Tendencias21
El derretimiento del permafrost ártico alcanza un punto crítico

El derretimiento del permafrost ártico alcanza un punto crítico

El Ártico ya libera más carbono a la atmósfera del que absorben las plantas de la tundra: 600 millones de toneladas al año, debido al derretimiento del permafrost como consecuencia del calentamiento global.

El derretimiento del permafrost ártico alcanza un punto crítico

El permafrost es la capa de hielo congelado que se encuentra en las áreas próximas a los polos de Canadá, Alaska, Siberia, Tíbet, Noruega y en varias islas del océano Atlántico sur.

Dependiendo de su ubicación, la capa congelada mide entre 5 centímetros y un kilómetro y medio de grosor y tiene dos niveles: el pergelisol, que es el más profundo, y el mollisol, el nivel más superficial que suele descongelarse.

Según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), la subida de la temperatura global en 0,12ºC cada año está provocando la pérdida del 40 por ciento del permafrost.

El problema es que, durante cientos de miles de años, el permafrost del Ártico​ ha acumulado grandes reservas de carbono orgánico, entre 1,4 a 1,85 billones de toneladas métricas, que en los últimos años se han ido emitiendo a la atmósfera debido al derretimiento polar.

Punto crítico

Este proceso ha alcanzado ahora un punto crítico, según una nueva investigación: el suelo ártico se ha calentado hasta el punto de liberar más carbono en invierno del que las plantas del norte pueden absorber en verano.

Esto significa que la tundra global se está convirtiendo en una fuente  adicional de gases de efecto invernadero, que se suman a los emitidos por la actividad humana.

Un estudio del año 2017 ya había establecido que la cantidad de dióxido de carbono emitida desde las áreas septentrionales de la tundra entre octubre y diciembre de cada año había aumentado un 70 por ciento desde 1975.

La nueva investigación, realizada por científicos de 12 países y docenas de instituciones, representa la última advertencia sobre la crisis de los sistemas naturales del Norte: si una vez impidieron la liberación de carbono de la atmósfera, ahora están comenzando a emitir carbono.

Los científicos instalaron detectores de dióxido de carbono en el suelo en más de 100 sitios alrededor del Ártico circumpolar para ver lo que realmente estaba sucediendo y realizaron más de mil mediciones.

Más carbono de lo esperado

Descubrieron que se liberaba mucho más carbono de lo esperado: las emisiones de dióxido de carbono (1.700 millones de toneladas por año) son aproximadamente el doble de las estimaciones anteriores.

Como las plantas árticas consumen poco más de mil millones de toneladas de gas de la atmósfera cada año durante la temporada de crecimiento, los suelos del Ártico en todo el mundo probablemente ya emiten más de 600 millones de toneladas de CO2 por año.

Hasta ahora, los científicos habían creído que el carbono absorbido por las plantas de la tundra durante el verano compensaba más o menos las emisiones del invierno, y las que resultaban del derretimiento del permafrost durante la estación cálida.

Pero en realidad eso no es lo que está sucediendo: el valor emitido en invierno es mayor que la absorción neta para la temporada de crecimiento, con el agravante de que el ritmo de las emisiones probablemente aumentará al mismo tiempo que el calentamiento global.

El problema es que el Ártico se recalienta tres veces más rápido que el resto del planeta. Y aunque se desplieguen esfuerzos importantes para contrarrestar el fenómeno, estas emisiones aumentarán ya irremisiblemente al menos un 17 por ciento, dice el informe.

Suma de emisiones

Los investigadores destacan un dato no menos relevante: este estudio no midió las emisiones de metano, un gas de efecto invernadero 30 veces más fuerte que el dióxido de carbono y que también es liberado durante el derretimiento del permafrost.

La nueva investigación se suma a otra anterior según la cual el aumento de los incendios forestales está transformando los bosques boreales en fuentes de carbono. Otro estudio ha señalado asimismo que el permafrost está sujeto a cambios repentinos que aceleran la liberación de carbono.

La crisis del permafrost se produce cuando los datos de acumulación de CO2 en la atmósfera han alcanzado niveles sin precedentes en la historia de la humanidad, tal como informamos en otro artículo : 415,26 ppm. La última vez que en la Tierra se superaron las 400 ppm había árboles en el Polo Sur.

Referencia

Large loss of CO2 in winter observed across the northern permafrost region. Susan M. Natali et al. Nature Climate Change (2019). DOI:https://doi.org/10.1038/s41558-019-0592-8
 
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una tormenta de fuego azotó la Tierra hace 13.000 años y luego la congeló 9 febrero, 2022
    Hace 13.000 años, un 10 % de nuestro planeta quedó súbitamente a merced del fuego: el incendio global se habría producido por la caída de un cometa de 100 kilómetros de ancho. Luego que la Tierra ardió, las temperaturas bajaron de nuevo y el planeta pasó por una breve edad de hielo. 
    Pablo Javier Piacente
  • Los mejillones podrían salvar a la humanidad por segunda vez 9 febrero, 2022
    Al igual que ocurrió al principio de los tiempos humanos, los mejillones cultivados en las mismas costas que alimentaron a las primeras migraciones de nuestra especie, pueden salvar a la humanidad de su extinción ante una eventual crisis alimentaria global.
    Redacción T21
  • Campaña para mantener a UK y Suiza en el espacio científico europeo 8 febrero, 2022
    La comunidad científica europea se moviliza para que el Reino Unido y Suiza no se queden fuera del programa estrella de la UE en materia de I+D debido a cuestiones políticas. Reclama un espacio único de investigación para afrontar los desafíos globales.
    Redacción T21
  • El universo no está tan "afinado" para la vida como pensamos, según un estudio 8 febrero, 2022
    El “ajuste fino” sería una ilusión: la vida inteligente no se habría generado en el Universo a partir de una serie de condiciones precisas y exactamente sincronizadas. Por el contrario, probablemente habría evolucionado bajo circunstancias muy diferentes, alejadas de la idea de un ajuste perfecto.
    Pablo Javier Piacente
  • Los chimpancés curan sus heridas con ungüento de mosquitos masticados 8 febrero, 2022
    Los chimpancés aplican mosquitos masticados para tratar heridas abiertas, lo que podría ser evidencia de automedicación en animales. Esos insectos podrían tener propiedades calmantes: se ha demostrado científicamente que algunos tienen incluso efectos antibióticos o antivirales.
    Redacción T21
  • Descubren cómo el cerebro convierte una idea en música 8 febrero, 2022
    Científicos alemanes han descubierto cómo el cerebro convierte una idea musical en el movimiento de los dedos cuando tocamos el piano, así como que, cuando tocamos a dúo, nuestros cerebros comparten una misma longitud de onda.
    MPS/T21
  • Una bacteria se transforma en un largo hilo para infectar células más rápidamente y crecer sin límites 7 febrero, 2022
    Una bacteria puede mutar su forma hasta convertirse en un interminable hilo y multiplicar por 100 veces su tamaño: de esta manera, logra infectar más células en menos tiempo. Es una virulenta variante de infección bacteriana que no se había identificado hasta el momento.
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan el primer agujero negro fuera de control en la Vía Láctea 7 febrero, 2022
    Por primera vez, un equipo internacional de científicos ha logrado detectar un agujero negro errante, solitario e inactivo en nuestra galaxia, a poco menos de 5.200 años luz de distancia de la Tierra. El misterioso objeto se mueve a través de la Vía Láctea a una velocidad de 45 kilómetros por segundo: los astrónomos confirmaron […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los abismos oceánicos están profusamente poblados de vida prístina 7 febrero, 2022
    Los abismos oceánicos triplican la diversidad microbiana de los niveles superiores de los mares terrestres, pero la mayor parte de esa vida es desconocida por la ciencia: lo revela el análisis de casi 1.700 muestras y dos mil millones de secuencias de ADN recogidas en todo el mundo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El universo temprano estaba siete veces más caliente que el actual 7 febrero, 2022
    El universo temprano tenía una temperatura siete veces mayor que la actual, han comprobado los astrofísicos: utilizaron una nube de vapor de agua proyectada por una lejana galaxia para observar el estado del Universo en sus primeras etapas. Nueva puerta para el estudio de la energía oscura.
    Redacción T21