Tendencias21
Un minúsculo dispositivo diagnosticará los ataques al corazón asintomáticos

Un minúsculo dispositivo diagnosticará los ataques al corazón asintomáticos

En un 30% de los casos de ataque al corazón, quienes lo padecen no experimentan síntomas. Investigadores del MIT han desarrollado una tecnología que permite detectar estos ataques con prontitud: unos minúsculos sensores que, implantados en el organismo, detectan tres biomarcadores relacionados con el infarto de miocardio. Esta tecnología permitirá determinar rápidamente si un paciente ha sufrido un ataque al corazón, y también controlar a pacientes con alto riesgo de infarto. Los científicos esperan que modificaciones realizadas en los sensores permitan además que éstos sirvan para detectar biomarcadores de otras enfermedades, como el cáncer. Por Yaiza Martínez.

Un minúsculo dispositivo diagnosticará los ataques al corazón asintomáticos

En un 30% de los casos de ataque al corazón, quienes lo padecen no experimentan síntomas. Estos infartos de miocardio silentes, más comunes en ancianos y diabéticos, aparecen sin que el enfermo note dolor en el pecho o cualquier otro aviso.

La ausencia de sintomatología hace que este tipo de ataques sea diagnosticado tiempo después de que se produzca, durante electrocardiogramas posteriores o durante las autopsias.

Ahora, un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), en colaboración con especialistas del Massachusetts General Hospital’s Cardiovascular Research Center de Estados Unidos, ha desarrollado una tecnología que permite detectar estos ataques con prontitud.

Prevenir trastornos severos

Según publica el MIT en un comunicado, los infartos de miocardio silentes, aunque no perceptibles, sí dejan una “huella” en el torrente sanguíneo, un rastro que puede permanecer en la sangre incluso durante días. Los científicos han diseñado un implante minúsculo que puede detectar dicha huella.

El dispositivo servirá para determinar rápidamente si un paciente ha sufrido un ataque al corazón, y también para controlar a pacientes con alto riesgo de sufrir un infarto, de tal manera que se pueda responder con rapidez si se da el caso, y así prevenir trastornos coronarios más severos.

En un estudio llevado a cabo con ratones, el equipo de investigadores demostró que estos nuevos implantes pueden detectar tres proteínas, cuyos niveles en sangre aumentan después de un ataque al corazón. Además, el estudio reveló que estos sensores no sólo detectan las proteínas, sino que además pueden establecer en qué cantidad han estado presentes.

Esto resulta útil porque permitirá detectar biomarcadores (moléculas biológicas indicadoras de enfermedad), incluso cuando éstos ya no estén en la sangre, explica el ingeniero Michael Cima, co-autor de la investigación.

Un minúsculo dispositivo diagnosticará los ataques al corazón asintomáticos

Detección de tres proteínas

El presente estudio se basó en una investigación anterior. En 2009, Cima y sus colaboradores informaron de la creación de un sensor capaz de detectar la gonadotropina coriónica humana, una hormona relacionada con las células cancerígenas.

Este primer sensor fue desarrollado como un implante minúsculo capaz de proporcionar información minuto a minuto sobre el estado de los tumores, en pacientes sometidos a tratamientos contra el cáncer.

El nuevo estudio ha demostrado que esta misma tecnología de sensores puede funcionar con otras moléculas a concentraciones encontradas en el organismo. Cima y sus colaboradores decidieron modificar el sensor para que funcionara con una enfermedad (los infartos) que presenta biomarcadores bien definidos.

En colaboración con el cardiólogo del Massachusetts General Hospital’s Cardiovascular Research Center, Paul Huang, lo prepararon para detectar tres proteínas que alcanzan su máximo siguiendo un patrón característico, tras un ataque al corazón. Estas proteínas son la mioglobina, la troponina cardiaca I y la creatina-quinasa.

En qué consiste

El dispositivo resultante consiste en un implante con forma de disco, de dos milímetros de grosor y ocho milímetros de ancho, que contiene partículas de óxido de hierro revestidas con anticuerpos. Estos anticuerpos van destinados a biomarcadores específicos.

Una membrana semi-permeable permite a las proteínas analizadas penetrar en el dispositivo, donde se ligan a sus anticuerpos correspondientes proporcionando así la información deseada a los especialistas.

En su investigación, los científicos implantaron seis sensores distintos (dos por cada tipo de biomarcador relacionado con el infarto de miocardio), bajo la piel de cada ratón. Después, observaron los sensores con tecnología de imagen por resonancia magnética.

Otros datos aportados

Un hallazgo importante fue que los resultados de los tres sensores fueron proporcionales a la envergadura del daño sufrido por el corazón, explica Huang. Por lo tanto, estos dispositivos podrían ser utilizados potencialmente no sólo para detectar infartos, sino también para obtener información rápida acerca de su gravedad.

Cima y sus colaboradores están desarrollando ahora un nuevo implante que mide el pH o grado de acidez. Estas mediciones podrían ser útiles para detectar el cáncer o los trastornos cardiacos (los tumores son más ácidos que los tejidos sanos y un incremento drástico de la acidez es un indicador de ataque al corazón).

En el futuro, el científico espera modificar estos sensores para que detecten también niveles bajos de bacterias o virus difíciles de detectar, así como células cancerosas migratorias, que son las responsables de que un cáncer controlado en una zona del cuerpo salte y genere metástasis en otra zona no controlada.

La versión actual del implante puede utilizarse durante un periodo de dos meses, pero los científicos esperan llegar a fabricar implantes de mucha mayor duración con anticuerpos más perdurables. Los resultados del presente estudio han aparecido publicados en la revista Nature Biotechnology.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Si vivieran hoy, los dinosaurios no habrían evolucionado demasiado ni serían inteligentes 25 noviembre, 2022
    Un investigador imagina que hubiera sucedido si el asteroide que terminó con los dinosaurios hace 66 millones de años no habría impactado contra la Tierra: sostiene que los dinosaurios no tenían las condiciones originales necesarias para evolucionar como nosotros y, por lo tanto, su cerebro seguiría siendo pequeño en relación con su cuerpo. Su desarrollo […]
    Pablo Javier Piacente
  • Marte habría sido el primer planeta con vida en el Sistema Solar 25 noviembre, 2022
    El planeta rojo fue azul en sus inicios, albergando un océano global que tenía más de 300 metros de profundidad. En los primeros 100 millones de años de la evolución del planeta, Marte fue bombardeado con asteroides llenos de hielo: además del agua, aportaron elementos básicos para la vida, como los aminoácidos.
    Pablo Javier Piacente
  • Un mapa intergaláctico en 3D revelará todos los misterios del Universo 25 noviembre, 2022
    Un estudio de ondas de radio realizado en Australia creará una cartografía 3D del Universo local con una precisión que los telescopios ópticos no podrían conseguir: logrará arrojar luz sobre la materia oscura, los agujeros negros, la formación de las estrellas y la dinámica evolutiva de las galaxias.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren misteriosas formas de vida oceánicas anteriores a los dinosaurios 24 noviembre, 2022
    Misteriosas formas de vida oceánicas existieron en nuestro planeta antes de la aparición de los dinosaurios, hace aproximadamente unos 460 millones de años, y no se parecen a ningún animal vivo en la actualidad. Las criaturas, que no tenían ojos y se propulsaban gracias a sus aletas redondeadas, podrían ser un eslabón evolutivo intermedio entre […]
    Pablo Javier Piacente
  • Reviven en laboratorio un virus de 48.500 años que es el más antiguo de la historia 24 noviembre, 2022
    Científicos franceses han revivido un virus de 48.500 años de antigüedad que ha estado encerrado en el permafrost siberiano desde la Edad de Hielo. Lo introdujeron en un cultivo de amebas vivas y observaron que volvía a replicarse. Podría infectar a humanos.
    Redacción T21
  • Los volcanes hicieron inviable la vida en Venus 24 noviembre, 2022
    El vulcanismo masivo habría provocado que Venus, con condiciones similares a la Tierra primitiva sobre el comienzo de su historia, se convirtiera en un planeta infernal e inviable para el desarrollo de la vida. Los cientos o miles de siglos de actividad volcánica cambiaron profundamente a Venus: de un mundo templado y húmedo con condiciones […]
    Pablo Javier Piacente
  • James Webb revela los secretos atmosféricos de un exoplaneta 24 noviembre, 2022
    El telescopio espacial James Webb ha detectado dióxido de azufre, además de monóxido y dióxido de carbono, agua, sodio y potasio, en la capa gaseosa del exoplaneta WASP-39 b, situado a 700 años luz de la Tierra. Toda una revelación para comprender cómo se forman estos cuerpos celestes.
    Redacción T21
  • La adicción a los teléfonos inteligentes reduce la capacidad creativa del cerebro 24 noviembre, 2022
    La corteza prefrontal y las áreas temporales reducen su actividad en las personas que padecen alguna adicción a las aplicaciones móviles, dificultando su fluidez mental, la flexibilidad y la originalidad. Nueva señal de alerta.
    Redacción T21
  • Los ultrasonidos retratan como nunca la red vascular del cerebro humano 23 noviembre, 2022
    Investigadores franceses han conseguido cartografiar la red vascular cerebral en pacientes humanos a escalas nunca alcanzadas, según informan en la revista Nature Biomedical Engineering, que dedica la portada a este resultado.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Es posible probar si el Universo es una simulación informática, según un estudio 23 noviembre, 2022
    Un físico propone realizar un experimento que podría resolver una incógnita sostenida desde diversos sectores: ¿es el Universo que experimentamos verdaderamente real o, en cambio, se trata de una simulación informática producida por una civilización extraterrestre más avanzada? El científico tiene un método para probarlo y hasta lanzó un sitio de financiación colectiva para concretar […]
    Pablo Javier Piacente