Tendencias21

Un juego de ordenador ayuda a crear nuevas proteínas

Informáticos y bioquímicos de la Universidad de Washington han ideado un videojuego online para crear proteínas no presentes en la naturaleza y con funciones totalmente nuevas. El juego es una especie de “Tetris” y, quienes lo jueguen, contribuirán a dar con la secuencia genética de nuevas proteínas, algo clave para desarrollar, por ejemplo, vacunas contra enfermedades como el VIH o el Alzheimer. El juego ha sido llamado “Foldit” (Plíegalo) y es accesible a todo el mundo desde esta semana. Su precursor, David Baker, ya impulsó otro proyecto colaborativo que tenía una finalidad parecida. El nuevo juego, según su creador, permitirá encontrar el diseño de proteínas más grandes. Por Raúl Morales.

Las proteínas son el caballo de batalla de los biólogos. Entre otras funciones, las proteínas aceleran reacciones químicas en nuestro cuerpo, permiten que las células de la sangre reconozcan virus intrusos y copian el ADN. Los beneficios potenciales de “fabricar” proteínas que no existen en la naturaleza (como las que se necesitan para crear una vacuna contra el VIH) son enormes. Ahora bien, hacerles y que cumplan un propósito definido es algo muy complicado. El investigador en el campo de las proteínas David Baker, de la Universidad de Washington, se ha unido con informáticos de la propia universidad para crear un jugo online con el que desarrollar estructuras de proteínas completamente nuevas y útiles.

Durante años, los bioquímicos han fabricado proteínas haciéndolas crecer en virus o en organismos unicelulares. Sin embargo, los investigadores necesitan una proteína ya existente para desencadenar todo este proceso. Esto hace que desarrollar proteínas con funciones totalmente nuevas sea muy complicado. Baker ha dado un paso muy importante en este sentido al demostrar el funcionamiento de un algoritmo para crear nuevas encimas

Este algoritmo ha sido “disfrazado” en un juego, al que han llamado Foldit, y es parte de la visión que tiene Baker del futuro de la fabricación de proteínas. Sus algoritmos son útiles para generar proteínas completamente nuevas para una propósito concreto. Jugando a este juego es posible mejorar el diseño de proteínas mediante ordenador.

Pliegues de proteínas

Las proteínas están formados de lagas tiras de aminoácidos que se pliegan en una compleja maraña tridimensional con muchas subregiones. La función de una proteína depende, precisamente, de esa estructura tridimensional. Otras partes de la proteína juegan un papel no activo, sencillamente estructural. El nuevo método de Baker empieza con las partes de la proteína que sí desarrollan una función, con las partes activas. Imaginar la mejor manera para que se plieguen esas partes activas (dando como resultado una proteína que “funcione”) es un problema de búsqueda complicado que requiere una potencia de procesamiento de datos muy importante. Hay infinidad de posibilidades, pero la mayor parte no funcionan.

Desde 2005, Baker ha confiado en la potencia de computación de los usuarios de Internet que se instalaron un programa para buscar esos diseños de proteínas. Cerca de 200.000 internautas de todo el mundo hacen funcionar el programa Rosetta@home cuando encienden sus ordenadores. Mientras éste está funcionando, muestra posibles estructuras de proteínas como si fueran un salvapantallas.

“Hay demasiadas posibilidades para el ordenador. Rosetta@home funciona bien para proteínas pequeñas, pero según la proteína se va haciendo más grande el proceso le es cada vez más complicado y, con frecuencia, falla”, comenta Baker en un comunicado.

Baker entró en contacto con el informático de la Universidad de Washington Zoran Popovic para que creara un juego de “plegado de proteínas”. La tarea fue bastante peculiar, ya que, como explica, en un juego de ordenador normal se sabe cuál es el reto o la finalidad, pero en el caso del juego solicitado por Baker ese reto no se sabe, es decir, la última configuración de la proteína y la mejor manera de llegar a ella son un misterio.

Tetris del siglo XXI

El juego tiene el aspecto de un Tetris del siglo XXI. En la pantalla se pueden ver “serpientes” de colores geométricos. El equipo de Popovic se ha pasado un año entero imaginando cómo hacer un juego que sea preciso y, al mismo tiempo, que “enganche”.

Popovic y Baker reconocen que el juego es complicado. Su reto es hacerlo lo suficientemente entretenido como para que los usuarios no dejen de jugar y decidan compartirlo con otras personas. Haciéndolo accesible a todo el mundo, los dos investigadores esperan encontrar un perfil de personas que sean diestras resolviendo estructuras de proteínas y que estén dispuestas jugar unas cuantas horas a la semana.

Lo jugadores tienen que ir construyendo diferentes figuras geométricas en 3D, siguiendo unas reglas muy sencillas que se explican en un breve tutorial. Según van siendo más diestros, van subiendo el nivel y las formas geométricas son cada vez más complejas. De esta manera, y casi sin darse cuenta, el usuario podría descubrir la estructura de una nueva proteína.

Por el momento, 1.000 jugadores han testado el sistema en el trascurso de las últimas semanas, jugando de manera informal usando proteínas con pliegues ya conocidos. Esta semana, los desarrolladores han abierto el juego al público para que jueguen ya con proteínas desconocidas.

“A largo plazo, espero que una parte importante de la población mundial se involucre en resolver problemas críticos de nuestra salud, y que lo hagan colaborando en el juego”, comenta Baker.

Foldit incluye elementos para que se puedan hacer partidas multijugador, en las que los jugadores puedan formar equipos, chatear con otros participantes y crear perfiles online. Con el tiempo, los investigadores analizarán los movimientos de los jugadores para comprobar cómo los mejores resuelven el “tetris”. Esta información será usada para que el los diseñadores del juego lo puedan hacer evolucionar.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia