Tendencias21

El cannabis afecta a la memoria porque actúa sobre las células gliales

Ya se sabía que el principal componente psicoactivo del cannabis, el THC, tiene efectos negativos sobre la memoria a corto plazo. Recientemente, un equipo de investigación del Departamento de Neurociencias del País Vasco ha encontrado una explicación para este afecto adverso: el THC actúa sobre receptores de cannabis que están en las células gliales y, a través de la acción sobre ese receptor, produce una reducción de la comunicación entre las neuronas del hipocampo, una región del cerebro que está vinculada a la memoria. JPA/DICYT/T21.

El cannabis afecta a la memoria porque actúa sobre las células gliales

El principal componente psicoactivo del cannabis, llamado THC, tiene efectos negativos sobre la memoria a corto plazo. Aunque este hecho ya se conocía, recientemente un equipo de investigación del Departamento de Neurociencias del País Vasco ha encontrado el mecanismo por el que esto sucede: el THC actúa sobre las células gliales del sistema nervioso.

Este mismo equipo, que es especialista en el sistema endocannabinoide, colabora con el Instituto de Neurociencias de Castilla y León (Incyl) de la Universidad de Salamanca, con el que tiene pensado iniciar un proyecto relativo al sistema auditivo.

Así lo ha explicado Pedro Grandes, investigador de este grupo de la Universidad del País Vasco, que ha impartido recientemente un seminario de investigación en el Incyl: «El uso de cannabis se está debatiendo en cuanto a sus propiedades terapéuticas, pero no deja de tener sus efectos adversos, como la alteración de la memoria, en particular, la memoria a corto plazo», ha señalado en referencia a esta investigación, realizada en colaboración con un grupo de China y otro de Francia.

«Hemos visto que el principal componente psicoactivo del cannabis, el THC, actúa sobre receptores de cannabis que están en las células gliales y, a través de la acción sobre ese receptor, se produce una reducción de la comunicación entre las neuronas en el hipocampo;, ha señalado el investigador en declaraciones realizadas a DiCYT. Finalmente, esto tiene como consecuencia la alteración de la memoria.

Sin embargo, en su conferencia, Pedro Grandes se centró en otra línea de investigación, aunque íntimamente relacionada: el funcionamiento del sistema endocannabinoide, llamado así porque es un conjunto de moléculas del sistema nervioso que transmite información y que está formado por componentes cuya acción se asemeja a la de las sustancia de la planta del cannabis.

Manejar estrés y ansiedad

En la actualidad, «estamos caracterizando la plasticidad sináptica mediada por el sistema endocannabinoide», explica. En este contexto, han encontrado que diferentes estímulos neuronales dan origen a dos tipos diferentes de cannabinoides, cada uno de los cuales media un tipo diferente de plasticidad sináptica y comunicación entre neuronas, uno a corto plazo y otro a largo plazo.

El estudio se ha realizado en un núcleo cerebral que participa en los fenómenos de estrés. «La información sobre el estrés llega a este núcleo y, de aquí, se manda a otros núcleos cerebrales que miden las respuestas de estrés», señala Grandes.

Estas dos formas de plasticidad sináptica mediadas por cada uno de estos sistemas diferentes de canabinoides endógenos tienen mucha relevancia desde el punto de vista del estrés. Según el investigador: «Se ha visto que en estas circunstancias se produce una un aumento de la producción de estos canabinoides endógenos y, si desde el punto de vista terapéutico somos capaces de modular este sistema, estaríamos en una situación óptima para llevar a cabo nuevas estrategias terapéuticas de manejo del estrés y cuadros de ansiedad».

Los canabinoides modulan la comunicación entre las neuronas, de tal forma que actuando sobre las terminales nerviosas reducen la comunicación de estas células, de manera que en situaciones de estrés contribuyen a relajar la situación.

Colaboración con Salamanca

En realidad, el sistema endocannabinoide está relacionado con múltiples aspecto del sistema nervioso. Por eso, otra línea de investigación dentro de este campo vinculará próximamente al equipo de Pedro Grande con los científicos del Incyl que se dedican al estudio del sistema auditivo, como Miguel Ángel Merchán.

«Estamos trabajando en el estudio de la audición y pronto habrá un proyecto común», asegura Pedro Grandes. Por el momento, «estamos viendo la caracterización de diferentes células que hay en un núcleo de la vía auditiva, pero también queremos caracterizar, desde un punto de vista neuroquímico y molecular, los cambios que se producen en el sistema auditivo en condiciones experimentales de lesión y esto tiene relación con nuestras investigaciones sobre caracterización del sistema endocannabinoide», asegura, ya que finalmente, todo depende de las comunicaciones entre neuronas.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario