Tendencias21
Creadas las primeras vacunas nanométricas

Creadas las primeras vacunas nanométricas

Ingenieros del MIT han diseñado unas nanopartículas o partículas microscópicas que servirán, en un futuro, para vacunar contra diversas enfermedades. Estas nanopartículas son esferas adiposas concéntricas que contienen proteínas sintéticas como las que producen los virus. Una vez inoculadas en el organismo, las esferas dejan salir su contenido, contra el que se defiende el sistema inmune con una respuesta similar a la que producen las vacunas virales. Así, estas nanopartículas “enseñan” al cuerpo a protegerse contra los patógenos. En pruebas realizadas con ratones, se ha comprobado la efectividad de esta tecnología contra la malaria. Los científicos trabajan ahora para desarrollar nanopartículas para crear con ellas otras vacunas, como la del SIDA o el cáncer. Por Yaiza Martínez.

Creadas las primeras vacunas nanométricas

Ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), en Estados Unidos, han diseñado unas nanopartículas o partículas microscópicas que servirán, en un futuro, para vacunar contra enfermedades como el SIDA o la malaria.

Según publica el MIT en un comunicado, estas nanopartículas son esferas adiposas concéntricas, en las que son introducidas versiones sintéticas de las proteínas que normalmente producen los virus.

Gracias a este modo de suministro, dichas proteínas sintéticas provocarían una potente respuesta del sistema inmune, similar a la que provocan las vacunas virales, pero de manera más segura para el paciente.

Protección del organismo

En la actualidad, estas nanopartículas-vacuna están ya siendo probadas en ratones, para la enfermedad de la malaria, que se calcula es contraída cada año en el mundo por más de 210 millones de personas.

Pero los autores de la investigación, el ingeniero del MIT, Darrell Irvine y sus colaboradores del Walter Reed Army Institute of Research, esperan que esta tecnología permita crear vacunas contra otras enfermedades, como el cáncer o las enfermedades infecciosas.

En general, las vacunas protegen al organismo porque provocan la producción de anticuerpos contra los patógenos que se inoculan, generando así una respuesta de defensa que queda “grabada” en el cuerpo.

En muchos casos, como con las vacunas de la polio o de la viruela, para despertar esta respuesta orgánica se utiliza una forma desaparecida o neutralizada del virus, con la que se “enseña” al organismo a defenderse de éste.

Otras vacunas, como la de la difteria, están hechas con una versión sintética de una proteína u otra molécula que normalmente producen los propios patógenos.

Muchas dificultades

Cuando se diseña una vacuna, los científicos intentan que ésta active la respuesta de al menos uno de estos dos tipos de células del sistema inmune: los linfocitos T, que son los que atacan las células del cuerpo que han sido infectadas por el virus; o los linfocitos B, que son los que segregan los anticuerpos que atacan a los virus o bacterias presentes en la sangre y otros fluidos orgánicos.

Creadas las primeras vacunas nanométricas

Pero, para luchar contra enfermedades cuyos patógenos tienden a permanecer dentro de las células, como en el caso del virus del SIDA, la situación es más complicada: la vacuna debe activar una respuesta inmunológica más potente de lo normal o hacer reaccionar a las llamadas células T “asesinas”.

La mejor manera de garantizar que las células T asesinas entren en acción es usar en las vacunas un virus, pero esto no puede hacerse siempre porque ciertos virus, como el VIH, son muy difíciles de neutralizar para que resulten inofensivos.

Por eso, en casos como el del SIDA o la hepatitis B, los científicos trabajan con vacunas sintéticas. El problema de éstas, sin embargo, es que no provocan una respuesta de las células T lo suficientemente fuerte.

Para tratar de superar todos estos problemas, algunos científicos han intentado introducir las vacunas en vesículas adiposas conocidas como liposomas, que se pensaba podrían impulsar la respuesta de las células T, llevando la proteína en una partícula similar a un virus. Sin embargo, estos liposomas han demostrado tener poca estabilidad en sangre y fluidos corporales.

Una solución posible

Lo que Irvine y sus colaboradores han logrado es crear una estructura más estable, aplicando la metodología del liposoma pero con algunas variables.

Concretamente, los investigadores reunieron muchas vesículas adiposas o liposomas en esferas concéntricas. Una vez que estos liposomas son reunidos, sus respectivas paredes quedan químicamente ligadas unas a otras, dando lugar a una estructura menos propicia a romperse demasiado rápido, tras la inoculación.

Sin embargo, una vez que las nanopartículas son absorbidas por una célula, se degradan rápidamente, dejando salir la vacuna contenida en ellas y provocando una potente respuesta de las células T.

En pruebas realizadas con ratones, los investigadores utilizaron estas nanopartículas para suministrar una proteína de la clara de huevo llamada ovalbúmina, que se usa comúnmente en estudios de inmunología, porque los instrumentos bioquímicos son capaces de rastrear la respuesta inmune que la ovalbúmina provoca en el organismo.

Descubrieron así que tres inmunizaciones de dosis bajas de la vacuna contra la malaria produjeron una potente respuesta de las células T (después de la inmunización, más del 30% de las células T asesinas de los ratones eran específicas para la proteína de la vacuna o estaban listas para responder al virus de la malaria).

Ésta es una de las respuestas de células T más fuertes generadas por una vacuna de proteínas sintéticas, y es comparable a la respuesta que provocan vacunas virales fuertes. Sin embargo, este método resulta más seguro porque no precisa de virus vivos, explica Irvine.

Además de los estudios sobre malaria, los científicos están trabajando ahora mismo en nanopartículas que se utilizarán para desarrollar vacunas contra el cáncer y el VIH. Los resultados de la presente investigación han aparecido publicados en Nature Materials.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Histórico impulso a la computación cuántica 26 junio, 2022
    Por primera vez en el mundo, una computadora cuántica ha sido capaz de imitar la naturaleza a nivel atómico utilizando un chip que integra todos los componentes que se encuentran en un chip informático clásico, pero a escala atómica.
    Redacción T21
  • El celibato muestra sorprendentes ventajas evolutivas 25 junio, 2022
    Una investigación de la Universidad de California ha descubierto que, en términos evolutivos, el celibato puede representar una ventaja natural: favorece a las familias de las que proceden los monjes, a las que hacen más ricas y fértiles.
    Redacción T21
  • Revelan el funcionamiento interno del genoma humano 24 junio, 2022
    Un grupo de investigadores ha desarrollado un nuevo método para evaluar a gran escala la estructura tridimensional del genoma humano: la nueva técnica permitirá comprender mejor cómo funciona el genoma y, en particular, cómo codifica diferentes identidades celulares. 
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una enorme mancha solar 3 veces más grande que la Tierra 24 junio, 2022
    Una mancha solar, denominada AR3038, duplicó su magnitud en solo un día y ahora triplica el tamaño de la Tierra. Ubicada frente a nosotros, los astrónomos buscan determinar qué tipo de llamarada solar terminará emitiendo: el fenómeno se ha desviado de las predicciones y aún no ha logrado explicarse.
    Pablo Javier Piacente
  • Las personas se mueven en la ciudad como partículas de un circuito eléctrico 24 junio, 2022
    Las personas se mueven en la ciudad como partículas con carga positiva de un circuito eléctrico. Sus desplazamientos pueden describirse mediante las mismas leyes que rigen la corriente eléctrica en redes distribuidas.
    N+1/T21
  • Pájaros electrocutados potencian los incendios forestales 24 junio, 2022
    Los cables eléctricos provocan que las aves muchas aves se electrocuten, caigan al suelo y desencadenen un incendio. Ocurre particularmente en Estados Unidos, pero también en España, donde el 2,4 por ciento de los incendios forestales comienzan con la muerte de un pájaro.
    N+1/T21
  • Descubren en Inglaterra herramientas usadas por humanos hace 620.000 años 23 junio, 2022
    El Homo heidelbergensis, un antepasado de los neandertales, ocupó el sur de Gran Bretaña hace entre 560.000 y 620.000 años, cuando aún estaba unido a Europa. Fabricó las primeras hachas de mano, primera evidencia de instrumentos para raspar y perforar a esta edad tan temprana.
    Pablo Javier Piacente
  • Una forma exótica de hielo puede estar alimentando la vida en mundos alienígenas 23 junio, 2022
    Una forma de hielo que no existe en la Tierra y que solo se produce en otros planetas puede estar nutriendo a una posible vida extraterrestre, que habite en las aguas de vastos océanos ocultos en algunos exoplanetas e incluso en lunas de nuestro Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • Hércules resurge del fondo del mar 23 junio, 2022
    El famoso naufragio de Anticitera, que ocurrió en el Siglo I a.C. y fue descubierto en 1900, sigue aportando sorpresas: no solo transportaba la primera computadora analógica, sino también una enorme estatua del mítico héroe griego Hércules, de la que ahora se ha encontrado su cabeza.
    Redacción T21
  • El cerebro tiene un modo de bajo consumo para momentos críticos 23 junio, 2022
    El cerebro, al igual que los ordenadores, dispone de un modo de bajo consumo de energía en el que reduce al mínimo su actividad hasta que pueda recargarse de nuevo y recuperar su funcionalidad cognitiva. Ese recurso informático nunca fue, propiamente hablando, un invento humano.
    Eduardo Martínez de la Fe