Tendencias21
La ciberterapia ayuda a superar algunas enfermedades de la mente

La ciberterapia ayuda a superar algunas enfermedades de la mente

El ordenador se está convirtiendo cada vez más en una eficaz herramienta para tratar algunas enfermedades de la mente, como el vértigo, el estrés postraumático, el miedo a volar, la esquizofrenia o la paranoia. Los niños pueden aprovechar también estas terapias para corregir desórdenes en la atención escolar. El efecto se consigue mediante juegos o simulaciones virtuales que ayudan a los pacientes a superar sus respectivas enfermedades. Los supervivientes del 11-S pueden figurar entre los beneficiarios de esta forma de medicina conocida como ciberterapia. Por Vanessa Marsh.

La ciberterapia ayuda a superar algunas enfermedades de la mente

Un ordenador puede ayudar a resolver los problemas de la vida, a recuperar la confianza en uno mismo y a superar los problemas sociales y afectivos de una persona, según diferentes experiencias que se enmarcan en lo que ha dado por denominarse ciberterapia.

Investigadores de la Universidad McGill de Canadá, como el doctorando Stéphane Dandenau, se han lanzado a la creación de juegos interactivos como el SE Matrix con la finalidad de conseguir, mediante reacciones rápidas del usuario, fomentar nuevas actitudes sociales y recuperar la autoestima.

Asimismo, un instituto de psiquiatría de Gran Bretaña ha desarrollado un programa que simula una biblioteca pública a través de la cual pacientes sicóticos pueden pasear y cruzarse con personas virtuales.

Usando gafas tridimensionales y con la ayuda de tres enormes pantallas situadas en una gran sala, los pacientes pueden vivir una experiencia casi real en un lugar público, lo que en las circunstancias normales de su vida podría resultar traumático.

Ejercicios como estos ayudan a determinados pacientes a superar su fobia social y el ordenador se convierte en una poderosa herramienta para conseguirlo.

Ventajas de la tecnología

Una de las ventajas que ofrece para estas terapias la realidad virtual es que los personajes que aparecen en estas simulaciones tienen un rostro neutro, lo que ayuda a superar las percepciones paranoicas.

Los ordenadores también se están convirtiendo, mediante programas de este tipo, en una eficaz ayuda para personas que han perdido capacidad de comunicación debido a un trauma, y que encuentran en los mundos paralelos un camino para regresar a la cotidianidad de la vida y de la comunicación humana.

Tal como explica al respecto la Universidad de Harvard, nada de esto pertenece al mundo de los juegos o de la ficción, sino que se está convirtiendo en una sólida herramienta para el tratamiento de determinadas enfermedades de la mente.

El uso eficaz más contrastado de estas ciberterapias se refiere al tratamiento de las fobias. Hasta ahora estos tratamientos se han basado en la presentación al paciente de los objetos de sus fobias, generalmente magnificados, para conseguir la paulatina desaparición del rechazo por parte del enfermo.

Miedo a las alturas

Aunque esta terapia funciona, ha quedado superada por las ventajas de un ejercicio de realidad virtual, ya que permite muchas más posibilidades: graduar la intensidad del objeto que se presenta al paciente, circunscribirlo a un entorno donde no es posible refugiarse en la imaginación y conseguir que el paciente permanezca todo el tiempo en un mismo espacio físico, vigilado de cerca (incluso a través de Internet) por un sicoterapeuta.

La experiencia demuestra la eficacia de estos tratamientos, por ejemplo, en el caso del miedo a las alturas, ya que el espacio virtual permite escalonar la distancia a la tierra en que se sitúa al paciente, alcanzando cada vez niveles superiores y una gradual mejora del miedo a volar.

En estos tratamientos, el paciente vive una experiencia virtual de vuelo como si fuera real, lo que permite personalizar las terapias y forzar al máximo, sin riesgo alguno, la percepción de los pacientes, que en la vida real sólo están disfrutando de un paseo por un espacio virtual creado por ordenador, sin ninguna relación con la experiencia física propiamente dicha.

En los casos de desórdenes causados por estrés traumáticos, en los que lo más corriente es que los pacientes rechacen recordar los episodios vividos, la terapia virtual permite exponer al enfermo a una vivencia evocadora del trauma cuya intensidad se gradúa a medida que evoluciona su estado mental.

Víctimas del 11-S

Esta metodología se ha aplicado a veteranos de la guerra de Vietnam, la mayoría de los cuales mejoraron sensiblemente después de revivir virtualmente los episodios que les habían originado los traumas. Hasta tal punto esto es así que esta terapia se pretende aplicar ahora a los supervivientes del 11-S.

Otros tratamientos con los que se ha experimentado con realidad virtual son las fobias a los animales, el pánico y el miedo a salir a la calle. En el futuro se pretende asimismo aplicar al tratamiento de la esquizofrenia, recreando alucinaciones virtuales que ayuden a los pacientes a superar sus alucinaciones reales.

Los desórdenes en la comida o los complejos de inferioridad respecto al propio cuerpo son otros campos en los que la terapia virtual se ha comprobado que funciona. El trauma de las quemaduras se supera también más fácilmente si en el momento del tratamiento pueden verse imágenes que calman el dolor, como un paisaje invernal.

Los niños pueden aprovechar también estas terapias para corregir desórdenes en la atención escolar y para superar pequeños problemas de convivencia en clase que en ocasiones se convierten en traumas infantiles.

Estamos en los comienzos

Y todo esto ocurre cuando todavía la virtualidad apenas se ha desarrollado ni conseguido el umbral que está llamada a alcanzar, que es la recreación de mundos virtuales que se presentan a los sentidos tan reales como el mundo ordinario.

La anunciada emergencia de ordenadores que pueden leer el pensamiento o interpretar las emociones, ayudará tremendamente al aumento y perfeccionamiento de estas terapias.

De momento las terapias virtuales se practican a muy pequeña escala, si bien cada día surgen más programas y tecnologías que aumentan las probabilidades de que se conviertan en una eficaz ayuda para determinadas enfermedades de la mente.

Temas relacionados:

Cyberterapia: ¿una alternativa válida?

Conferencia Cybertherapy 2004

Las «ciberenfermedades» no existen

Vanessa Marsh

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Las ardillas tienen el secreto de los viajes al espacio profundo 5 febrero, 2022
    La pérdida de masa muscular que sufren los astronautas en el entorno de gravedad cero del espacio se puede subsanar replicando el mecanismo natural que usan las ardillas para hibernar y despertarse meses después en perfecto estado físico.
    Redacción T21
  • Las primeras células se agruparon de forma autónoma, tanto en la Tierra como en Marte 4 febrero, 2022
    La formación autónoma de poblaciones de protocélulas o células primitivas, utilizando la energía presente en superficies naturales, podría haber sido el punto de partida de una ruta que habría culminado en la transformación de entidades no vivas en organismos vivos, según un nuevo estudio. 
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra existía antes que surgiera nuestro planeta 4 febrero, 2022
    La composición química del agua que hoy disfrutamos en la Tierra y que es primordial para la vida existía desde mucho antes de la formación de nuestro planeta: se conformó gracias a depósitos de gas que incluían vapor de agua, en los primeros 200.000 años del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Existe un mundo paralelo oculto? Un experimento con neutrones parece sugerirlo 4 febrero, 2022
    Un experimento desarrollado con neutrones en el reactor nuclear de Grenoble ha descubierto nuevos indicios de que las partículas que desaparecen inexplicablemente podrían haber emigrado a un universo paralelo. Y pueden volver al nuestro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las lunas podrían ser la clave para que los planetas alberguen vida 3 febrero, 2022
    Las lunas podrían ser un elemento crucial para que un planeta tenga la capacidad de albergar vida: según un nuevo estudio, los satélites naturales deben ser grandes en proporción al tamaño del planeta anfitrión, para que las posibilidades de hallar vida se incrementen.
    Pablo Javier Piacente
  • El Sol produce grietas en la magnetosfera de la Tierra 3 febrero, 2022
    El campo magnético de la Tierra o magnetosfera nos protege del viento solar y de los efectos perjudiciales del clima espacial, pero no siempre ofrece una protección completa. Un mecanismo en la magnetosfera permite que las partículas solares se deslicen a través de esta primera línea de defensa, generando un proceso que puede debilitar ciertas […]
    Pablo Javier Piacente
  • El grafeno sirve para generar materia y antimateria a partir del vacío 3 febrero, 2022
    El grafeno puede utilizarse para imitar la producción de partículas y antipartículas que se produce en el vacío que rodea a las estrellas de neutrones. Genera electrones supralumínicos que proporcionan una corriente eléctrica superior a la permitida por la física cuántica de la materia condensada.
    Redacción T21
  • Muchos exoplanetas similares a la Tierra pueden tener vida 3 febrero, 2022
    Una investigación ha descubierto que muchos de los 1.500 exoplanetas similares a la Tierra que han sido identificados pueden tener poderosos campos magnéticos que los protegen de la radiación cósmica y favorecen las condiciones para la vida.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las bacterias intestinales practican sexo para obtener vitamina B12 2 febrero, 2022
    Se sabía que las bacterias intestinales necesitan vitamina B12, pero una nueva investigación muestra que estas bacterias transfieren genes a través del "sexo" para adquirir sus vitaminas. Los microbios intestinales beneficiosos comparten la capacidad de adquirir este preciado recurso entre sí a través de un proceso llamado "sexo bacteriano".
    Pablo Javier Piacente
  • La materia oscura podría generar ondas capaces de ser detectadas 2 febrero, 2022
    La materia oscura macroscópica que viaja a través de las estrellas podría producir ondas de choque potencialmente detectables, según una nueva investigación. La nueva técnica se concentra en los denominados “asteroides oscuros” y las ondas de choque que generan.
    Pablo Javier Piacente