Tendencias21

Sensores inalámbricos para el cerebro que se disuelven solos

Cirujanos e ingenieros de EE.UU. han diseñado sensores inalámbricos para el cerebro, que miden la presión y la temperatura y que en un corto plazo de tiempo se disuelven, evitando tener que intervenir para extraerlos. Los científicos creen que podrían funcionar en todas las partes del cuerpo. Por ahora solo se han probado en ratas, y ahora los probarán en humanos.

Sensores inalámbricos para el cerebro que se disuelven solos

Un equipo de neurocirujanos e ingenieros ha desarrollado sensores inalámbricos cerebrales que controlan la presión intracraneal y la temperatura y luego son absorbidos por el cuerpo, eliminando la necesidad de cirugía para extraer los dispositivos.

Tales implantes, desarrollado por científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad Washington en San Luis e ingenieros de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign (EE.UU.), potencialmente podrían utilizarse para monitorizar a los pacientes con lesiones cerebrales traumáticas; pero los investigadores creen que pueden construir sensores absorbibles similares para monitorizar la actividad de los sistemas de órganos de todo el cuerpo. Sus conclusiones se han publicado en línea en la revista Nature.

«Los aparatos electrónicos y sus aplicaciones biomédicas están avanzando rápidamente», dice el autor Rory K.J. Murphy, médico residente de neurocirugía en la Universidad Washington en San Luis. «Sin embargo, es un obstáculo importante que los implantes colocados en el cuerpo a menudo desencadenan una respuesta inmune, que puede ser problemática para los pacientes. El beneficio de estos nuevos dispositivos es que se disuelven con el tiempo, por lo que no se tiene algo en el cuerpo durante un largo período de tiempo, lo que aumentaría el riesgo de infección, inflamación crónica e incluso la erosión de la piel o el órgano en el que se coloca. Además, el uso de dispositivos reabsorbibles evita la necesidad de cirugía para recuperarlos, lo que disminuye aún más el riesgo de infección y otras complicaciones», explica en la información de la universidad.

Murphy está especialmente interesado en el seguimiento de la presión y la temperatura en el cerebro de los pacientes con lesión cerebral traumática.

Cerca de 50.000 personas mueren de tales lesiones anualmente en los Estados Unidos. Cuando los pacientes con este tipo de lesiones llegan al hospital, los médicos deben ser capaces de medir con precisión la presión intracraneal en el cerebro y en el interior del cráneo debido a que un aumento de la presión puede conducir a una mayor lesión cerebral, y no hay manera de estimar de forma fiable los niveles de presión del cerebro a partir de escáneres del cerebro o de la situación clínica de los pacientes.

«Los dispositivos usados hoy en día se basan en tecnología de la década de 1980», explica Murphy. «Son grandes, son difíciles de manejar, y tienen cables que se conectan a monitores en la unidad de cuidados intensivos. Dan lecturas precisas, y ayudan, pero hay maneras de mejorarlos.»

Nuevos dispositivos

Murphy colaboró ​​con ingenieros del laboratorio de John A. Rogers, profesor de ciencia de los materiales e ingeniería en la Universidad de Illinois, para construir nuevos sensores. Los dispositivos están hechos principalmente de ácido poliláctico-co-glicólico (PLGA) y silicona, y pueden transmitir lecturas de presión y temperatura exactas, así como otra información.

«Con estos materiales y dispositivos, hemos demostrado que es posible crear implantes electrónicos que ofrecen un alto rendimiento a nivel clínico, con un hardware que se reabsorbe completamente en el cuerpo cuando sus funciones ya no son necesarias», dice Rogers. «Este tipo de medicina bio-eléctrica tiene un gran potencial en muchas áreas de la atención clínica.»

Sensores inalámbricos para el cerebro que se disuelven solos

Pruebas en pacientes

Los investigadores probaron los sensores en baños de solución salina que hicieron que se disolvieran después de unos días. A continuación, probaron los dispositivos en cerebros de ratas de laboratorio.

Tras demostrar que los sensores son exactos y que se disuelven en la solución y en los cerebros de las ratas, los investigadores planean ahora probar la tecnología en pacientes humanos.

«En términos de los principales retos relacionados con el tamaño y la escala, ya hemos cruzado algunos puentes clave», dice el co-autor Wilson Z. Ray, profesor asistente de cirugía neurológica y ortopédica en la Universidad Washington.

En los pacientes con lesiones cerebrales traumáticas, los neurocirujanos tratan de disminuir la presión dentro del cráneo usando medicamentos. Si la presión no puede reducirse lo suficiente, los pacientes a menudo son sometidos a cirugía. Los nuevos dispositivos podrían ser colocados en el cerebro en varios lugares durante dichas operaciones.

«La estrategia final es tener un dispositivo que se pueda colocar en el cerebro -o en otros órganos del cuerpo- y que se implante en su totalidad, íntimamente conectado con el órgano que se desea supervisar, y que pueda transmitir señales de forma inalámbrica para proporcionar información sobre la salud de ese órgano, permitiendo a los médicos intervenir si es necesario para evitar problemas mayores», dice Murphy. «Y luego, después del período crítico que realmente se desea supervisar, se disolverá y desaparecerá.»

La investigación ha sido financiada por el Instituto Nacional de Salud Mental de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) estadounidenses, y por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa, entre otros.

Referencia bibliográfica:

Kang S-K, Murphy RKH, Hwang S-W, Lee, SM, et al.: Bioresorbable silicon sensors for the brain. Nature (2016). DOI:10.1038/nature16492.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El ADN antiguo revela los cambios sociales en África que dieron forma a la historia humana 25 febrero, 2022
    El análisis del ADN antiguo permitió descubrir detalles de los cambios ocurridos hace 50.000 años en África, que explicarían cómo evolucionaron los humanos que se quedaron en el continente luego de la expansión del Homo sapiens hacia otras partes del planeta. En ese momento, casi al mismo tiempo que las personas comenzaron a mudarse a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Dos monstruosas ondas de choque, más grandes que la Vía Láctea, se propagan por el espacio 25 febrero, 2022
    Una gigantesca colisión de dos cúmulos de galaxias estremeció al Universo hace 1.000 millones de años: produjo un par de ondas de choque de proporciones descomunales, que en la actualidad brillan intensamente en longitudes de onda de radio, abarcando un espacio sesenta veces superior al diámetro estimado de 100.000 años luz de la Vía Láctea. […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los dinosaurios murieron en primavera 25 febrero, 2022
    La extinción de los dinosaurios ocurrió en la primavera de hace 66 millones de años, lo que explica por qué muchas aves y mamíferos sobrevivieron al impacto de un asteroide de 10 kilómetros de ancho que resultó demoledor para la vida en todo el planeta.
    InsideScience/T21
  • Neuronas y dendritas especializadas desarrollan la matemática cerebral 25 febrero, 2022
    Dos investigaciones diferentes han desvelado la importancia de las matemáticas para el cerebro: no solo tiene neuronas especializadas en sumar y restar, sino también dendritas que realizan cálculos complejos para procesar la información sensorial.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren en Inglaterra una “cápsula del tiempo” de la Edad de Hierro 24 febrero, 2022
    Una “cápsula del tiempo” descubierta en el noroeste de Inglaterra es el registro más completo de la vida de la Edad del Hierro jamás recuperado: diez casas circulares y más de 5.000 artefactos, que datan del año 800 antes de Cristo, permitirán entender por primera vez y en profundidad las prácticas culturales y rituales de […]
    Pablo Javier Piacente
  • Revolucionario descubrimiento sobre una misteriosa y rápida señal de radio 24 febrero, 2022
    Una investigación ha descubierto que una serie de ráfagas de radio rápidas (FRB) detectadas el año pasado no solo se ubican mucho más cerca de nosotros de lo que pensábamos, sino que además aparecen en un cúmulo globular, un grupo de estrellas muy antiguas, algo totalmente inesperado y revolucionario para los astrónomos.
    Pablo Javier Piacente
  • Los metamateriales pueden resolver ecuaciones a la velocidad de la luz 24 febrero, 2022
    La computación analógica basada en interacciones de ondas electromagnéticas con metamateriales ha hecho posible el diseño de un ordenador analógico óptico y compacto que puede resolver ecuaciones diferenciales casi al instante.
    N+1/T21
  • La criptografía cuántica funciona también a través del aire urbano 24 febrero, 2022
    Físicos rusos han probado con éxito la criptografía cuántica por el aire en un entorno urbano: combinaron equipos de seguridad de la información cuántica con tecnología de transmisión de datos por láser y evaluaron la influencia de las condiciones climáticas en la calidad de su sincronización.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Integran una neurona orgánica artificial en una planta viva 23 febrero, 2022
    Una neurona artificial confeccionada con transistores electroquímicos orgánicos es capaz de integrarse a una planta carnívora y crear sinapsis artificiales: a través de este circuito neuronal, puede “engañar” al vegetal y hacer que sus hojas se cierren, sin que ninguna presa esté lista para ser devorada. 
    Pablo Javier Piacente
  • Encuentran compuestos orgánicos en un planeta del cinturón de asteroides 23 febrero, 2022
    Un cráter ubicado en el planeta enano Ceres, el cuerpo más grande del cinturón de asteroides, presenta extrañas manchas blancas: los astrónomos sostienen que se trata de depósitos de sal y materia orgánica. La presencia de estos compuestos refuerza la posibilidad de que Ceres esté atravesado por un océano subterráneo, parte del cual aún podría […]
    Pablo Javier Piacente