Tendencias21

El calentamiento global no tiene precedentes desde el Cretácico Superior

El calentamiento global actual es un fenómeno sin precedentes en los últimos cien millones de años, ha descubierto un estudio. La conclusión se basa en la detección de un error en el sistema empleado para medir la temperatura histórica de los océanos, que según se confirma ahora se ha mantenido estable hasta la escalada actual. Eso significa que las presentes temperaturas no tienen antecedentes desde el Cretácico Superior.

El calentamiento global no tiene precedentes desde el Cretácico Superior

Investigadores europeos han descubierto un error en la forma en que han sido estimadas hasta ahora las temperaturas de los océanos, convirtiendo así al calentamiento climático global en un evento sin precedentes en los últimos cien millones de años.

Según la estimación utilizada generalmente por la comunidad científica, la temperatura del océano profunda hace 100 millones de años era de unos 15 grados por debajo de la temperatura actual.

Esta es la estimación cuestionada por un nuevo estudio publicado en Nature Communications, según el cual la temperatura de los océanos habría permanecido relativamente estable y cercana a las temperaturas actuales durante todo este tiempo, lo que arroja una gran inquietud respecto al cambio climático actual.

La evolución histórica de la temperatura de los océanos se ha deducido del contenido de oxígeno-18 en las muestras de foraminíferos fósiles encontrados en los sedimentos marinos. A partir de este análisis, la temperatura de los océanos habría descendido 15 grados en los últimos 100 millones de años.

Los foraminíferos son organismos marinos microscópicos constituidos de una especie de caparazón calcáreo interno llamado testa. Los foraminíferos bentónicos son todos aquellos foraminíferos que realizan su ciclo vital en los sedimentos.

El caparazón interno de los foraminíferos contiene oxígeno-18, que es el segundo isótopo más abundante de oxígeno después del oxígeno-16. Es un isótopo estable que existe naturalmente en el medio ambiente. La abundancia de este isótopo en la naturaleza es del 0,2 %.

En el caso de los foraminíferos bentónicos, el contenido de oxígeno-18 depende de la temperatura del agua en la que viven. Por este motivo, las muestras fósiles atrapadas en los sedimentos de miles o decenas de millones de años se utilizan como paleotermómetros.

Un paleotermómetro es un artilugio metodológico para determinar la temperatura del pasado usando indicadores indirectos (proxys), encontrados en registros naturales tales como sedimentos marinos o muestras de hielo.

Según las medidas tomadas en miles de pruebas de foraminíferos fósiles desde los años 50, la temperatura del océano profundo y de la superficie del océano polar habría disminuido una quincena de grados en los últimos 100 millones de años, al mismo tiempo que la temperatura de la superficie del océano tropical se mantenía estable.

Esta interpretación de las señales aportadas por las pruebas fósiles de foraminíferos ha generado consenso científico, aunque ningún modelo ha conseguido explicar esa distribución de temperaturas en los océanos primitivos.

Fiabilidad cuestionada

Para resolver este enigma, la nueva investigación estudió el comportamiento en entornos cálidos de las muestras de foraminíferos con la ayuda de herramientas de laboratorio y de tecnologías punteras que permitían un análisis químico a muy pequeña escala, conocida como Nanoscale secondary ion mass spectrometry.

Según los investigadores, más que una disminución progresiva de la temperatura de los océanos en los últimos 100 millones de años, lo que se produjo más bien fue una evolución en el contenido de oxígeno-18 en los foraminíferos fósiles analizados. Este resultado cuestiona la fiabilidad del paleotermómetro basado en los foraminíferos realizado hasta ahora.

Con la ayuda de simulaciones informáticas, los autores de este estudio mostraron en efecto que a la escala de decenas de millones de años, la modificación del contenido en oxígeno-18 en las muestras analizadas de foraminíferos fósiles tuvo un impacto importante en las estimaciones anteriores de las paleotemperaturas del océano, que ahora se manifiestan erróneas.

Este estudio sugiere en consecuencia que las temperaturas del océano podrían hacer permanecido estables desde el Cretácico Superior (que se extendió desde 100,5 hasta 66,0 millones de años atrás) , contrariamente a lo que se pensaba hasta ahora, lo que convierte al calentamiento global actual en un evento sin precedentes en los últimos cien de millones de años.

Referencia

Burial-induced oxygen-isotope re-equilibration of fossil foraminifera explains ocean paleotemperature paradoxes. Nature Communications 8, Article number: 1134 (2017). doi:10.1038/s41467-017-01225-9 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente
  • El primer implante cerebral de Neuralink en un humano está rodeado de misterio 14 febrero, 2024
    Existen dudas sobre si el primer implante cerebral a un humano, anunciado por Elon Musk el 29 de enero, se ha producido realmente, ya que todo está rodeado de falta de transparencia, ausencia de certificación científica, escasos detalles sobre su tecnología, sus métodos y sus resultados.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren un fármaco de animación suspendida que imita la hibernación 14 febrero, 2024
    Descubren un fármaco de "animación suspendida" que imita la hibernación y podría mejorar el trasplante de órganos, asegurar la supervivencia ante lesiones traumáticas y facilitar los viajes espaciales de larga duración.
    Redacción T21
  • La muerte los llama y ellos se juntan 13 febrero, 2024
    Un experimento desarrollado en "granjas de cadáveres" permitió comprobar que la descomposición de cuerpos humanos y de otras especies atrae siempre a las mismas variedades de microorganismos y hongos, sin importar el clima, la estación del año o la ubicación en el globo. Un mejor conocimiento de esta comunidad "universal" de descomponedores permitirá importantes avances […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una corriente oceánica fundamental para el equilibrio climático podría anticipar su colapso 13 febrero, 2024
    Los científicos han descubierto una señal de advertencia clave antes que una corriente crucial del Atlántico colapse y sumerja al hemisferio norte en un verdadero caos climático: la Circulación de Vuelco Meridional del Atlántico (AMOC) genera una liberación de calor que ayuda a mantener a Europa, y también en parte a América del Norte, más […]
    Pablo Javier Piacente