Tendencias21
La convivencia en grupo fomenta la singularidad individual

La convivencia en grupo fomenta la singularidad individual

Aunque resulte paradójico, formar parte de un grupo social extenso es lo que nos hace únicos y es lo que, evolutivamente, propicia las diferencias y singularidades individuales. Esto es lo que ha revelado un estudio realizado por científicos de la Universidad de California en los Ángeles (UCLA), en el que fueron analizados varios tipos de ardillas y roedores que conviven en grupos de diversa extensión. Los resultados demostraron que el tamaño de la manada explicaría nada menos que el 88% de las variaciones vocales individuales. Estos resultados son extrapolables a otras especies fuertemente sociales, como los humanos, y explicarían porqué somos tan distintos unos de otros, afirman los científicos. Por Yaiza Martínez.

La convivencia en grupo fomenta la singularidad individual

Puede parecer paradójico, pero formar parte de un grupo social extenso es lo que nos hace únicos y es lo que, evolutivamente, propicia las diferencias y singularidades individuales.

Esto es lo que ha revelado un estudio realizado por científicos de la Universidad de California en los Ángeles (UCLA), en el que fueron analizados varios tipos de ardillas y roedores.

Pronosticador de la singularidad

Los biólogos Kimberly Pollard y Daniel Blumstein, director del Departamento de ecología y biología evolutiva de la UCLA, examinaron la evolución de la individualidad o de la singularidad personal, a partir del registro de las vocalizaciones de las llamadas de alarma que emiten ardillas y roedores de ochos tipos distintos.

Entre estos tipos se encontraban, por ejemplo, los perritos de las praderas de cola negra, las marmotas de vientre amarillo y las ardillas de tierra de Belding. Se sabe que todos estos animales conviven en grupos sociales de diversa extensión.

A partir de los registros realizados, los científicos constataron que el tamaño de los grupos funcionaba como pronosticador del grado de singularidad individual de las voces de los animales: cuanto más grande era el grupo, más específica era la voz de cada uno de sus miembros, y más sencillo era identificar a cada individuo de la manada.

Según publica la UCLA en un comunicado, esta constatación, resultado de seis años de investigaciones, podría ayudar a explicar un factor crítico de las vidas cotidianas de los humanos y otras criaturas sociales: porqué cada uno es tan diferente a los demás.

La razón, afirman los investigadores, sería que en una manada o grupo es difícil identificar a cada uno de los miembros, y cuanto mayor sean estos grupos, más difícil resulta esta identificación.

Diferenciación clave

Cuando convivimos en sociedad “debemos ser capaces de identificar a nuestros amigos, familiares o rivales”, explica Pollard.

La naturaleza ha resuelto el problema de la confusión entre los miembros de las comunidades proporcionando a las criaturas sociales características más específicas, que ayudan a diferenciarlas de sus iguales.

La convivencia en grupo fomenta la singularidad individual

Según explican los científicos en un artículo aparecido en la revista Current Biology, la capacidad de distinguir a unos individuos de otros dentro de un grupo resulta clave en el comportamiento social de humanos y otros animales.

Dicha capacidad es necesaria, por ejemplo, para reconocer a la descendencia y a la pareja, para definir comportamientos territoriales y de coalición, y también para establecer jerarquías sociales.

Hasta ahora, estudios realizados a pequeña escala habían demostrado que las especies más sociales presentaban una individualidad mayor en sus señales sociales, como en las llamadas entre ellos. En 1982, esta idea ya fue propuesta por el biólogo de la Universidad de Washington, Michael Beecher.

Sin embargo, la relación entre socialización e individualización no había sido evaluada a una escala más amplia y en un contexto evolutivo hasta ahora.

Presión evolutiva actual

Los científicos de la UCLA han conseguido demostrar una fuerte relación evolutiva entre el tamaño del grupo en ardillas y la singularidad en las llamadas de alarma de sus miembros. Según los investigadores, el tamaño del grupo explicaría nada menos que el 88% de las variaciones vocales individuales.

De estos resultados, los científicos concluyen que el tamaño del grupo social promueve las diferencias individuales, y que la relación directa entre grado de socialización y nivel de individualización puede ser un fenómeno muy extendido en la naturaleza, aunque no universal.

Según publica la revista Discover, los investigadores creen que este fenómeno seguramente se dé en otros animales muy sociales, como los delfines, los carnívoros o los primates, y que es menos probable que se produzca en grupos de peces o enjambres de insectos porque que en estos casos la distinción individual no resulta tan importante.

Por otro lado, Pollard señala que, en la actualidad: “El número de individuos que los humanos deben reconocer parece ir en aumento, especialmente a medida que las conexiones globales se incrementan, y que los grupos sociales están cada vez menos claramente definidos”.

Como consecuencia, podría estarse produciendo un “incremento de la presión evolutiva en nuestra propia individualidad”, afirma la investigadora.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Histórico impulso a la computación cuántica 26 junio, 2022
    Por primera vez en el mundo, una computadora cuántica ha sido capaz de imitar la naturaleza a nivel atómico utilizando un chip que integra todos los componentes que se encuentran en un chip informático clásico, pero a escala atómica.
    Redacción T21
  • El celibato muestra sorprendentes ventajas evolutivas 25 junio, 2022
    Una investigación de la Universidad de California ha descubierto que, en términos evolutivos, el celibato puede representar una ventaja natural: favorece a las familias de las que proceden los monjes, a las que hacen más ricas y fértiles.
    Redacción T21
  • Revelan el funcionamiento interno del genoma humano 24 junio, 2022
    Un grupo de investigadores ha desarrollado un nuevo método para evaluar a gran escala la estructura tridimensional del genoma humano: la nueva técnica permitirá comprender mejor cómo funciona el genoma y, en particular, cómo codifica diferentes identidades celulares. 
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una enorme mancha solar 3 veces más grande que la Tierra 24 junio, 2022
    Una mancha solar, denominada AR3038, duplicó su magnitud en solo un día y ahora triplica el tamaño de la Tierra. Ubicada frente a nosotros, los astrónomos buscan determinar qué tipo de llamarada solar terminará emitiendo: el fenómeno se ha desviado de las predicciones y aún no ha logrado explicarse.
    Pablo Javier Piacente
  • Las personas se mueven en la ciudad como partículas de un circuito eléctrico 24 junio, 2022
    Las personas se mueven en la ciudad como partículas con carga positiva de un circuito eléctrico. Sus desplazamientos pueden describirse mediante las mismas leyes que rigen la corriente eléctrica en redes distribuidas.
    N+1/T21
  • Pájaros electrocutados potencian los incendios forestales 24 junio, 2022
    Los cables eléctricos provocan que las aves muchas aves se electrocuten, caigan al suelo y desencadenen un incendio. Ocurre particularmente en Estados Unidos, pero también en España, donde el 2,4 por ciento de los incendios forestales comienzan con la muerte de un pájaro.
    N+1/T21
  • Descubren en Inglaterra herramientas usadas por humanos hace 620.000 años 23 junio, 2022
    El Homo heidelbergensis, un antepasado de los neandertales, ocupó el sur de Gran Bretaña hace entre 560.000 y 620.000 años, cuando aún estaba unido a Europa. Fabricó las primeras hachas de mano, primera evidencia de instrumentos para raspar y perforar a esta edad tan temprana.
    Pablo Javier Piacente
  • Una forma exótica de hielo puede estar alimentando la vida en mundos alienígenas 23 junio, 2022
    Una forma de hielo que no existe en la Tierra y que solo se produce en otros planetas puede estar nutriendo a una posible vida extraterrestre, que habite en las aguas de vastos océanos ocultos en algunos exoplanetas e incluso en lunas de nuestro Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • Hércules resurge del fondo del mar 23 junio, 2022
    El famoso naufragio de Anticitera, que ocurrió en el Siglo I a.C. y fue descubierto en 1900, sigue aportando sorpresas: no solo transportaba la primera computadora analógica, sino también una enorme estatua del mítico héroe griego Hércules, de la que ahora se ha encontrado su cabeza.
    Redacción T21
  • El cerebro tiene un modo de bajo consumo para momentos críticos 23 junio, 2022
    El cerebro, al igual que los ordenadores, dispone de un modo de bajo consumo de energía en el que reduce al mínimo su actividad hasta que pueda recargarse de nuevo y recuperar su funcionalidad cognitiva. Ese recurso informático nunca fue, propiamente hablando, un invento humano.
    Eduardo Martínez de la Fe