Tendencias21

Una ‘app’ enseña a analizar ecografías jugando

Científicos de Escandinavia han desarrollado una ‘app’ para móviles que enseña a interpretar ecografías, es decir, imágenes de ultrasonido. Funciona como un videojuego, con niveles de dificultad, y estará pronto accesible para todo el mundo, cuando completen la base de datos. El uso de las ‘apps’ para temas médicos está cada vez más en boga. Por Carlos Gómez Abajo.

Una 'app' enseña a analizar ecografías jugando

Una nueva app desarrollada en la agencia de investigación escandinava Sintef, que funciona como un videojuego, ayuda a los profesionales de la salud a interpretar imágenes de ultrasonido.

«Cada vez más personas tienen que aprender a interpretar lo que ven en las ecografías. Por esta razón, es importante mostrarles una amplia gama de imágenes de ultrasonido», dice el científico de Sintef Frank Lindseth, en Gemini, el servicio de información de la agencia.

La mayoría de nosotros asocia las ecografías con los exámenes fetales, donde se utiliza la técnica para comprobar que el feto se está desarrollando correctamente. Pero el ultrasonido puede ya hacer imágenes de casi todas las partes del cuerpo, y utilizarse para estudiar la glándula prostática y el corazón, así como para la asistencia y orientación en diferentes tipos de intervenciones quirúrgicas.

«Una de las principales ventajas de la ecografía es que hace una serie de exámenes y operaciones más simples y en menos tiempo, además de ser más cómodo para el paciente. Por ejemplo, en muchos casos, el ultrasonido puede significar que no necesitemos poner al paciente bajo anestesia general «, dice el anestesista Kaj Johansen, que suministra los datos para el proyecto. Él cree que la aplicación es a la vez útil e instructiva.

Motivación

Frank Lindseth tiene muchos años de experiencia en el uso de ultrasonidos. Él concibió la idea de una aplicación hace varios años, pero resultó difícil conseguir financiación para el concepto. Ahora ha desarrollado una versión beta con la ayuda de estudiantes de máster en ciencias de la computación de la NTNU (Universidad Nacional de Tecnología de Noruega).

«La respuesta que hemos recibido por parte del personal de salud que ha probado la aplicación ha sido muy positiva. Estaban sorprendidos de que su uso fuera muy divertido», dicen Hanna Holler Kamperud y Solveig Hellan.

El juego tiene tres niveles de dificultad, por lo que los nuevos retos aparecen a medida que los «jugadores» se hacen mejores usándolo. En el primer nivel, se les da toda la ayuda que necesitan, pero en el más alto y más difícil, trabajan contra el tiempo. «Esto significa que siempre hay margen de mejora», dicen los estudiantes.

Una 'app' enseña a analizar ecografías jugando

Identificar nervios

La aplicación capacita a los usuarios en el arte de identificar nervios, así como puntos de referencia cercanos, en las imágenes de ultrasonido. La tarea es colocar una aguja cerca del nervio e inyectar anestésicos alrededor de ella de modo que la pierna pueda ser operada.

Hasta ahora, sólo una cantidad reducida de material ilustrativo se ha incorporado en la aplicación. «Nuestro objetivo es añadir más datos, que cubrirán más partes de la anatomía. Cuando hayamos hecho esto, el siguiente paso natural será poner la aplicación en línea para su descarga», dice Lindseth.

La ventaja de utilizar una aplicación para la formación es que siempre está disponible, y puede utilizarse con frecuencia.

El plan es poner la aplicación en Google Play (Android) y la App Store (iOS) y ponerlo a disposición de todo el mundo, tan pronto como el equipo de desarrollo incorpore algunos datos más, dice Lindseth.

Bebés prematuros

La idea de utilizar las apps para temas médicos está cada vez más en boga, y por ejemplo un grupo de científicos británicos va a desarrollar una para deducir la edad gestacional de un bebé a partir de imágenes de su cara, sus pies y sus orejas, que se enviarán a una base de datos de referencia. Con ella se pretende identificar a bebés prematuros que necesiten ayuda en países en desarrollo.

El proyecto, que reúne a expertos en salud y en ciencias de la computación de la Universidad de Nottingham, tiene una subvención de 100.000 dólares de la Fundación Bill y Melinda Gates. Una de las primeras iniciativas en ese sentido fue el uso del iPhone para diagnosticar apendicitis, presentado ya hace seis años.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario