Tendencias21

El movimiento grupal coordinado no necesitaría de cerebros individuales

De las estructuras disipativas al campo de fútbol. Un estudio realizado en EEUU intenta determinar cómo se produce el movimiento coordinado de los futbolistas en pleno juego, a partir del conocimiento actual sobre la coordinación de elementos como las moléculas. El análisis lleva a reflexionar sobre la diferencia (y el parecido) entre lo vivo y lo no vivo, y sobre una posible consciencia grupal.

El movimiento grupal coordinado no necesitaría de cerebros individuales

 ¿Cómo se produce el movimiento coordinado de los grupos humanos, por ejemplo en un campo de fútbol? Esta cuestión puede resultar importante para ayudar a los jugadores a moverse mejor y más rápido, y así ganar más partidos. Pero, además, podría tener implicaciones interesantes para la comprensión de los comportamientos colectivos y de la consciencia grupal.

Para tratar de arrojar luz sobre el tema, se han unido el psicólogo James Dixon, de la Universidad de Connecticut (UCONN), en EEUU; Maurici López-Felip, un estudiante graduado de dicha Universidad que antes era jugador de la Selección Catalana de Fútbol; el químico Jim Rusling (especialista en productos químicos cuyas interacciones emergen por virtud de procesos no lineales), también de la UCONN, y  el físico de la Universidad Wake Forest, Dilip Kondepudi. 
 
Todos ellos están analizando datos de jugadores del Fútbol Club Barcelona, con los que pretenden desarrollar un modelo de movimiento colectivo que incluya el agrupamiento y otros comportamientos posibles, publica la UCONN en un comunicado. La iniciativa surgió del departamento de deportes de equipo del Fútbol Club Barcelona, y ha sido liderada por Paco Seirulo, Joan Vilà y el  propio López-Felip.

Fútbol y estructuras disipativas

Curiosamente, estos científicos presumen que, para que un grupo se mueva de manera coordinada, no se necesitan cerebros. La razón: el hecho constatado de que algunas cosas que ni siquiera están vivas puedan coordinarse de esta misma manera.

Ponen el ejemplo de una sustancia llamada benzoquinona. Cuando pequeñas moléculas de benzoquinona flotan en la superficie de un charco de agua tienden a agruparse, incluso si inicialmente se han esparcido de manera aleatoria por su superficie.

Ilya Prigogine, Nobel de Química 1977, describió este fenómeno como “estructuras disipativas”, y lo definió como aquellas estructuras coherentes, autoorganizadas a partir de sistemas alejados del equilibrio.  

Prigogine (que fue profesor de Dilip Kondepudi) ha ilustrado a menudo este concepto con la “inestabilidad de Bernard”: cuando en una cocina se calienta una olla de agua, el agua del fondo tiende a subir (porque se vuelve más densa) mientras que, al mismo tiempo, el agua más fría baja.

Así se producen flujos en lucha pero, cuando la velocidad de calentamiento sigue aumentando, el sistema alcanza un punto crítico en el que pasa del desorden al orden. Entonces, el movimiento del líquido se convierte en una serie de corrientes estables de convección, que producen un enrejado ordenado de corrientes hexagonales. De repente, millones y millones de moléculas se mueven coherentemente en lugar de moverse de un modo fortuito.

Una explicación energética

En el mundo vivo también hay numerosos ejemplos de estructuras disipativas (lo que supondría un punto en común entre las estructuras dinámicas inanimadas y la vida misma): por ejemplo, tenemos las termitas que corren por el suelo, cada una llevando una partícula de tierra, en apariencia actuando de manera aleatoria hasta que, en un determinado punto crítico, sus movimientos se vuelven cooperativos. Fenómenos similares se han constatado en las células.

Al parecer, la clave de este comportamiento estaría en que promueve una reducción del gasto de energía de los sistemas, vivos  o no. De hecho, Dixon y su equipo han demostrado que, cuando las partículas de benzoquinona disueltas se agrupan, disipan la energía de manera más eficiente.  

¿Qué tiene esto que ver con los cerebros? Pues que, dado que los seres humanos y otros seres vivos también son, esencialmente, sistemas de disipación de energía, estos comportamientos colectivos espontáneos ayudarían a reducir el gasto de energía del cerebro. Y ya sabemos que el cerebro hace lo que sea para ahorrar energía, por eso se pasa el día olvidando la información que considera innecesaria (como donde hemos dejado las llaves). “La evolución no quiere que tensemos nuestro cerebro, ni los entrenadores de fútbol tampoco”, afirman los investigadores de la UCONN.

Inteligencia colectiva y sensibilidad social 

¿Cabría deducir, a partir de todo lo dicho, algún tipo de inteligencia o de consciencia colectivas inherentes a los grupos –vivos o no–? 

Ya se había logrado demostrar que sí existe la inteligencia colectiva o grupal (de humanos), no en los movimientos  espontáneos y coordinados de los que hablamos, sino cuando realizamos tareas en equipo. El científico del MIT Thomas W. Malone y su equipo llevan años estudiando este tema.

En uno de sus estudios, en el que se midió el rendimiento de equipos personas, se constató que los grupos humanos más inteligentes eran aquellos que desplegaban un tipo de dinámica o funcionamiento interno basado en la flexibilidad para asignar ocupaciones. De esta manera,  todos los miembros del equipo podían aplicar mejor sus habilidades a cualquier desafío presentado.  

A partir de estos resultados, Malone y sus colaboradores concluyeron que la inteligencia colectiva aplicada a tareas sí necesita de cerebros individuales, aunque con una característica específica: un alto nivel de “sensibilidad social”. Es decir, que para que la inteligencia del grupo se despliegue cuando se hace alguna tarea colectiva, sus miembros deben tener cerebros flexibles y competentes en habilidades sociales como la disposición a cooperar, la capacidad de escuchar y de responder en consecuencia, la capacidad de adaptación, etc.
 
Física para medir la inteligencia colectiva 

Pero, ¿qué pasa con la inteligencia colectiva en los movimientos coordinados espontáneos? Según nos explica Maurici López-Felip, “normalmente, en las ciencias cognitivas más ortodoxas se ha creído que el cerebro es el que dota de inteligencia al ser humano y que, cuando el ser humano interactúa con otros (por ejemplo, en el fútbol) para lograr un objetivo común, es la suma de cerebros lo que garantiza esa inteligencia colectiva”.
 
En cambio, desde la llamada “física ecológica” -disciplina iniciada en 1979 por James J. Gibson con su libro The Ecological Approach to Visual Perception y en la que se enmarca el estudio de la UCONN- se ha intentado explicar el comportamiento de los seres vivos a partir de “todas aquellas relaciones físicas entre estos y su entorno”, añade López-Felip.

La inteligencia de un organismo, desde el enfoque de la física ecológica, es por tanto su capacidad para exhibir un comportamiento coordinado con su entorno de forma exitosa, autorregulada, a partir de la percepción y la acción (percibo para actuar y actúo para percibir). “Cuando se toma este enfoque, la inteligencia colectiva deja de tener este carácter abstracto y se puede empezar a  explicar en términos de la física”, concluye el investigador.  

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los agujeros negros en estado cuántico rompen los límites de lo extraño 2 noviembre, 2022
    El Universo nos está revelando que siempre es más extraño, misterioso y fascinante de lo que la mayoría de nosotros podríamos haber imaginado: un nuevo estudio ha descubierto que los agujeros negros, afectados por el fenómeno de superposición cuántica, pueden tener masas muy diferentes al mismo tiempo: extrapolando esta idea a una persona, significaría que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Pistas químicas resuelven uno de los misterios de los violines Stradivarius 2 noviembre, 2022
    Unas pistas químicas han resuelto uno de los misterios que convierten a los Stradivarius en los mejores violines del mundo: la madera contiene un tratamiento a base de proteínas que podría influir en el sonido del instrumento, dándole su inconfundible claridad.
    CERIC/T21
  • Las matemáticas descubren cuál es la mejor defensa para un equipo de fútbol 2 noviembre, 2022
    Físicos argentinos han desarrollado un modelo informático fabricado con imágenes reales de partidos de fútbol que calcula la mejor defensa para un equipo: lo que marca la diferencia no es la cooperación para los pases, sino la distancia entre los jugadores.
    N+1/T21
  • Identifican en Marte el impacto de meteorito más grande registrado en el Sistema Solar 1 noviembre, 2022
    Un seismo que sacudió el planeta rojo en 2021 fue el resultado del impacto de un meteorito masivo, según revelaron los científicos de la NASA. Se trata del impacto de meteorito más grande registrado hasta hoy en todo el Sistema Solar: el cráter producido mide 150 metros de ancho y 21 metros de profundidad. Al […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren un enorme asteroide potencialmente peligroso para la Tierra 1 noviembre, 2022
    Un asteroide cercano y potencialmente peligroso es el más grande identificado en los últimos 8 años, según los investigadores. Con casi un kilómetro y medio de ancho, desarrolla una órbita que, en el futuro, podría acercarlo lo suficiente a la Tierra como para plantear un grave problema y poner a prueba los sistemas de defensa […]
    Pablo Javier Piacente
  • Podría haber 4 quintillones de objetos extraterrestres en nuestro sistema solar 1 noviembre, 2022
    En nuestro sistema solar podría haber hasta 4 quintillones de objetos tecnológicos extraterrestres. La mayoría serían muy pequeños para ser detectados, pero otros podrían ser como el misterioso Oumuamua, según astrónomos de Harvard.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los científicos chillan: nos estamos quedando sin futuro 1 noviembre, 2022
    La rebelión científica está viviendo una escalada de acciones que advierte del triste final que espera a nuestra civilización si seguimos mirando hacia otro lado ante la crisis planetaria: la indiferencia social, el negacionismo de los intereses creados y la inconciencia de las instituciones, nos están dejando sin futuro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Marte tuvo un océano en su hemisferio norte 31 octubre, 2022
    Los científicos descubrieron en Marte más de 6.500 kilómetros de crestas fluviales, que son probablemente deltas de ríos erosionados o cinturones de canales submarinos: los restos de una antigua costa marciana, en torno a un océano o un gran mar que habría existido en el planeta rojo hace aproximadamente 3.500 millones de años, y que […]
    Pablo Javier Piacente
  • La Luna nunca se separará de la Tierra, aunque se aleja progresivamente 31 octubre, 2022
    Un nuevo estudio que analizó las capas de roca en un parque australiano ha descubierto que la Luna estaba 60.000 kilómetros más cerca de la Tierra hace 2.500 millones de años, y que, aunque se está alejando de nuestro planeta 3,8 centímetros por año, nunca se separará de la Tierra.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubrimiento histórico en Suecia 31 octubre, 2022
    Los arqueólogos submarinos han descubierto un naufragio largamente buscado en el lecho marino cerca de Estocolmo. Se trata del Äpplet, de casi 400 años de antigüedad, que fue uno de los buques de guerra más grandes de su tiempo. Había sido botado en 1629 y hundido en 1659. Tiene su historia.
    Redacción T21