Tendencias21

‘Cerebros’ en miniatura hechos con células de piel revelan nuevos datos sobre el autismo

Un equipo de investigadores de la Yale School of Medicine de EEUU han logrado convertir células de la piel de pacientes con autismo en células madre, y cultivarlas en laboratorio para producir ‘pequeños cerebros’. Estos organoides cerebrales, que reflejan las primeras etapas del desarrollo cerebral humano, han revelado mecanismos inesperados subyacentes a este trastorno. Los hallazgos sugieren la posibilidad de intervención clínica para un tipo específico de autismo.

‘Cerebros’ en miniatura hechos con células de piel revelan nuevos datos sobre el autismo

Comprender  enfermedades como el autismo  o la esquizofrenia, que afectan al desarrollo cerebral, ha sido  un desafío debido tanto a la complejidad de estos trastornos como a la dificultad de estudiar su proceso de desarrollo en tejidos humanos. 

En un estudio publicado en la revista Cell, investigadores han dado un paso hacia la superación de estos desafíos, al convertir células de la piel de pacientes autistas en células madre y al cultivar dichas células en laboratorio para producir ‘pequeños cerebros’ que han revelado mecanismos inesperados subyacentes a este trastorno.

Profundizando en la biología

Hasta ahora, la mayoría de investigaciones  sobre  autismo habían buscado en el genoma (conjunto de genes contenidos en los cromosomas) la explicación a  las anomalías del autismo, en forma de mutaciones.

También se habían usado modelos basados en células animales para analizar los genes y su papel potencial en el desarrollo del cerebro.

Aunque estos procesos de investigación han revelado un puñado de genes vinculados a enfermedades raras, las limitaciones de estos modelos y la complejidad del autismo han frustrado a los investigadores especializados. Hoy día, el 80% de los casos de autismo no presentan causas genéticas  claras.  

Por eso, Flora Vaccarino, investigadora y profesora de neurología de la Yale School of Medicine de EEUU, y sus colaboradores decidieron, “en lugar de empezar desde la genética, comenzar con la biología del trastorno, para intentar abrir una ventana en el genoma,” explica Vaccarino.

Fabricación de ‘cerebros’

Las características clínicas del autismo son complejas y amplias, lo que complica la posibilidad de encontrar factores comunes que subyazcan a todas ellas. Para tratar de superar este escollo, los investigadores se centraron en un tipo de pacientes con autismo severo (aproximadamente un quinto de los pacientes con autismo), que comparten  un rasgo distintivo específico: el agrandamiento cerebral.

A  continuación, aislaron células de la piel de estos individuos, así como de sus padres, para obtener un punto de comparación.  Finalmente, convirtieron las células aisladas en células madre pluripotentes inducidas (iPS) que se hicieron proliferar en forma de “cerebros” en miniatura.

En general, las iPS son un tipo de células madre capaces de generar la mayoría de los tejidos derivadas artificialmente de una célula que inicialmente no era pluripotencial.

Los llamados «organoides cerebrales» generados con las iPS derivada de las células de la piel de los pacientes miden sólo  unos pocos milímetros de diámetro, pero imitan los conceptos básicos del desarrollo del cerebro humano, correspondientes aproximadamente a los primeros meses de gestación.

Cuando los investigadores analizaron estos organoides, descubrieron redes de expresión (genética) alteradas,  para genes que controlan el desarrollo neuronal. Los organoides de los pacientes mostraron asimismo una sobreproducción inesperada de neuronas inhibitorias (que reducen la actividad neuronal), al tiempo que las neuronas excitatorias  (80% de las neuronas cerebrales dedicadas a activar los patrones de actividad neuronal a los que están vinculadas) no se vieron afectadas.

Extraordinariamente, la supresión de la expresión de un solo gen -cuya expresión dentro de los organoides resultaba anómala porque estaba incrementada- permitió corregir la tendencia de sobreproducción de neuronas inhibitorias, lo que sugiere que existiría la posibilidad  de intervenir clínicamente para restaurar el equilibrio neuronal corriente, se explica en un comunicado de Cell.

Futuros estudios

Con la tecnología actual, los organoides cerebrales humanos solo pueden mostrar etapas tempranas del desarrollo, pero ya están en marcha diversos esfuerzos por ampliar su crecimiento a etapas posteriores, lo que permitirá obtener incluso más conocimientos sobre los mecanismos de esta enfermedad.

De momento, los científicos están utilizando los datos obtenidos para hallar mutaciones o cambios epigenéticos responsables de las alteraciones de la expresión génica y del desequilibrio neuronal observado  en el presente estudio.

Según Vaccarino: “Este  trabajo habla de la importancia de usar células humanas para entender mejor la patología del autismo y, con esto, poder hallar mejores tratamientos. El éxito obtenido también sugiere que podrían usarse métodos similares para obtener información sobre otras enfermedades hasta ahora difíciles de abordar”.

Referencia bibliográfica:

Jessica Mariani, Gianfilippo Coppola, Ping Zhang, Alexej Abyzov, Lauren Provini, Livia Tomasini, Mariangela Amenduni, Anna Szekely, Dean Palejev, Michael Wilson, Mark Gerstein, Elena L. Grigorenko, Katarzyna Chawarska, Kevin A. Pelphrey, James R. Howe, Flora M. Vaccarino. FOXG1-Dependent Dysregulation of GABA/Glutamate Neuron Differentiation in Autism Spectrum Disorders. Cell (2015). DOI: 10.1016/j.cell.2015.06.034.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren cómo "respira" una estrella de neutrones mientras deglute a su compañera 3 marzo, 2022
    Los científicos han descubierto que las estrellas de neutrones pueden emitir al mismo tiempo vientos cálidos y fríos, en diferentes longitudes de onda, mientras se “alimentan” del material de otra estrella. Es la primera vez que se advierte este comportamiento en estos objetos cósmicos extremos.
    Pablo Javier Piacente
  • El supuesto agujero negro más cercano a la Tierra en realidad no existe 3 marzo, 2022
    En 2020, un equipo de astrónomos informó que a solo 1.000 años luz de distancia de la Tierra, en el sistema HR 6819, se encontraba el agujero negro más cercano a nosotros. Ahora, una nueva investigación parece haber comprobado que en realidad no existe ningún agujero negro en esa zona del cosmos. El estudio previo […]
    Pablo Javier Piacente
  • Stonehenge funcionaba como calendario solar hace 4.500 años 3 marzo, 2022
    Stonehenge era un calendario solar hace 4.500 años: los megalitos representan 12 meses de 30 días, más un mes extra de cinco días y un día bisiesto cada cuatro años. Las semanas eran de 10 días y el año se iniciaba con el solsticio de invierno.
    N+1/T21
  • La ciencia española rompe su silencio sobre Ucrania 3 marzo, 2022
    El Ministerio de Ciencia está revisando la colaboración científica española con Rusia como consecuencia de la invasión de Ucrania, al mismo tiempo que tres instituciones científicas de referencia en España recomiendan que se suspenda esa colaboración. Las academias europeas y del Grupo de los Siete, así como destacados astrónomos mundiales, se suman a la condena […]
    Redacción T21
  • Los entornos complejos provocaron el avance de la creatividad humana 2 marzo, 2022
    Según un nuevo estudio, los avances del ser humano moderno durante la Edad de Piedra Media en el sur de África son solamente la "punta del iceberg" del período que forjó el desarrollo del cerebro y la creatividad humana. Al parecer, los olvidados y sacrificados pueblos que habitaron zonas desérticas más al norte habrían conseguido […]
    Pablo Javier Piacente
  • Usarán rayos cósmicos para "escanear" a la Gran Pirámide de Guiza 2 marzo, 2022
    Con el propósito de descubrir a fondo los detalles de su estructura interna, un grupo de científicos utilizará los avances en física de alta energía (HIP) para escanear la Gran Pirámide de Guiza con muones de rayos cósmicos. El monumento, fiel representante de la grandeza del período de esplendor de la civilización egipcia, es la […]
    Pablo Javier Piacente
  • La nostalgia es mucho más que añorar el pasado 2 marzo, 2022
    La nostalgia no solo puede aliviar el dolor físico, sino que también combate la soledad, mejora la resiliencia y potencia la creatividad de las personas. Genera optimismo, autoestima y afecto social.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia ucraniana está bajo los escombros de la guerra 2 marzo, 2022
    La ciencia de Ucrania ha quedado paralizada por la guerra, al mismo tiempo que el cerco a la ciencia rusa aumenta después de que el emblemático MIT suspendiera su colaboración con el pretendido Silicon Valley de Moscú. La ciencia española guarda silencio, mientras misiles rusos han impactado un depósito de residuos radiactivos en Kiev, sin […]
    Redacción T21
  • Un antiguo deslizamiento de tierra en el Mar Rojo podría desencadenar un futuro tsunami 1 marzo, 2022
    Un deslizamiento de tierra submarino, que probablemente provocó olas de 10 metros de altura que azotaron la costa egipcia hace aproximadamente 500 años, podría servir para predecir un futuro tsunami en Medio Oriente. Si ese sector de tierra se moviliza nuevamente, los modelos sugieren que podría desencadenar un segundo tsunami dos veces más grande que […]
    Pablo Javier Piacente
  • La primera luz que iluminó al Universo no provino del espacio 1 marzo, 2022
    Una señal interpretada como la primera luz que iluminó el cosmos en el llamado "amanecer cósmico" puede no haber provenido de los confines del Universo, según ha descubierto un nuevo estudio. En concreto, puede que ni siquiera se haya originado en el espacio: sería un error o una distorsión producida por el instrumento utilizado en […]
    Pablo Javier Piacente