Tendencias21

La ansiedad puede reducir el estatus social de una persona

Las personas con una ansiedad alta pueden tener problemas para competir en sociedad y, con ello, padecer subordinación social. Ahora, científicos de la EPFL de Suiza han descubierto la neurología que subyace a esta tendencia, que se podría corregir con ciertos medicamentos.

La ansiedad puede reducir el estatus social de una persona

Existen importantes diferencias en la manera en que cada individuo se toma la vida. Mientras que algunas personas tienden a ser relajadas y tranquilas, otras a menudo ven las situaciones a las que se enfrentan como amenazantes, lo que las hace estar preocupadas y tensas continuamente.

Este tipo de «ansiedad-rasgo» tiene consecuencias importantes en la vida social de una persona, ya que mina su confianza para competir por una posición social. En nuestro mundo competitivo, los individuos ansiosos tienen una desventaja y tienden a sentirse ignorados y rechazados. Esto puede situarlos en un estado que los psicólogos denominan «subordinación social».

Ahora, en un estudio realizado por neurocientíficos de la Escuela Politécnica de Lausana (EPFL), en Suiza, se ha logrado identificar un área del cerebro relacionada con la motivación y la depresión que además podría estar vinculada a esa ansiedad-rasgo que propicia la subordinación social. Los resultados del trabajo han aparecido publicados en la revista PNAS.

Un círculo vicioso

Tanto los animales como los seres humanos establecemos rangos sociales a través de la competencia, que a su vez determina la jerarquía dentro de grupos sociales. La capacidad de competir depende de diferentes características individuales, como el tamaño, la edad o la experiencia social previa.

Algunas investigaciones han mostrado que la competencia social también se ve influenciada por rasgos de la personalidad, pero este punto no ha sido explorado en profundidad por ahora.

Aún así, los científicos sociales y los psicólogos sospechan que cuando los individuos presentan altos niveles de ansiedad como característica de su personalidad, pueden estar predispuestos a un mal desempeño en la competencia social, lo que los atrapa en un círculo vicioso (su ansiedad-rasgo reduce su competencia social y esto alimenta la ansiedad, y así indefinidamente). Sin embargo, de momento se sabe muy poco acerca de la neurociencia que subyace a este círculo, y que podría ser la clave para romperlo.

Las ratas como fuente de revelación

El laboratorio de Carmen Sandi en la EPFL ha aportado ahora evidencias biológicas en este sentido. Sandi y su equipo han realizado una serie de experimentos para identificar las áreas del cerebro involucradas en la ansiedad-rasgo y en la competencia social.

En los experimentos se categorizó a una serie de ratas en un espectro de ansiedad-rasgo (de ratas de ansiedad baja a ratas de alta ansiedad).  Estos animales fueron además sometidos a varias pruebas de comportamiento, en las que las ratas de ansiedad alta debían competir socialmente con ratas con anisedad baja. El rendimiento de los animales se cuantificó y fue analizado estadísticamente. Por otra parte, los investigadores examinaron los cerebros de las ratas para identificar cambios en su función biológica.

Los experimentos pusieron de relieve el papel en estos procesos de un área del cerebro conocida como  núcleo accumbens, durante mucho tiempo asociada a la motivación, la recompensa y la depresión (en seres humanos también). En las ratas con alta ansiedad, que al competir socialmente alcanzaron un estatus social más bajo en el grupo, esta región cerebral mostró un metabolismo energético reducido.

Este hecho implica que las mitocondrias -orgánulos celulares que se encargan de la respiración y la producción de energía de la célula- presentaban una funcionalidad más baja en las ratas ansiosas que en las ratas más relajadas.

¿Revertir la situación social con medicamentos?

Los científicos confirmaron sus hallazgos con manipulación farmacológica: proporcionaron al núcleo accumbens de las ratas medicamentos que bloqueaban o mejoraban la función de las mitocondrias. Uno de estos medicamentos fue una forma de vitamina de B3 común ( la niacina).

Cuando las ratas recibieron agentes de bloqueo, su competitividad social decayó, y en consecuencia también su condición social. Por el contrario, cuando a las ratas con alta ansiedad se les suministraron potenciadores de la función mitocondrial, estas se desempeñaron significativamente mejor en sociedad, alcanzando con ello un mayor estatus social.

Sin embargo, los efectos de estos tratamientos no fueron permanentes: cuando los fármacos se retiraban, las ratas volvían a su estatus social original. Aún así, el estudio confirma que la ansiedad-rasgo puede predisponer a un estatus social inferior y sugiere que la manipulación farmacológica de las mitocondrias en el núcleo accumbens potencialmente podría influir en el rango social de una persona. El estudio también es el primero en relacionar el metabolismo energético del cerebro con en el establecimiento de las jerarquías sociales.

Carmen Sandi mantiene la cautela, ya que en el estudio participaron ratas y no personas y porque, después de todo, la función del cerebro es sólo uno de los muchos elementos que influyen en la dinámica social. «Las interacciones sociales son inmensamente complejas,» dice la investigadora.

Referencia bibliográfica:

Hollis F, van der Kooij MA, Zanoletti O, Lozano L, Cantó C, Sandi C. Mitochondrial function in the brain links anxiety with social subordination. PNAS (2015). DOI: 10.1073/pnas.1512653112.
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente
  • El primer implante cerebral de Neuralink en un humano está rodeado de misterio 14 febrero, 2024
    Existen dudas sobre si el primer implante cerebral a un humano, anunciado por Elon Musk el 29 de enero, se ha producido realmente, ya que todo está rodeado de falta de transparencia, ausencia de certificación científica, escasos detalles sobre su tecnología, sus métodos y sus resultados.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren un fármaco de animación suspendida que imita la hibernación 14 febrero, 2024
    Descubren un fármaco de "animación suspendida" que imita la hibernación y podría mejorar el trasplante de órganos, asegurar la supervivencia ante lesiones traumáticas y facilitar los viajes espaciales de larga duración.
    Redacción T21
  • La muerte los llama y ellos se juntan 13 febrero, 2024
    Un experimento desarrollado en "granjas de cadáveres" permitió comprobar que la descomposición de cuerpos humanos y de otras especies atrae siempre a las mismas variedades de microorganismos y hongos, sin importar el clima, la estación del año o la ubicación en el globo. Un mejor conocimiento de esta comunidad "universal" de descomponedores permitirá importantes avances […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una corriente oceánica fundamental para el equilibrio climático podría anticipar su colapso 13 febrero, 2024
    Los científicos han descubierto una señal de advertencia clave antes que una corriente crucial del Atlántico colapse y sumerja al hemisferio norte en un verdadero caos climático: la Circulación de Vuelco Meridional del Atlántico (AMOC) genera una liberación de calor que ayuda a mantener a Europa, y también en parte a América del Norte, más […]
    Pablo Javier Piacente