Tendencias21

El suicidio como trágica variante de un comportamiento adaptativo

La eusocialidad es un sistema de organización comunal que garantiza de manera muy eficiente la supervivencia. Para ello, a veces es preciso la abnegación extrema de algunos individuos, que llegan a sacrificarse por salvar a otros. ¿Tiene el suicidio humano algo que ver con esta conducta? Un equipo de investigadores señala que sí, que el suicidio podría ser una variante trágica de ella. La hipótesis ayudaría a comprender y a prevenir un tipo de muerte que, a pesar de su alta incidencia, continúa siendo un tabú en nuestras sociedades. Por Yaiza Martínez.

El suicidio como trágica variante de un comportamiento adaptativo

Según la OMS, en el mundo mueren cada año más de 800.000 personas por suicidio; y el suicidio es la segunda causa principal de muerte entre individuos de 15 a 29 años de edad.

A pesar de estas cifras, se toman pocas medidas para paliar el problema (en comparación con las que se toman, por ejemplo, para evitar las muertes por accidentes de tráfico), seguramente porque el suicidio sigue siendo un tema tabú en nuestras sociedades.

En este contexto, un estudio reciente de la Florida State University de EEUU aporta una visión novedosa sobre las muertes por suicidio. Señala que, en parte, su origen podría estar en la práctica del autosacrificio de los animales eusociales.

Los seres humanos –al igual que las hormigas o las abejas- pertenecen a este grupo de seres vivos. La eusocialidad es un sistema de organización de colonias o comunidades que garantiza de manera muy eficiente la supervivencia. Para ello, a veces es preciso la abnegación extrema de algunos individuos de la comunidad, que llegan a sacrificarse por salvar a otros.

Así, por ejemplo, una abeja eusocial puede picar a un depredador para detener un ataque, pero morir en el proceso. Esta misma tendencia al autosacrificio se ha constatado en seres humanos a través de culturas y períodos de tiempo (en socorristas, bomberos, padres, etc.)

Conductas de riesgo eusociales

Según los autores de la investigación, que publica la revista Psychological Review, aunque dicha tendencia en humanos pueda ser considerada un recurso adaptativo en algunas situaciones (en las que ayuda a sostener a la comunidad), también puede hacer creer equivocadamente a algunas personas que su propia muerte es más valiosa que sus vidas o que la sociedad estará mejor sin ellas; y por tanto conllevar resultados innecesariamente letales.

Los científicos argumentan esta idea con  numerosos y sorprendentes paralelismos entre las conductas eusociales de autosacrificio en animales no-humanos y la muerte por suicidio en seres humanos.  

Por ejemplo, a menudo los insectos antes de sacrificarse para defender su colonia están muy agitados. Del mismo modo, antes de la muerte por suicidio se han detectado problemas de sueño y estados extremos de agitación en víctimas humanas.

Otro ejemplo es lo que hacen los insectos cuando son infectados por algún patógeno: se aíslan para evitar el contagio de sus iguales. Los humanos con riesgo de suicidio también pueden aislarse. “Sugerimos que las personas suicidas se ven a sí mismos como toxinas sociales; un punto de vista fundamental para su decisión de retirarse socialmente”, escriben los autores de la investigación en Psyshological Review.   

Aunque aún serán precisas más investigaciones para poner a prueba este marco novedoso de explicación del suicidio, los especialistas consideran que estas ideas son un paso importante para desmitificar el fenómeno y promover esfuerzos de prevención del suicidio.

Asimismo, consideran que esta información puede ayudar a identificar a las personas en situación de riesgo grave de suicidio y a desarrollar nuevas intervenciones clínicas para evitar estas muertes.

Detección a través del comportamiento o de la sangre

Igualmente podrían ayudar a la prevención del suicidio los resultados de otro estudio reciente, que ha determinado los comportamientos típicos de los suicidas.

Así, las conductas impulsivas (por ejemplo, la conducción temeraria o conducta promiscua), la agitación psicomotora (dar vueltas por la habitación retorciéndose las manos u otras acciones similares) o la impulsividad (comportamiento caracterizado por poca o ninguna previsión, reflexión o consideración de consecuencias) indicarían un riesgo de intento de suicidio al menos un 50% superior.

La genética es otro campo de investigación del suicidio que podría ayudar a alertar del riesgo en humanos, pues se ha descubierto que un gen llamado SKA2 tiene una relación con estas muertes.

El hallazgo fue realizado a partir de la observación de muestras cerebrales de enfermos mentales y de personas sanas. Según el estudio, diferencias en los niveles del gen SKA2 -detectadas a través de un simple análisis de sangre- podrían indicar conductas suicidas.

Este gen está involucrado en la función de la respuesta del cerebro a las hormonas del estrés, y sus cambios jugarían un papel importante en las reacciones ante tensiones de la vida cotidiana, así como en la generación de pensamientos y comportamientos suicidas. El SKA2 se expresa en la corteza prefrontal del cerebro, implicada en la inhibición de pensamientos negativos y en el control del comportamiento impulsivo.

Todas estas investigaciones cada vez hacen más patente que el riesgo de suicidio está entrañado en la naturaleza de nuestra especie y, por tanto, no debe ser obviado. Según Margaret Chan, directora general de la OMS, el suicidio ya «ha sido un tabú durante demasiado tiempo». Tanto que, hoy día, solo 28 naciones del mundo  poseen estrategias de prevención que reduzcan las muertes por esta causa.

Referencia bibliográfica:

Joiner, T. E., Hom, M. A., Hagan, C. R., Silva, C. Suicide as a Derangement of the Self-Sacrificial Aspect of Eusociality. Psychological Review (2016). DOI: 10.1037/rev0000020. 
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente