Tendencias21

Calmar el dolor con luz

Científicos de Estados Unidos han demostrado que la luz se puede utilizar para activar y desactivar los receptores opioides del cerebro, los que gestionan el dolor y la recompensa, y que habitualmente son manejados con fármacos. El objetivo es desarrollar fórmulas de control del dolor que no tengan los efectos secundarios de las drogas.

Calmar el dolor con luz

Los fármacos opioides interactúan con los receptores de las células del cerebro aplacando la respuesta al dolor del cuerpo. Pero ahora, neurocientíficos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis (Missouri, EE.UU.) han encontrado una forma de activar los receptores opioides con la luz.

En un tubo de ensayo, los científicos conjugaron la proteína rodopsina, sensible a la luz, con partes clave de los receptores opioides para activar las vías de los receptores utilizando luz. También influyeron en el comportamiento de ratones mediante la inyección de los receptores en el cerebro, utilizando luz en lugar de medicamentos para estimular una respuesta de recompensa.

Sus conclusiones se publicaron el jueves en la revista Neuron. El objetivo final es desarrollar formas de utilizar la luz para aliviar el dolor, una línea de descubrimientos que también podría conducir a mejores fármacos analgésicos con menos efectos secundarios.

Pero antes de que eso sea posible, los investigadores están tratando de aprender las maneras más eficaces para activar y desactivar las vías de los receptores opioides en las células cerebrales. Michael R. Bruchas, profesor ayudante de anestesiología y de neurobiología, e investigador principal del estudio, explica que el trabajo con luz en lugar de fármacos analgésicos hace que sea mucho más fácil entender cómo funcionan los receptores dentro de la compleja red de células y circuitos del cerebro y la médula espinal.

«Ha sido difícil determinar exactamente cómo trabajan los receptores opioides porque tienen múltiples funciones en el cuerpo», explica Bruchas en la nota de prensa de la universidad. «Estos receptores interactúan con medicamentos analgésicos llamados opiáceos, pero también están involucrados en la respiración, se encuentran en el tracto gastrointestinal y desempeñan un papel en la respuesta de recompensa.»

Así que los investigadores buscaron una manera de conseguir que los receptores opioides realizaran una sola tarea a la vez, y resultó ser casi tan fácil como apretar un interruptor de la luz, de acuerdo con Bruchas y sus colaboradores.

Mediante la combinación de la proteína rodopsina, que detecta la luz en la retina del ojo, con un tipo específico de receptor opioide llamado receptor opioide mu, los investigadores fueron capaces de construir un receptor que responde a la luz exactamente de la misma manera que los receptores opioides estándar responden a los analgésicos.

Cuando se expone un receptor opioide a un fármaco analgésico, inicia la actividad en vías químicas específicas del cerebro y la médula espinal. Y cuando los investigadores proyecton luz sobre los receptores que contenían rodopsina, se activaron las mismas vías celulares.

Experimento

En un tubo de ensayo, los investigadores expusieron los receptores a luz y luego vieron cómo lanzaban las mismas sustancias químicas que liberan los receptores opioides estándar.

Luego, en ratones, los investigadores implantaron un diodo emisor de luz (LED) del tamaño de un cabello humano en una región del cerebro vinculada a la respuesta de recompensa, e inyectaron los receptores sensibles a la luz que habían fabricado genéticamente en la misma región del cerebro. Las neuronas de esa parte del cerebro liberan productos químicos como la dopamina que crean sentimientos de euforia.

En las décadas de estudios opioides previos, los investigadores han observado a ratones y ratas presionando una palanca para recibir una dosis de morfina, por ejemplo. La morfina activaría los receptores opioides y la liberación de dopamina, y los animales disfrutarían la respuesta y presionarían la palanca de nuevo para continuar sintiendo esa sensación de recompensa.

Esta es una de las razones por la que los pacientes suelen abusar de los opiáceos que reciben como tratamiento para el dolor y las tasas de abuso se han disparado en los últimos diez años.

Para ofrecer una sensación parecida utilizando la luz, los investigadores pusieron a los ratones en una cámara cerrada. En una parte de la cámara, un dispositivo láser de fibra óptica estimulaba la liberación de dopamina en el cerebro. Cuando los animales dejaban esa parte de la cámara, la luz sobre el cerebro se apagaba. Poco después, los ratones regresaban a la parte de la cámara que activaba el dispositivo de fibra óptica para que el cerebro pudiera recibir más estimulación de luz.

«Mediante la activación de los receptores con la luz, estamos causando presumiblemente que el cerebro libere más dopamina», explica Bruchas. «En lugar de que sea una droga como la morfina la que activa un receptor opioide, es la luz la que ofrece la recompensa.»

Los investigadores fueron capaces de variar la respuesta de los animales en función de la cantidad y el tipo de luz emitida por el LED. Los diferentes colores de la luz, la duración de la exposición a la luz, y si la luz pulsada era o no constante producían efectos ligeramente diferentes.

Adicción

Cuando una persona toma un medicamento opioide como vicodina para aliviar el dolor, tales drogas interactúan con los receptores en el cerebro para mitigar las sensaciones de dolor. Pero con el tiempo, los pacientes desarrollan tolerancia y a veces adicción. Los opioides también pueden ralentizar drásticamente la respiración de una persona, también, y habitualmente causar estreñimiento.

En teoría, los receptores ajustados a la luz no pueden presentar el mismo peligro. Los investigadores dicen que algún día podría ser posible activar o desactivar las células nerviosas sin afectar a cualquiera de los otros receptores en los que las drogas analgésicas sí influyen, aunque el logro de ese objetivo será difícil.

El equipo de Bruchas está planeando estudios futuros que utilizarán estos receptores para probar formas de controlar las células cerebrales que median en el comportamiento del dolor y la recompensa con la luz en lugar de con fármacos.

Daño cerebral

Investigadores estadounidenses están probando también como tratar el daño cerebral de veteranos de la Guerra del Golfo con luz roja e infrarroja.

Los veteranos se ponen un casco forrado con diodos emisores de luz que aplican luz roja y del infrarrojo cercano al cuero cabelludo. También tienen diodos colocados en sus fosas nasales, para enviar fotones a las partes más profundas del cerebro. La luz es indolora y no genera calor. Un tratamiento dura unos 30 minutos.

La terapia aún está en pruebas, pero se ha comprobado que la luz de los diodos incrementa la salida de óxido nítrico cerca de donde están colocados los LEDs, lo cual mejora el flujo sanguíneo en esa ubicación.

«Estamos aplicando una tecnología que ha existido durante un tiempo», dice la investigador principal, Margaret Naeser, «pero que siempre se ha utilizado en el cuerpo, para la cicatrización de heridas y para tratar dolores musculares y problemas en las articulaciones. Estamos empezar a usarla en el cerebro».

Referencia bibliográfica:

Edward R. Siuda, Bryan A. Copits, Martin J. Schmidt, Madison A. Baird, Ream Al-Hasani, William J. Planer, Samuel C. Funderburk, Jordan G. Mccall, Robert W. Gereau Iv, Michael R. Bruchas: Spatiotemporal Control of Opioid Signaling and Behavior. Neuron (2015). DOI: 10.1016/j.neuron.2015.03.066

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los entornos urbanos no le gustan al cerebro 11 marzo, 2022
    Los entornos urbanos se caracterizan por estructuras visuales más rígidas que los ambientes naturales: debido a esto, el cerebro humano no se siente a gusto en la ciudad y logra una mayor relajación y equilibrio al entrar en contacto con las figuras fractales que se encuentran en la naturaleza.
    Pablo Javier Piacente
  • La guerra de Ucrania ya ha llegado al espacio 11 marzo, 2022
    El aislamiento científico de Rusia no solo compromete el futuro de la Estación Espacial Internacional, sino también a las comunicaciones por satélite o el control de la basura espacial. Las consecuencias de la guerra en cuanto a la investigación y la infraestructura espacial aún no pueden vislumbrarse en su totalidad, y podrían ser más peligrosas […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren más de diez aminoácidos en muestras del asteroide Ryugu 11 marzo, 2022
    Los científicos que han analizado las muestras de un asteroide recogidas a 15 millones de kilómetros de nuestro planeta, indican que estos objetos celestes podrían haber contribuido al surgimiento de la vida en la Tierra.
    N+1/T21
  • El cáncer se propaga por el miedo a la muerte de las células tumorales 11 marzo, 2022
    Una investigación ha descubierto que cuando las células cancerígenas se ven amenazadas de muerte, se reprograman para salvar su vida, migran a otros órganos del cuerpo y extienden el cáncer.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia española rompe también con la ciencia de la Federación Rusa y Bielorrusia 10 marzo, 2022
    La ciencia española ha decidido suspender las relaciones científicas con las instituciones análogas de la Federación Rusa, como consecuencia de la invasión de Ucrania, siguiendo los pasos del CERN y del CNRS de Francia, entre otras instituciones europeas. Al mismo tiempo, potenciará las relaciones académicas con Ucrania.
    Redacción T21
  • Hay música en la ciencia y ciencia en la música 10 marzo, 2022
    La ciencia y la música no son mundos separados: actúan en conjunto para permitirnos comprender el Universo y sus leyes y, al mismo tiempo, conmovernos con la magia de las creaciones humanas. 
    Pablo Javier Piacente
  • La comunicación con una civilización alienígena representa el mayor desafío de la humanidad 10 marzo, 2022
    La comunicación con una civilización extraterrestre podría ser más problemática de lo pensado hipotéticamente: una cultura alienígena mucho más inteligente, con una tecnología ampliamente superior o con estructuras conceptuales muy diferentes podría suponer un enorme desafío al momento de establecer una relación directa.
    Pablo Javier Piacente
  • Primeros pasos para una red cuántica global en la nube 10 marzo, 2022
    La Estación Espacial Internacional inicia este año un experimento para posibilitar la comunicación cuántica global a través de nodos espaciales que conectan transmisores y receptores cuánticos en tierra, separados entre sí por grandes distancias.
    JPL/T21
  • El cerebro poda los recuerdos antes de archivarlos en la memoria 10 marzo, 2022
    El cerebro codifica los recuerdos en función de la naturaleza de una experiencia y privilegia los asociados a fuertes emociones porque interpreta que están relacionados con nuestra supervivencia. Los poda como si fueran ramas de árboles antes de archivarlos.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Una antigua ciudad mexicana se desarrolló más de mil años sin extremos en riqueza y poder 9 marzo, 2022
    Una vida solidaria y cooperativa, sin la necesidad de castas dominantes que concentraran riqueza y poder, fue el motivo por el cual la antigua ciudad de Monte Albán, en México, se desarrolló y perduró durante trece siglos, según un nuevo estudio. La localidad no contaba con tierras demasiado fértiles ni con una ubicación privilegiada en […]
    Pablo Javier Piacente