Tendencias21
La crisis climática amenaza a las praderas del mundo

La crisis climática amenaza a las praderas del mundo

Las praderas del mundo están en peligro por los efectos de la crisis climática: la contaminación y otras alteraciones ambientales generalizadas están transformando las plantas que crecen en ellas. Una amenaza para el ganado y para el clima.

La crisis climática amenaza a las praderas del mundo

Desde que surgió el primer Homo sapiens en África, hace aproximadamente 300,000 años, los pastizales han sostenido a la humanidad y a miles de otras especies.

Pero hoy, esos pastizales están cambiando bajo nuestros pies. El cambio global, que incluye el cambio climático, la contaminación y otras alteraciones ambientales generalizadas, están transformando las especies de plantas que crecen en ellas, y no siempre de la manera que esperaban los científicos, revela un nuevo estudio.

Las praderas constituyen más del 40 por ciento de la tierra libre de hielo del mundo. Además de proporcionar alimentos para el ganado y las ovejas criados por humanos, los pastizales albergan animales que no se encuentran en ningún otro lugar en la naturaleza, como el bisonte de las praderas de América del Norte o las cebras y jirafas de las sabanas africanas.

Los pastizales también pueden contener hasta el 30 por ciento del carbono del mundo, lo que los convierte en aliados críticos en la lucha contra el cambio climático. Sin embargo, los cambios en las plantas que comprenden pastizales podrían poner en riesgo esos beneficios.

 «¿Es un buen pastizal para el ganado, o es bueno para almacenar carbono?», se pregunta el autor principal Kim Komatsu, un ecologista de pastizales en el Centro Smithsonian de Investigación Ambiental, en un comunicado.

Especies individuales

«Realmente importa cuáles son las identidades de las especies individuales … Podría tener un sistema de maleza realmente invadido que no sería tan beneficioso para estos servicios de los que dependen los humanos», añade.

El nuevo documento, un metaanálisis publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS), ofrece la evidencia más completa hasta la fecha sobre cómo las actividades humanas están cambiando las plantas de los pastizales.

El equipo analizó 105 experimentos de pastizales en todo el mundo. Cada experimento probó al menos un factor de cambio global, como el aumento de dióxido de carbono, temperaturas más altas, contaminación adicional de nutrientes o sequía.

Algunos experimentos observaron tres o más tipos de cambios. Komatsu y los otros autores querían saber si el cambio global estaba alterando la composición de esos pastizales, tanto en el total de especies presentes como en los tipos de especies.

Pastizales difíciles

Descubrieron que los pastizales pueden ser sorprendentemente difíciles, hasta cierto punto. En general, los pastizales resistieron los efectos del cambio global durante la primera década de exposición. Pero una vez que alcanzaron la marca de 10 años, su especie comenzó a cambiar.

La mitad de los experimentos que duraron 10 años o más encontraron un cambio en el número total de especies de plantas, y casi tres cuartos descubrieron cambios en los tipos de especies.

Por el contrario, solo una quinta parte de los experimentos que duraron menos de 10 años recogieron cualquier cambio de especie. Los experimentos que examinaron tres o más aspectos del cambio global también fueron más propensos a detectar la transformación de los pastizales.

«Creo que son muy, muy resistentes», señala Meghan Avolio, coautora y profesora asistente de ecología en la Universidad Johns Hopkins. «Pero cuando llegan las condiciones que sí cambian, el cambio puede ser realmente importante».

Sorpresa científica

Para sorpresa de los científicos, la identidad de las especies de pastizales puede cambiar drásticamente, sin alterar el número de especies. En la mitad de las parcelas donde las especies individuales cambiaron, la cantidad total de especies se mantuvo igual. En algunas parcelas, casi todas las especies habían cambiado.

«El número de especies es una manera tan fácil y fácil de entender una comunidad … pero lo que no tiene en cuenta es la identidad de la especie», dijo Avolio. «Y lo que estamos encontrando es que puede haber una rotación».

Para Komatsu, es una señal de esperanza que la mayoría de los pastizales puedan resistir los cambios globales inducidos experimentalmente durante al menos 10 años.

«Están cambiando lo suficientemente lento como para que podamos evitar cambios catastróficos en el futuro», dijo.

El factor tiempo

Sin embargo, el tiempo puede no estar de nuestro lado. En algunos experimentos, el ritmo actual del cambio global transformó incluso las «parcelas de control» que no estaban expuestas a presiones de cambio global experimentalmente más altas. Eventualmente, muchas de esas parcelas se veían igual que las parcelas experimentales.

«El cambio global está ocurriendo en una escala mayor que los experimentos que estamos haciendo … Los efectos que esperaríamos a través de nuestros resultados experimentales, estamos comenzando a ver que esos efectos ocurren naturalmente», dijo Komatsu.

Referencia
 
Global change effects on plant communities are magnified by time and the number of global change factors imposed. Kimberly J. Komatsu et al. PNAS, August 19, 2019. DOI:https://doi.org/10.1073/pnas.1819027116
 

RedacciónT21

1 comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los chimpancés curan sus heridas con ungüento de mosquitos masticados 8 febrero, 2022
    Los chimpancés aplican mosquitos masticados para tratar heridas abiertas, lo que podría ser evidencia de automedicación en animales. Esos insectos podrían tener propiedades calmantes: se ha demostrado científicamente que algunos tienen incluso efectos antibióticos o antivirales.
    Redacción T21
  • Descubren cómo el cerebro convierte una idea en música 8 febrero, 2022
    Científicos alemanes han descubierto cómo el cerebro convierte una idea musical en el movimiento de los dedos cuando tocamos el piano, así como que, cuando tocamos a dúo, nuestros cerebros comparten una misma longitud de onda.
    MPS/T21
  • Una bacteria se transforma en un largo hilo para infectar células más rápidamente y crecer sin límites 7 febrero, 2022
    Una bacteria puede mutar su forma hasta convertirse en un interminable hilo y multiplicar por 100 veces su tamaño: de esta manera, logra infectar más células en menos tiempo. Es una virulenta variante de infección bacteriana que no se había identificado hasta el momento.
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan el primer agujero negro fuera de control en la Vía Láctea 7 febrero, 2022
    Por primera vez, un equipo internacional de científicos ha logrado detectar un agujero negro errante, solitario e inactivo en nuestra galaxia, a poco menos de 5.200 años luz de distancia de la Tierra. El misterioso objeto se mueve a través de la Vía Láctea a una velocidad de 45 kilómetros por segundo: los astrónomos confirmaron […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los abismos oceánicos están profusamente poblados de vida prístina 7 febrero, 2022
    Los abismos oceánicos triplican la diversidad microbiana de los niveles superiores de los mares terrestres, pero la mayor parte de esa vida es desconocida por la ciencia: lo revela el análisis de casi 1.700 muestras y dos mil millones de secuencias de ADN recogidas en todo el mundo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El universo temprano estaba siete veces más caliente que el actual 7 febrero, 2022
    El universo temprano tenía una temperatura siete veces mayor que la actual, han comprobado los astrofísicos: utilizaron una nube de vapor de agua proyectada por una lejana galaxia para observar el estado del Universo en sus primeras etapas. Nueva puerta para el estudio de la energía oscura.
    Redacción T21
  • El cerebro es como una máquina del tiempo 6 febrero, 2022
    El cerebro actualiza cada 15 segundos la información que procede de los ojos para que podamos gestionar la vida cotidiana sin que caigamos en alucinaciones. Es como una máquina del tiempo que nos proporciona estabilidad visual.
    Redacción T21
  • Las ardillas tienen el secreto de los viajes al espacio profundo 5 febrero, 2022
    La pérdida de masa muscular que sufren los astronautas en el entorno de gravedad cero del espacio se puede subsanar replicando el mecanismo natural que usan las ardillas para hibernar y despertarse meses después en perfecto estado físico.
    Redacción T21
  • Las primeras células se agruparon de forma autónoma, tanto en la Tierra como en Marte 4 febrero, 2022
    La formación autónoma de poblaciones de protocélulas o células primitivas, utilizando la energía presente en superficies naturales, podría haber sido el punto de partida de una ruta que habría culminado en la transformación de entidades no vivas en organismos vivos, según un nuevo estudio. 
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra existía antes que surgiera nuestro planeta 4 febrero, 2022
    La composición química del agua que hoy disfrutamos en la Tierra y que es primordial para la vida existía desde mucho antes de la formación de nuestro planeta: se conformó gracias a depósitos de gas que incluían vapor de agua, en los primeros 200.000 años del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente