Tendencias21
El tiempo se diluye en el universo cuántico

El tiempo se diluye en el universo cuántico

El tiempo cuántico está en una superposición de estados en la que pasado, presente y futuro se funden, y en la que los procesos de causa y efecto se invierten. Toda una promesa para la futura computación cuántica.

El tiempo se diluye en el universo cuántico

La superposición cuántica es una de las extrañas propiedades del mundo subatómico que permite a las partículas elementales de la materia estar simultáneamente en dos lugares o estados diferentes.

Tal como explicamos en otro artículo, para explicar la superposición de estados, el físico Erwin Schrödinger imaginó en 1935 un gato encerrado en una caja junto a una botella de gas venenoso y un plato de comida. El gato puede jugar con el dispositivo venenoso y morir o tomar el alimento y vivir, con una probabilidad del 50% para cada opción.

Según el mundo cuántico, el gato está en realidad vivo y muerto a la vez, en una superposición de estados, hasta que un observador (el científico), abre la caja para ver lo que ha pasado y se produce un salto cuántico que concreta la suerte del gato.

El gato de Schrödinger es solo un experimento imaginario que explica lo que supuestamente ocurre en el universo cuántico.

Pero ahora, un grupo de físicos de la Universidad de Queensland, dirigido por Magdalena Zych, ha desarrollado otro experimento imaginario no menos sorprendente.

Ha descubierto que la superposición de estados no sólo es una propiedad de las partículas elementales, sino también del tiempo. Eso significa que no solo el gato de Schrödinger está vivo y muerto a la vez, sino que está tomando el alimento y el veneno al mismo tiempo en un bucle interminable.

Dinámica incomprensible

Es decir, según este nuevo experimento imaginario, el tiempo cuántico está también en una superposición de estados en la que el pasado, el presente y el futuro se funden, y en la que los procesos de causa y efecto se invierten, convirtiendo el efecto en causa y la causa en efecto indistintamente, en una dinámica incomprensible para los sentidos.

«La secuencia de eventos puede convertirse en mecánica cuántica», explica uno de los autores de esta investigación, Igor Pikovski, del Centro de Ciencia e Ingeniería Cuántica del Instituto de Tecnología Stevens, en un comunicado.

Y añade: “observamos el orden temporal cuántico, en el que no hay distinción entre un evento que causa el otro o viceversa. Al mismo tiempo, A puede causar B y B puede causar A, en un bucle cuántico que desdibuja las líneas de causa y efecto».

El trabajo, publicado en Nature Communications, se encuentra entre los primeros en revelar las propiedades cuánticas del tiempo.

Merced a estas propiedades cuánticas, el flujo del tiempo cuántico no sigue una flecha hacia el futuro, sino que está en un estado en el que la causa y el efecto pueden coexistir en una dirección que tanto avanza hacia adelante como retrocede hacia atrás (el pasado).

Superposición en el espacio

El experimento imaginario de este grupo de físicos no se desarrolla en una caja, sino que usa la imaginación para investigar qué pasaría con dos naves espaciales que estuvieran en la misma situación que el gato, es decir, afectadas por una superposición de estados.

En el primer momento del experimento imaginario, las dos naves acuerdan dispararse recíprocamente unos proyectiles y evitar daños. Y lo consiguen conviniendo los tiempos de los disparos: sabiendo cuándo va a disparar la otra nave, la atacada se desplaza un poco antes y escapa al proyectil. Si cualquiera de las naves dispara demasiado pronto, destruirá a la otra.

Hasta aquí, todo funciona tal como se desarrolla en el mundo ordinario. Pero los investigadores fueron más lejos e introdujeron en el experimento una teoría formulada por Einstein en 1915.

Según la relatividad general, la presencia de un objeto masivo ralentiza el flujo del tiempo, por lo que los investigadores imaginaron que colocaban un planeta cerca de una de las dos naves espaciales para ralentizar su flujo del tiempo.

Aunque conozca el momento en el que la otra nave va a efectuar el disparo, la nave cercana al planeta no evita su destrucción, ya que su tiempo ha dejado de coincidir con el de la nave atacante. Esa asincronía temporal, resultado de la relatividad general, habría acabado con una de las naves.

En la siguiente fase del experimento imaginario, los investigadores, en vez de introducir la relatividad general, recurrieron a la mecánica cuántica y pusieron al planeta en un estado de superposición de estados cerca de una de las naves.

Aspecto cuántico del tiempo

El resultado fue tan sorprendente como el que obtuvo Schrödinger hace casi 85 años: cerca de un planeta en superposición de estados, las dos naves son destruidas y sobreviven al mismo tiempo, porque la superposición del planeta se prolonga a la secuencia de ataques y desvíos programada por las dos naves.

En consecuencia, las naves estelares se destruyen y sobreviven simultáneamente en dos eventos separados,  ilustrando por primera vez cómo puede ocurrir este escenario cuántico y cómo puede verificarse científicamente.

«Mover planetas es difícil», dijo Pikovski. «Pero imaginarlo nos ayudó a examinar un   aspecto cuántico del tiempo que antes era desconocido», concluye.

Otro de los autores, Fabio Costa, de la Universidad de Queensland, añade a su vez: «Aunque una superposición de planetas nunca sea posible, la tecnología permitió una simulación de cómo funciona el tiempo en el mundo cuántico, sin usar la gravedad».

Y destaca la importancia del hallazgo para las tecnologías futuras: los ordenadores cuánticos pueden aprovechar esta particularidad del tiempo cuántico para realizar operaciones de manera mucho más eficiente que los ordenadores actuales, sometidos a la secuencia fija del tiempo ordinario.

Referencia

Bell’s theorem for temporal order. Magdalena Zych et al. Nature Communications, volume 10, Article number: 3772 (2019). DOI:https://doi.org/10.1038/s41467-019-11579-x

 

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

1 comentario

  • Hola
    me parece muy interesante el artículo y bien explicado. Aunque no tengo facilidad para comprender todo el universo cuántico.
    De todas formas me gustaría hacerle una pregunta. Si fuera tan amable darme una opinión.
    Partamos de la base de la especulación y la ciencia ficción. Le explico:
    Estoy escribiendo un libro donde el protagonista entra en una especie de cubo «casa de espejos» usando un ordenador cuántico, con un equipo sofisticado de realidad virtual.
    Y me cabe la duda, al igual que en el experimento de Einstein que sale al espacio a la velocidad de la luz y al regreso llega joven y los que están aquí son viejos.

    Me gustaría saber si esta persona que entró (hipotéticamente en el cubo) teniendo en cuenta la información que tenemos sobre como afecta el tiempo en el universo cuántico. Cuando salga, (si finalmente sale, esa es otra) que se encontrará.
    ¿Que encontraría cuando regrese de los que estaba fuera? Si dentro el presente y pasado se superpone, entraría y saldría en el mismo momento, antes incluso. Aunque fuera hayan pasado varias horas.

    Hahahhaa, la verdad que me pierdo un poco en esto, y no quiero meter la pata en el libro,
    Qué me aconsejaría que abordara el tema .

    Muchas gracias en todo caso

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un gusano de 518 millones de años sería un importante eslabón perdido de la evolución 28 septiembre, 2022
    Un gusano acorazado del Cámbrico es similar al antepasado de tres importantes subgrupos de animales modernos: los científicos creen que se trataría de un eslabón perdido, capaz de llenar un vacío que existe actualmente en la evolución de las especies. El gusano fósil, de aproximadamente 1,27 centímetros de largo, fue descubierto en China y pertenecía […]
    Pablo Javier Piacente
  • La ciencia también se ocupa de lo aparentemente absurdo y divertido 28 septiembre, 2022
    La ciencia no solo es seria, sino también entretenida y a veces hasta divertida. Bajo el lema “ríe y piensa”, una revista informa de las investigaciones más estrambóticas y graciosas, sin por ello perder su rigor. Los IG Nobel premian estas incursiones de la ciencia en lo aparentemente absurdo. Contamos algunos ejemplos.
    Eduardo Costas, catedrático de Genética, UCM
  • Descubren el origen de las extrañas ondas que sacuden a la Vía Láctea 28 septiembre, 2022
    Mediante datos del telescopio espacial Gaia, un equipo internacional de investigadores ha logrado demostrar que gran parte del disco exterior de la Vía Láctea vibra intensamente. Las extrañas ondas son causadas por la galaxia enana Sagitario, que pasó por nuestra galaxia hace entre 1.000 y 2.000 millones de años.
    Pablo Javier Piacente
  • Los gatos domésticos se han convertido en una amenaza global 28 septiembre, 2022
    Los gatos domésticos son excelentes animales de compañía, pero también peligrosos transmisores de enfermedades, aunque lo más grave es que se han convertido en una amenaza global contra la biodiversidad porque devoran especies amenazadas de aves, mamíferos y reptiles. Es preciso gestionar mejor las colonias felinas, pero la ley animalista de España se queda corta.
    Martina Carrete y Javier Juste
  • El demonio de Maxwell ha vuelto: el orden emerge del desorden 28 septiembre, 2022
    Investigadores franceses han conseguido una violación aparente de la Segunda Ley de la Termodinámica introduciendo el “demonio de Maxwell” en un experimento que imita un sistema macroscópico en equilibrio. La entropía sigue en cuestión, aunque solo en teoría.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren algas fósiles de 541 millones de años de antigüedad 27 septiembre, 2022
    Un grupo de paleontólogos ha identificado un nuevo género y especie de alga llamada Protocodium sinense: los fósiles datan de hace 541 millones de años y son anteriores al origen de las plantas terrestres y los animales modernos. El hallazgo proporciona una nueva perspectiva sobre la diversificación temprana del reino vegetal y los organismos que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un enorme "océano" existiría en las profundidades de la Tierra 27 septiembre, 2022
    Un diamante descubierto recientemente en Botswana, originado 660 kilómetros por debajo de la superficie terrestre, sugiere de acuerdo a su análisis científico que todo su entorno de formación, ubicado en una división entre el manto superior y el inferior en las profundidades de la Tierra, podría ser rico en agua. El hallazgo arroja luz sobre […]
    Pablo Javier Piacente
  • Puede que ahora sepamos cómo evitar el destino final de los dinosaurios 27 septiembre, 2022
    El exitoso impacto de la sonda DART contra el asteroide Dimorphos, ocurrido a 11 millones de kilómetros de la Tierra, nos ayudará a estar preparados y a precisar cómo defendernos en caso de que en el futuro pudiéramos estar expuestos a un impacto similar al que acabó con los dinosaurios.
    Jesús Martínez Frías (SMC)
  • Extraños materiales en el asteroide Ryugu podrían revelar los secretos sobre el origen de la vida 26 septiembre, 2022
    Los científicos han identificado una inusual combinación de materiales en el asteroide Ryugu, a partir del estudio de 16 partículas de las muestras traídas a la Tierra en diciembre de 2020, por una una pequeña cápsula de aterrizaje de la agencia espacial japonesa (JAXA). Las elevadas concentraciones de tierras raras y otros compuestos confirmarían que Ryugu […]
    Pablo Javier Piacente
  • El volcán de Tonga liberó 50 millones de toneladas de vapor que podrían calentar aún más a la Tierra 26 septiembre, 2022
    La descomunal erupción ocurrida hace ocho meses arrojó la asombrosa cantidad de 50 millones de toneladas de vapor de agua a la atmósfera, además de grandes cantidades de cenizas y gases volcánicos. La inyección masiva de vapor aumentó la cantidad de humedad en la estratosfera global en aproximadamente un 5%: esto podría desencadenar un ciclo […]
    Pablo Javier Piacente