Tendencias21

Descubren dos genes que predisponen al baile

La capacidad para bailar es una característica innata que se lleva en los genes, según un estudio realizado en Israel sobre el ADN de 85 bailarines y de sus padres. Sin embargo, la inclinación genética al baile no basta por si sola para convertir a una persona en un gran bailarín, ya que el esfuerzo y la dedicación siguen siendo claves, incluso para aquellos que han recibido biológicamente los genes del baile. Por Marta Morales.

Descubren dos genes que predisponen al baile

Según un equipo de investigadores del Scheinfeld Center for Genetic Studies de la Hebrew University de Israel, dirigidos por el profesor de psicología Richard Ebstein, los bailarines tienden a poseer variantes de dos genes relacionados con la transmisión de información entre las células nerviosas.

Uno de los genes se encarga del transporte de la serotonina, que es una sustancia que actúa sobre todo como neurotransmisor y que también ejerce una influencia en nuestra función del sueño, en los estados de ánimo, las emociones y los estados depresivos.

El otro gen es un receptor de la hormona llamada vasopresina, que produce el hipotálamo y que parece estar relacionada con la capacidad para relacionarnos socialmente.

En el origen del individuo… y de la especie

La danza es una forma de arte, que consiste en el movimiento del cuerpo al ritmo de la música o sin ella. El hecho de que exista en todas las culturas humanas desde tiempos inmemoriales –los primeros antecedentes aparecen reflejados en las pinturas rupestres- ha llevado a pensar que es una característica humana que se ha derivado del reino animal, en el que ya se dan los bailes de cortejo en algunas especies.

Las evidencias del estudio de Ebstein señalan, además, que algunos individuos nacen con una predisposición a determinadas capacidades y talentos. La revista PLosGenetics publicó a finales de 2005 los resultados de dicho estudio.

Ebstein y sus colegas examinaron el ADN de 85 bailarines y de sus padres. Asimismo, también estudiaron muestras genéticas de 91 atletas de competición, así como los de 872 personas que no bailaban ni hacían deporte con regularidad.

Comparando la estructura genética de ambos grupos, descubrieron que los bailarines tenían una predisposición genética mayor para el talento musical, la coordinación de sus miembros, y el sentido del ritmo, que el resto de las personas estudiadas.

Sin embargo, lo más importante de este estudio es que ha descubierto que los genes asociados a la capacidad de bailar están estrechamente relacionados con el lado emocional de la danza, esto es, con la necesidad humana de comunicarse con otras personas, lo que les lleva a sentir el baile como una forma casi espiritual de relación con los demás.

Innato, pero no regalado

Los autores de esta investigación consideran que muchas personas pueden poseer las variantes genéticas encontradas en los bailarines, y no por eso convertirse en bailarines profesionales: el talento debe explotarse para que se desarrolle. Sucedería algo similar a lo que ocurre con la inteligencia: se puede ser extremadamente listo de nacimiento, pero sólo una buena educación podría potenciar esa capacidad.

Esto quiere decir que los genes predisponen, pero no determinan. De hecho, personas que no tienen los “genes del baile” pueden dedicarse a bailar profesionalmente, a base de entrenamiento. Sin embargo, parece demostrado que la aptitud, la propensión y la necesidad de bailar si pudiera tener su origen, al menos parcialmente, en los genes.

Marta Morales

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Las primeras variaciones genéticas que nos hacen humanos surgieron hace más de 100.000 años 19 julio, 2022
    Una nueva investigación desarrollada en España ha identificado los dos primeros momentos de la historia en los cuales distintas variantes genéticas habrían hecho única a la especie humana: uno ocurrió hace unos 40.000 años, asociado al crecimiento de la población del Homo sapiens y su salida de África. El otro, más antiguo, tuvo lugar hace […]
    Pablo Javier Piacente
  • Las bacterias antárticas no pueden adaptarse al calentamiento del planeta 19 julio, 2022
    Las bacterias capaces de evolucionar rápidamente no pueden resistir un aumento de calor que supere en un grado su temperatura máxima tolerable: no resistirán el calentamiento del planeta, que ya registra la temperatura más cálida de los últimos 10.000 años.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La consciencia es como una sombra en la cueva de Platón 19 julio, 2022
    Cuando una persona ha sufrido una lesión cerebral aguda puede conservar un estado de consciencia oculta capaz de ayudarle a la recuperación, aunque los científicos todavía no comprenden cómo es posible. Consideran que la consciencia es una como sombra en la cueva de Platón.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Dos insectos y una planta eternizados en ámbar revelan el mundo prehistórico 18 julio, 2022
    Una avispa, una flor y una mosca de las agallas atrapadas en ámbar revelan un microcosmos de 30 millones de años de antigüedad: el hallazgo es un momento exquisitamente conservado de la ecología prehistórica, que podría aportar interesantes datos sobre los inicios de la vida en la Tierra.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren cómo podría ser la vida extraterrestre en mundos distantes 18 julio, 2022
    Utilizando proteínas que capturan la luz en microbios vivos, los científicos han reconstruido cómo era la vida para algunos de los primeros organismos de la Tierra. El descubrimiento podría ayudar a reconocer y caracterizar formas de vida extraterrestres, en planetas cuyas atmósferas pueden parecerse a la Tierra primitiva, antes de la aparición del oxígeno hace […]
    Pablo Javier Piacente
  • La supervivencia de la humanidad está cuestionada 18 julio, 2022
    La Tierra está viviendo un proceso similar al del Pérmico que, hace 250 millones de años, acabó con la mayoría de las especies: hemos invertido una tendencia natural que asegura que nuestro planeta mantenga una temperatura adecuada. ¿Podremos sobrevivir? No lo sabemos.
    Eduardo Costas, catedrático de Genética, UCM
  • ¿Descubierto por fin el factor X de la consciencia? 18 julio, 2022
    Una nueva investigación ha podido tropezar con el factor X de la consciencia, que nos permite darnos cuenta de lo que pasa. Depende de los niveles de unas ondas cerebrales, que podrían ser los correlatos neuronales de la consciencia largamente perseguidos por la búsqueda científica del alma.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La selección natural podría estar alterada en las sociedades humanas 17 julio, 2022
    Un estudio ha descubierto que en las sociedades humanas aumentan los genes que propician menos estudios y más hijos, mientras decaen los que impulsan mejor educación y menos hijos. La selección natural ¿no está siguiendo los patrones definidos por Darwin para la evolución de las especies?
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Crean el primer robot con autoconsciencia 16 julio, 2022
    Ingenieros norteamericanos han desarrollado un robot que es consciente de sus movimientos y de su posición en el espacio. Es la primera vez que un robot logra crear una "imagen mental" de sí mismo, aunque todavía está muy lejos de una consciencia similar a la humana.
    Redacción T21
  • Confirman indicios de agua en el lejano exoplaneta WASP-96 b 15 julio, 2022
    La NASA informó que el telescopio espacial James Webb ha registrado claros indicios de agua, acompañados de nubes y neblina, en la atmósfera del lejano exoplaneta WASP-96 b, que orbita alrededor de una estrella semejante a nuestro Sol localizada a 1.120 años luz de la Tierra. Es quizás el primer gran descubrimiento del nuevo telescopio […]
    Pablo Javier Piacente