Tendencias21

La acidificación de los océanos, un problema actual que ocasionó una extinción masiva

En la actualidad, la emisión descontrolada de CO2 a la atmósfera está provocando la acidificación de los océanos. El efecto podría ser catastrófico, señala un estudio internacional. Según este, la mayor extinción masiva de nuestro planeta se produjo como consecuencia de la contaminación atmosférica y la consecuente acidificación de los mares, en aquella ocasión provocadas por grandes erupciones volcánicas. Por Yaiza Martínez.

La acidificación de los océanos, un problema actual que ocasionó una extinción masiva

La acidificación de los océanos es el nombre que se da al proceso por el cual el pH de las aguas marinas desciende, como consecuencia de la absorción de dióxido de carbono desde la atmósfera.

En la actualidad, esta acidificación la está produciendo el ser humano, al emitir sin control CO2 a la atmósfera. El efecto puede llegar a ser catastrófico, tal y como alertó en 2013 un estudio sobre calidad de aguas realizado por el Programa Internacional Geosfera- Biosfera o IGBP (programa de investigación sobre cambio climático a escala global).

Según dicho informe, dado que las actividades humanas derivan a diario 24 millones de toneladas de CO2 a los océanos, se está provocando un cambio en el pH de estos que podría hacer desaparecer el 30% de las especies marinas, incluidos los corales, en los próximos 75 años.

Si miramos a la historia de la Tierra, sin embargo, cabe pensar que los efectos ecológicos de la acidificación oceánica podrían ser aún mucho peores de lo que vaticinó el IGBP.  

Antecedentes naturales

Por ejemplo, si atendemos  al hecho de que, según ha señalado un estudio reciente, letales erupciones volcánicas en Australia ocurridas hace 510 millones de años -que supusieron una inmensa emisión de CO2 y otros gases de efecto invernadero a la atmósfera y la consecuente acidificación oceánica- provocaron la primera extinción masiva de la Tierra.

Hace unos 252 millones de años, por otra parte, se produjo la llamada extinción masiva del Pérmico-Triásico –“La Gran Mortandad”–, que supuso la desaparición del 96% de las especies marinas y del 70% de las terrestres. Esta gran extinción transcurrió en 60.000 años, que suelen dividirse en dos fases: una primera al final del Pérmico, a la que siguió una leve recuperación antes de una nueva oleada de extinción a principios del Triásico.

Esta extinción también se ha achacado a la acidificación de los océanos. En primer lugar, lo hicieron científicos del MIT, con una teoría que señala que fue producida por unos microorganismos que, con sus emisiones de gas metano, provocaron un cambio climático y la acidificación de los océanos, con consecuencias catastróficas.  

Un nuevo estudio liderado por investigadores británicos, por otra parte, relaciona la extinción masiva del Pérmico-Triásico con fenómenos volcánicos y una consecuente acidificación de los mares.

Acaba de demostrar que erupciones acaecidas hace ese tiempo, unos 252 millones de años, provocaron una emisión de grandes cantidades de CO2 en dos fases: la primera más suave y la segunda mucho más súbita, intensa y prolongada, que ocasionó la acidificación de los océanos durante unos 10.000 años, a finales del período Pérmico e inicios del Triásico, informa la Universidad de Edimburgo en un comunicado.

Controlar el proceso desde el espacio

El tema es aún más preocupante si se tiene en cuenta que, de nuevo según el informe del IGBP, de no cambiar las tendencias de la contaminación antropogénica, el efecto de la acidificación de los océanos terrestres habrá aumentado un 170% a finales de este mismo siglo.

También si se atiende a los resultados de otros estudios, que han señalado que la acidificación de los mares se está produciendo en la actualidad de una manera más rápida que en cualquier otro momento de la historia terrestre.  

Comprender el proceso y las áreas oceánicas del planeta más afectadas por esta condición es, por todo ello, crucial. Por esa razón, un equipo internacional de investigadores está desarrollando herramientas para hacerlo desde el espacio.

El enfoque, basado en técnicas pioneras y satélites que orbitan a 700 kilómetros de la Tierra, permitirá cubrir más extensiones marinas que nunca.  Aunque evidentemente esto no servirá de mucho, si las tendencias contaminantes no se corrigen.

Referencia bibliográfica:

M. O. Clarkson, S. A. Kasemann, R. A. Wood, T. M. Lenton, S. J. Daines, S. Richoz, F. Ohnemueller, A. Meixner, S. W. Poulton, E. T. Tipper. Ocean acidification and the Permo-Triassic mass extinction. Science (2015). DOI: 10.1126/science.aaa0193.
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • La ciencia española rompe también con la ciencia de la Federación Rusa y Bielorrusia 10 marzo, 2022
    La ciencia española ha decidido suspender las relaciones científicas con las instituciones análogas de la Federación Rusa, como consecuencia de la invasión de Ucrania, siguiendo los pasos del CERN y del CNRS de Francia, entre otras instituciones europeas. Al mismo tiempo, potenciará las relaciones académicas con Ucrania.
    Redacción T21
  • Hay música en la ciencia y ciencia en la música 10 marzo, 2022
    La ciencia y la música no son mundos separados: actúan en conjunto para permitirnos comprender el Universo y sus leyes y, al mismo tiempo, conmovernos con la magia de las creaciones humanas. 
    Pablo Javier Piacente
  • La comunicación con una civilización alienígena representa el mayor desafío de la humanidad 10 marzo, 2022
    La comunicación con una civilización extraterrestre podría ser más problemática de lo pensado hipotéticamente: una cultura alienígena mucho más inteligente, con una tecnología ampliamente superior o con estructuras conceptuales muy diferentes podría suponer un enorme desafío al momento de establecer una relación directa.
    Pablo Javier Piacente
  • Primeros pasos para una red cuántica global en la nube 10 marzo, 2022
    La Estación Espacial Internacional inicia este año un experimento para posibilitar la comunicación cuántica global a través de nodos espaciales que conectan transmisores y receptores cuánticos en tierra, separados entre sí por grandes distancias.
    JPL/T21
  • El cerebro poda los recuerdos antes de archivarlos en la memoria 10 marzo, 2022
    El cerebro codifica los recuerdos en función de la naturaleza de una experiencia y privilegia los asociados a fuertes emociones porque interpreta que están relacionados con nuestra supervivencia. Los poda como si fueran ramas de árboles antes de archivarlos.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Una antigua ciudad mexicana se desarrolló más de mil años sin extremos en riqueza y poder 9 marzo, 2022
    Una vida solidaria y cooperativa, sin la necesidad de castas dominantes que concentraran riqueza y poder, fue el motivo por el cual la antigua ciudad de Monte Albán, en México, se desarrolló y perduró durante trece siglos, según un nuevo estudio. La localidad no contaba con tierras demasiado fértiles ni con una ubicación privilegiada en […]
    Pablo Javier Piacente
  • El agujero negro supermasivo de la Vía Láctea juega con burbujas 9 marzo, 2022
    En 2020, dos enormes burbujas que se extendían por el centro de la Vía Láctea fueron observadas por el telescopio de rayos X eRosita, sin que los científicos pudieran precisar su origen. Ahora, un nuevo estudio ha comprobado que las gigantescas burbujas son el resultado de un poderoso chorro de actividad procedente del agujero negro […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los agujeros negros dispondrían también de un túnel del tiempo 9 marzo, 2022
    Los agujeros negros dispondrían de un túnel del tiempo parecido al de los agujeros de gusano, a través del cual la radiación predicha por Hawking puede escapar de su potente campo gravitatorio. Un nuevo intento de conciliar física cuántica y gravedad.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los misiles hipersónicos pueden decidir el desenlace de la guerra de Ucrania 9 marzo, 2022
    La tecnología de los misiles hipersónicos, todavía no contrastada, puede encontrar en Ucrania el escenario en el que Rusia la pruebe antes de convertirla en un arma nuclear capaz de alcanzar Europa, en menos de 10 minutos, con bombas más potentes que las de Hiroshima.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La vida ha modificado incluso las entrañas de la Tierra 8 marzo, 2022
    El rápido desarrollo de la fauna hace 540 millones de años ha cambiado permanentemente a la Tierra, incluso en lo más profundo de su manto inferior. Eso significa que el desarrollo de la vida ha modificado a nuestro planeta hasta sus entrañas, debido a que la Tierra es un sistema general complejo.
    Pablo Javier Piacente