Tendencias21
Una tecnología de ciencia ficción irrumpe en el campo de la investigación

Una tecnología de ciencia ficción irrumpe en el campo de la investigación

Investigadores de la Universidad de Monash en Australia han puesto en marcha un entorno de realidad virtual líder en el mundo, que permitirá a los científicos adentrarse al detalle en sus investigaciones y visualizar grandes volúmenes de datos en alta resolución. Para ello dispone de 80 paneles LCD con una resolución propia de la agudeza visual humana, potentes ordenadores brindando su capacidad de cálculo y sofisticados sensores para el reconocimiento de movimiento. Por Patricia Pérez.

Una tecnología de ciencia ficción irrumpe en el campo de la investigación

La idea de realidad virtual holográfica propia de películas emblemáticas como Star Trek aún sigue pareciendo futurista. Sin embargo, el cine ya tiene su adaptación real en CAVE2, algo así como una sala panorámica revestida completamente de paneles 3D gigantes y sonido envolvente. Y todo ello al servicio de la ciencia.

Ese ha sido el objetivo de un equipo de investigación de la Universidad de Monash en Australia, al poner en marcha el centro de realidad virtual más avanzado del mundo. Bautizado como CAVE2, este novedoso entorno pone al alcance de los investigadores toda una nueva generación de herramientas de visualización en 2D y 3D a través de 80 paneles LCD distribuidos en un espacio cilíndrico de ocho metros de diámetro y 320 grados.

Según informa la Universidad en un comunicado, CAVE2 se ha ubicado en el propio campus, en el innovador New Horizons Centre, donde será presentado oficialmente el próximo mes. A partir de entonces comenzará a funcionar como un laboratorio de 2D o 3D interactivo, donde los investigadores puedan realizar visitas virtuales de cualquier ámbito: desde sobrevolar el paisaje polvoriento de Marte a pasear por el templo mortuorio egipcio de Ramsés III en Luxor.

No es de extrañar por tanto que quienes ya lo han visitado comparen esta instalación con “tecnología de ciencia ficción”. El vicerrector de la Universidad, el profesor Ian Smith, manifestó que este centro permitirá una interacción sin precedentes con una infraestructura de investigación. “CAVE2 tiene potencial de aplicación en todos los campos de investigación de la Universidad de Monash”, añadió.

Nueva visión

Con una resolución propia de la agudeza visual humana, el poder de 80 billones de cálculos por segundo y sofisticados sensores para el reconocimiento de movimiento, CAVE2 permitirá a los científicos explorar datos de diversas fuentes dependiendo de su campo de estudio, desde el vecino sincrotrón australiano, a microscopios electrónicos, instrumentos de imágenes médicas o la NASA.

Y todo ello de una forma sin precedentes, hasta el punto de que puede variar la percepción del objeto de estudio al observarlo con tanto detalle. Ocurre por ejemplo al proyectar el cerebro de un paciente a través de los vasos sanguíneos. La red de cables de colores que sube y baja en masa a través de la pared de pantallas 3D es tan compleja que incluso los mejores neurólogos del mundo lo verían con otros ojos.

Pero se trata de un cerebro humano real, captado a través de una resonancia magnética que tardó más de una hora en completarse. ‘”En un ordenador normal esto se vería como poco más que una bola de lana multicolor”, explica el científico computacional David Barnes en un artículo publicado en el Sydney Morning Herald.

Como esta, las aplicaciones de CAVE2 son prácticamente ilimitadas, desde el análisis de datos, simulación de entornos virtuales, ingeniería de diseño, ensayos, colaboraciones a gran escala, diseño arquitectónico, etc. Pero siempre enfocado a desbloquear las próximas fronteras de la ciencia.

Para ello la instalación combina pantallas de última generación y tecnología gráfica con el software más avanzado, proporcionando así una «lente» única y poderosa capaz de examinar volúmenes de información extremadamente grandes y complejos en la era del Big Data. Hasta ahora su comprensión y visualización era un obstáculo para los investigadores, que normalmente trabajan con hojas de cálculo y microscopios 2D.

“Permitiendo y haciendo hincapié en la conexión visual con datos complejos, CAVE2 va a transformar la forma en que nuestros científicos e investigadores interactúan con sus datos”, subraya el profesor Paul Bonnington. De hecho, asegura que es buen ejemplo de cómo la tecnología puede impulsar y conducir el progreso de la investigación.

El doctor Barnes está de acuerdo, matizando que se hacen descubrimientos para “ver las cosas de nuevas maneras, es tan simple como eso”.

Antecedentes

El primer CAVE2 fue diseñado y localizada en el Electronic Visualisation Laboratory (EVL) de la Universidad de Illinois, Chicago. Sin embargo, la instalación de Monash, la única de su tipo en el hemisferio sur, es la segunda y más grande construida.

La de Ilinois es también una sala panorámica de 320 grados con 72 paneles LCD capaces de reproducir al límite de la agudeza visual humana. Cuenta con un sistema de seguimiento óptico que se consigue a través de diez cámaras, lo que le permite construir imágenes en la pantalla según el punto de vista del observador. El sonido se alcanza con un sistema envolvente con 20 altavoces, y dispone de 36 ordenadores funcionando al mismo tiempo.

Este centro tuvo a su vez un antecedente en 1992, cuando EVL construyó su primera CAVE, una pequeña habitación con forma de cubo en la que se proyectaban imágenes en las paredes, el techo y el suelo combinadas con sensores electromagnéticos, lo que permitía ver en 3D con gafas especiales.

Se trata de la antesala de la realidad virtual. Sin embargo, la tecnología empleada en esta instalación dio lugar a una gran cantidad de bibliotecas de software que se han ido extendiendo por diferentes universidades durante las dos últimas décadas, hasta llegar a equipos como el de Monash.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21