Tendencias21

Un software alerta sobre los datos personales que recaban las aplicaciones en la nube

Fotos, vídeos, documentos PDF, datos de localización… Los permisos solicitados por algunas aplicaciones online dan acceso a más información de la que el usuario es consciente. Investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), en Suiza, han creado por ello PrivySeal, un asistente de privacidad inteligente para detectar mejor esos riesgos y alertar a los usuarios. Por Patricia Pérez.

Un software alerta sobre los datos personales que recaban las aplicaciones en la nube

Google Drive, Dropbox, OneDrive y otros servicios de almacenamiento en la nube se han convertido en el hogar de una amplia gama de datos, que van desde fotos a material sensible para una empresa. Una evolución importante de los últimos años se produce cuando estos servicios se convirtieron en plataformas de aplicaciones. A diferencia del tradicional software de escritorio, ahora las aplicaciones están alojadas en la nube, por lo que sus datos están disponibles en cualquier momento para los desarrolladores.

A pesar de que Google requiere que se aprueben los permisos de cada aplicación antes de acceder, el usuario no suele ser consciente del riesgo real que se plantea. Una aplicación puede solicitar acceso a toda la unidad de Google en lugar de al único archivo que necesita, y aun así la descargarán cientos de miles de usuarios y con valoraciones altas. Como consecuencia, en la nube se comparte mucha más información personal de la que queremos o incluso imaginamos. Eso es lo que han detectado investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) en Suiza. Para tratar de frenarlo o, al menos alertar sobre ello, han creado PrivySeal, un asistente de privacidad inteligente con el que informar a los usuarios exactamente de qué datos están de acuerdo en compartir cuando aceptan los permisos de diferentes aplicaciones web.

En un comunicado de la EPFL, Hamza Harkous, investigador principal del proyecto, señala su intención de que los usuarios conozcan los riesgos que corren al utilizar estos servicios y ofrecerles la mejor forma de evaluarlos. “Cuando un usuario quiere utilizar una aplicación, por ejemplo para retocar fotos, pincha mecánicamente en el botón Aceptar, sin pararse a leer o siquiera pensar que está abriendo la puerta a toda su colección de fotos, a veces incluso con información tan detallada como la fecha y la ubicación”, detalla.

De entrada esos datos se pueden utilizar para averiguar dónde y con quién tomó una copa el martes por la tarde, o cuándo se fue de vacaciones el verano pasado. Sin contar con que aceptar a ciegas los permisos de un servicio para guardar documentos también puede proporcionar acceso a otro tipo de datos. Y como resultado, un tercero podría ver quién son sus principales contactos, sobre qué temas discute, o averiguar su opinión sobre diversos temas mediante el análisis de las palabras más frecuentes.

«Si quieren usar estos servicios, a veces los usuarios no tienen más opción que facilitar el acceso a la información adicional, y al hacerlo, sacrifican parte de su privacidad», explica Rameez Rahman, investigador que supervisó el proyecto. El problema surge cuando los permisos solicitados cubren un espectro mucho más amplio que los datos que realmente requieren para funcionar.

Estudio, análisis, alerta

Para evaluar el alcance del problema, los investigadores analizaron más de 70 aplicaciones que se ofrecen en dos plataformas en la nube: Google Drive y Dropbox. Los resultados mostraron que casi la mitad tenía este tipo de problema de privacidad.

Así las cosas, crean en primer lugar la web de PrivySeal, donde el usuario debe iniciar sesión con Google Drive para obtener una guía clara y paso a paso que le permita averiguar exactamente qué ha autorizado acceder y hacer a sus aplicaciones. Para ello, el sistema estudia en primer lugar las aplicaciones, para determinar qué permisos necesitan y cuáles no. A continuación analiza los datos de la nube del usuario para saber qué información comparte, y por último le muestra lo que las aplicaciones pueden hacer con esos permisos adicionales, antes de instalarlos.

Para obtener esos datos emplea varias técnicas de visualización, aprendizaje automático y análisis de datos. Los resultados personalizados se muestran en un gráfico, con círculos de diferentes tamaños que muestran las personas, lugares y empresas con las que tiene más contacto.

La herramienta se presenta como una tienda de aplicaciones más, con la diferencia de que al hacer clic en cada una de ellas se ofrece una visión general de su privacidad y un enlace para instalarla. También proporciona detalles específicos sobre las consecuencias de los distintos tipos de solicitudes de permisos. Además, se pueden ver cuáles son los datos que realmente se necesitan para que las aplicaciones funcionen correctamente y cuáles no lo son.

Sin embargo, PrivySeal no sólo está enfocada hacia el usuario. Harkous explica en Linkedin que también pretende disuadir a los desarrolladores de pedir más permisos de los necesarios, al mostrar públicamente las aplicaciones; cualquiera que infrinja la privacidad puede pasar rápidamente a la lista negra. Del mismo modo trata de inspirar a Google y otros proveedores de la nube para que adopten nuevos modelos de permisos que ayuden a salvaguardar los datos de los usuarios.

Como un antivirus

La herramienta necesita tener acceso a todos los archivos de Google Drive, aunque pueda resultar contradictorio si precisamente trata de luchar contra eso. En la política de privacidad que detallan en su web, se especifica un acceso de solo lectura. Los archivos no se almacenan, sino que se retiran del servidor una vez analizados, una tarea que tarda entre uno y dos minutos. Sólo se mantiene el conocimiento que se extrae de esos archivos, para después mostrarlo al usuario.

El concepto es similar al antivirus de un ordenador; si el usuario no permite el acceso del antivirus al disco, no podrá analizar los archivos en busca de virus para protegerlo frente a otros softwares. Con todo, el usuario puede eliminar su cuenta del servidor PrivySeal o revocar el acceso de la aplicación a su unidad de Google en cualquier momento.

“A diferencia de una gran cantidad de aplicaciones de terceros, PrivySeal tiene una política de privacidad clara y es un proyecto basado en la investigación. Así que no tenemos negocios o interés personal en mal manejo de las ideas analizadas”, subrayan en la web.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El calor hace más sexy a la descendencia 14 marzo, 2022
    Una investigación ha descubierto en gusanos que el calor estresante fomenta descendencia sexualmente más atractivas. Aunque no se puede atribuir a humanos, el hallazgo arroja pistas muy interesantes para investigar posibles correspondencias.
    InsideScience/T21
  • La gravedad cuántica podría emerger de un universo holográfico 14 marzo, 2022
    Una nueva investigación sugiere que la gravedad que domina todo el universo a gran escala emerge del mundo cuántico. Usando matemáticas avanzadas, concluye que el principio holográfico puede conciliar gravedad y mecánica cuántica.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La gravedad cuántica estaría escondida en los agujeros negros 14 marzo, 2022
    Astrónomos del Reino Unido han descubierto que los agujeros negros pueden convertirse en la puerta de acceso a la gravedad cuántica, considerada el santo grial de la Nueva Física.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Detectan un precursor de moléculas orgánicas a 440 años luz de la Tierra 13 marzo, 2022
    Un equipo de astrónomas ha descubierto a 440 años luz de la Tierra un disco planetario, en el que pueden estar formándose otros mundos como la Tierra, que contiene unas moléculas precursoras de la vida. El descubrimiento sugiere que ese proceso cósmico forma parte de la génesis planetaria.
    Redacción T21
  • Una nueva terapia restablece las células a estados más juveniles 12 marzo, 2022
    Una nueva terapia de rejuvenecimiento celular revierte de forma segura los signos del envejecimiento en ratones, abriendo nuevas expectativas para prolongar o mejorar el envejecimiento saludable en seres humanos.
    Redacción T21
  • Los entornos urbanos no le gustan al cerebro 11 marzo, 2022
    Los entornos urbanos se caracterizan por estructuras visuales más rígidas que los ambientes naturales: debido a esto, el cerebro humano no se siente a gusto en la ciudad y logra una mayor relajación y equilibrio al entrar en contacto con las figuras fractales que se encuentran en la naturaleza.
    Pablo Javier Piacente
  • La guerra de Ucrania ya ha llegado al espacio 11 marzo, 2022
    El aislamiento científico de Rusia no solo compromete el futuro de la Estación Espacial Internacional, sino también a las comunicaciones por satélite o el control de la basura espacial. Las consecuencias de la guerra en cuanto a la investigación y la infraestructura espacial aún no pueden vislumbrarse en su totalidad, y podrían ser más peligrosas […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren más de diez aminoácidos en muestras del asteroide Ryugu 11 marzo, 2022
    Los científicos que han analizado las muestras de un asteroide recogidas a 15 millones de kilómetros de nuestro planeta, indican que estos objetos celestes podrían haber contribuido al surgimiento de la vida en la Tierra.
    N+1/T21
  • El cáncer se propaga por el miedo a la muerte de las células tumorales 11 marzo, 2022
    Una investigación ha descubierto que cuando las células cancerígenas se ven amenazadas de muerte, se reprograman para salvar su vida, migran a otros órganos del cuerpo y extienden el cáncer.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia española rompe también con la ciencia de la Federación Rusa y Bielorrusia 10 marzo, 2022
    La ciencia española ha decidido suspender las relaciones científicas con las instituciones análogas de la Federación Rusa, como consecuencia de la invasión de Ucrania, siguiendo los pasos del CERN y del CNRS de Francia, entre otras instituciones europeas. Al mismo tiempo, potenciará las relaciones académicas con Ucrania.
    Redacción T21