas más ecológicas que permitan al mismo tiempo reducir costes en la factura eléctrica. En esta línea los expertos apuntan hacia el enfriamiento por inmersión o sumersión, consistente en sumergir el equipo en líquido.

Aunque el agua ya se utiliza ampliamente como refrigerante en centros de datos y supercomputadoras, por lo general se canaliza mediante tubos capilares que llegan a la CPU. Los nuevos proyectos de investigación dan un paso más, al sumergir directamente los dispositivos en líquido, sin causar daño aparente y evitando sobrecalentamientos.

Prueba de ello es el prototipo de supercomputadora del Instituto de Tecnología de Tokio (TiTech) en Japón, que consiguió la primera posición en la última actualización de la lista Green500, donde se registran los equipos más eficientes del mundo. La máquina, llamada Tsubame KFC, está sumergida en un tanque de aceite mineral, consiguiendo ser un 50 por ciento más potente que su predecesora en el instituto, pero utilizando la misma cantidad de energía.

Sumergen las supercomputadoras para enfriarlas y ahorrar energía

Aceite mineral

“Desde la Universidad nos advertían que no íbamos a conseguir más potencia, pero aun así queríamos mejorar el rendimiento”, explica el líder del proyecto, Satoshi Matsuoka, en un artículo publicado en The New York Times.

Y es que Japón está impulsando la reducción del consumo de electricidad desde el terremoto y tsunami de marzo de 2011, que desencadenaron una crisis de radiación en la planta nuclear Fukushima Daiichi, al norte de Tokio. Otros reactores permanecen inactivos desde entonces, reduciendo la capacidad para generar electricidad de forma pronunciada.

La tecnología utilizada por el TiTech fue desarrollada por una compañía de Austin, Texas, llamada Green Revolution Cooling. Para sumergir el prototipo de superordenador en aceite mineral sólo tuvieron que realizar algunas modificaciones, como eliminar piezas móviles como los discos duros y ventiladores.

Para poner a prueba la viabilidad del nuevo sistema, lo instalaron en una pequeña caseta contigua al laboratorio de grandes dimensiones, donde ya albergan otro superordenador. Ubicarlo junto a una máquina que genera calor da a los expertos la oportunidad de determinar si el prototipo puede funcionar incluso cuando el aceite se calienta, llegando a alcanzar en verano temperaturas de 95 grados Fahrenheit (equivalente a 35 grados centígrados).

Este método de enfriamiento de Green Revolution se había utilizado previamente en varios centros de datos, incluyendo instalaciones operadas por el Departamento de Defensa de EEUU. Asimismo, Intel llevó a cabo un estudio del sistema durante un año y detectó que sus servidores no habían sufrido efectos adversos, mientras el consumo de energía se había reducido drásticamente.

Fluoroplásticos líquidos

Paralelamente, en otros lugares los ingenieros están experimentando con otros tipos de líquidos para realizar una tarea similar. Es el caso de Iceotope, una empresa incipiente con base en Sheffield, Inglaterra, que sumerge las computadoras en fluoroplástico líquido, en lugar de aceite. En Hong Kong, la empresa Allied Control, que diseña sistemas de refrigeración, ha usado esta tecnología de inmersión para un centro de datos de reciente inauguración.

A diferencia del agua, ni el aceite mineral ni los fluoroplásticos líquidos utilizados por Iceotope y Allied Control conducen electricidad por lo que, según los expertos, no hay riesgo de cortocircuito del equipo u otro tipo de daño. Por el contrario, se está comprobando que los costos en facturas de energía e infraestructura se podrían reducir a la mitad con estas técnicas.

La refrigeración por inmersión ya se utilizó con los primeros ordenadores. Es el caso del fabricante americano de supercomputadoras Cray, que la usó para una de sus máquinas en la década de los ochenta, ganándose el apodo de Bubbles (Burbujas). Pero el método no se extendió entonces en parte por el alto costo y por los efectos destructivos para la capa de ozono de los refrigerantes de la época.

Sin embargo, Iceotope y Allied Control utilizan nuevos tipos de fluidos, incluyendo uno de la multinacional estadounidense 3M llamado Novec 1230. 3M asegura que no daña la capa de ozono y se ha eximido además de la lista de compuestos orgánicos volátiles emitidos por la Agencia de Protección Ambiental de EEUU.

Según el presidente ejecutivo de Iceotope, Peter Hopton, Novec tendrá siempre más poder de enfriamiento que el aceite mineral. Sin embargo, Christiaan Best, presidente ejecutivo de Green Revolution, afirma que el aceite mineral es casi tan eficaz y mucho menos costoso.

Uno u otro, lo cierto es que ambos están demostrando la posibilidad de mejorar la eficiencia. “No estamos hablando de pequeñas cifras, sino de millones de ahorro cada año”, matiza Hopton.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • ¿Quién decide realmente, nosotros o nuestro cerebro? 9 abril, 2022
    Una nueva investigación arroja luz sobre si realmente disponemos de libre albedrío, dado que se ha comprobado que el cerebro actúa antes de que pensemos hacer algo. Ahora sabemos que solo lo hace después de que hayamos tomado una decisión.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Resuelto el misterio de la alineación de las pirámides de Egipto 8 abril, 2022
    La perfecta alineación de las pirámides de Egipto no se habría conseguido con ayuda extraterrestre ni con tecnologías ocultas, sino gracias al movimiento del Sol sobre la superficie terrestre y la sombra que deja a su paso durante el equinoccio de otoño.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren la galaxia más lejana jamás vista: está a 13.500 millones de años luz de nosotros 8 abril, 2022
    Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto el objeto cósmico más distante jamás visto: una galaxia denominada HD1 y localizada a unos 13.500 millones de años luz de distancia de la Tierra. Ofrece una “instantánea” del Universo solo 300 millones de años después del Big Bang: podría permitir el descubrimiento de las estrellas más antiguas […]
    Pablo Javier Piacente
  • Ya sabemos cómo construir gemelos digitales del cerebro 8 abril, 2022
    A través de las matemáticas, es posible usar ordenadores para dibujar automáticamente neuronas 3D como gemelos digitales y estudiar así las diferencias entre regiones cerebrales sanas y enfermas. Un resultado prometedor para aplicaciones médicas.
    EPFL/T21
  • Los hongos se comunicarían entre sí mediante 50 "palabras" 8 abril, 2022
    Los hongos se comunican entre sí mediante impulsos eléctricos que podrían ser similares los que generan el lenguaje humano. Disponen de hasta 50 "palabras" que forman un idioma más complejo que el inglés o el español. Hablan entre sí para mantenerse unidos, tal como hacen los lobos cuando aúllan.
    Redacción T21
  • En las profundidades, la Tierra también se está moviendo y cambiando 7 abril, 2022
    Las estructuras ubicadas en el interior de la Tierra podrían tener la misma movilidad que los continentes en la superficie, según un nuevo estudio. Las estructuras calientes se unen de una manera que recuerda a la formación de supercontinentes en el nivel superficial: por ejemplo, se ha comprobado que la estructura profunda debajo de África […]
    Pablo Javier Piacente
  • El cerebro se expande y encoge a lo largo de la vida 7 abril, 2022
    Un equipo internacional de investigadores ha creado una serie de gráficos cerebrales que abarcan toda nuestra vida, desde un feto de 15 semanas hasta un adulto de 100 años: muestran cómo nuestros cerebros se expanden rápidamente en los primeros años de vida y se encogen lentamente a medida que envejecemos.
    Pablo Javier Piacente
  • Aparente vínculo entre la presión arterial y las emociones 7 abril, 2022
    Una investigación germano-suiza ha descubierto una aparente relación entre la percepción emocional de la ira y el aumento de la presión arterial, lo que revela que hay factores psicobiológicos implicados en la actividad cardiaca.
    Redacción T21
  • Rusia está expuesta a una fuga de cerebros por la invasión de Ucrania 7 abril, 2022
    Muchos científicos y universitarios de Rusia se están planteando emigrar y buscar nuevas oportunidades en otros países, ante el desmantelamiento de la investigación rusa por el aislamiento internacional. El exilio científico ya se está planteando en términos de asilo político, como en la guerra fría.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Desentierran un barco de 4.000 años de antigüedad en Mesopotamia 6 abril, 2022
    Arqueólogos de Alemania e Irak han desenterrado un barco de 4.000 años de antigüedad que fue descubierto hace cuatro años en las cercanías de Uruk, una antigua ciudad de Mesopotamia situada en la ribera oriental del río Éufrates. El navío, de siete metros de largo, fue construido con material orgánico impregnado con betún natural.
    Pablo Javier Piacente