Tendencias21
La cumbre de Copenhague crea una sensación de frustración y fracaso

La cumbre de Copenhague crea una sensación de frustración y fracaso

Todas las esperanzas de científicos, organizaciones sociales, y políticos estaban puestas en el interminable final de la XV Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP-15). Pero el acuerdo de Copenhague, tal y como se esperaba, no ha sido posible. A pesar de ser un progreso por la casi unánime aceptación del acuerdo entre países, el documento no satisface ni a la Unión Europea, más ambiciosa con sus objetivos globales de reducción de emisiones de CO2. Los científicos deberán ser más firmes en expresar que el cambio climático es, sin duda, una realidad. Por Adeline Marcos (SINC).

La cumbre de Copenhague crea una sensación de frustración y fracaso

El acuerdo de Copenhague no es un texto jurídicamente vinculante, ni un documento político. Se queda en una declaración de intenciones. La lucha contra el calentamiento global ha sufrido una derrota al no obtener uno de los principales objetivos, que fuera legalmente vinculante, como se acordó en la hoja de ruta de Bali (Indonesia) en 2007.

Respecto al Protocolo de Kyoto, que sí fue vinculante para 37 países, el nuevo acuerdo supone un avance porque por primera vez incluye a EE UU –uno de los países más contaminantes del mundo-, y a los países emergentes, como China, India, y Brasil. Sin embargo, debido a la creación del tercer y último texto entre un pequeño grupo de 25 países, Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, y Sudán han votado en contra del acuerdo. La ratificación se alargó hasta la mañana del sábado 19 de diciembre.

“Hemos cerrado el acuerdo. No ha sido todo lo que esperábamos, pero es un inicio esencial”, declaró Ban Ki-moon, secretario general de Naciones Unidas en la clausura de la cumbre. El acuerdo de Copenhague reconoce el trabajo científico, y señala que es necesario un calentamiento global inferior a 2ºC para evitar los peores efectos del cambio climático.

La mayoría de los líderes políticos dieron en sus discursos la razón a la ciencia, pero las reacciones de los científicos ante el acuerdo muestran más bien desesperación.

“Desde el punto de vista científico, el acuerdo es un fracaso, y tres cuartos de lo mismo pasa desde un punto de vista político”, afirma a SINC Emiliano Hernández, catedrático de Física de la Atmósfera en la Universidad Complutense de Madrid, que ha publicado varios artículos científicos sobre el aumento de las temperaturas en las últimas décadas.

Según el investigador, “el acuerdo no ha aportado ninguna realidad”, y los líderes políticos “no han tomado ninguna decisión importante”. Hernández critica que los países más contaminantes (EE UU y China) no se hayan puesto de acuerdo en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

El año 2010, clave para el avance definitivo

Los países industrializados tendrán que añadir al acuerdo sus objetivos de reducción de emisiones de CO2 antes del 31 de enero de 2010. En transparencia, una de las cuestiones básicas del acuerdo, los países emergentes tendrán que comunicar sus esfuerzos de reducción de emisiones de CO2 cada dos años, y también deberán incluir sus compromisos voluntarios de reducción de emisiones antes de esa misma fecha.

“Tenemos que ser honestos con lo que hemos obtenido. Nos vamos con un acuerdo en Copenhague, pero las ambiciones para reducir las emisiones de CO2 deben aumentar significativamente si queremos tener el mundo por debajo de un aumento de 2ºC”, comentó Yvo de Boer, secretario ejecutivo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), al final de la COP-15.

Según los científicos, los compromisos desarrollados por los países podrían ser insuficientes para mantener el aumento global de la temperatura por debajo de 2ºC o menos. Por ello, los líderes mundiales han pedido una revisión del acuerdo para el año 2015. En ese momento, será necesario incluir un objetivo a largo plazo para limitar el aumento de la temperatura por debajo de un 1,5ºC.

Uno de los aspectos positivos del acuerdo es la introducción de REDD (Programa de Reducción de Emisiones causadas por la Deforestación y la Degradación de los bosques). El acuerdo reconoce el papel “crucial” de la reducción de emisiones a partir de la deforestación y la degradación de los bosques. Será una de las acciones para la mitigación del cambio climático.

A pesar de los desacuerdos entre países, el fondo económico para ayudar a países vulnerables no ha sido tema de discordia. A partir del Fondo para un Clima Verde de Copenhague, los países apoyarán acciones inmediatas para la lucha contra el calentamiento global. El compromiso de este fondo por parte de los países industrializados es de unos 30.000 millones de dólares americanos para los años 2010, 2011 y 2012. A largo plazo, estos países movilizarán cerca de 100.000 millones de dólares para 2020 para prestar ayuda a los países en vías de desarrollo.

Más ciencia, más evidencias, más predicciones

“El acuerdo ha aportado mayor sensibilidad en cuestiones climáticas”, apunta a SINC Hernández que añade que ha permitido concienciar “de alguna forma” sobre la necesidad de actuar frente al cambio climático. Pero la sensación de este científico es que “la gente no entiende todavía bien lo que supone el calentamiento global”, y el “vaivén” político no ha contribuido a un mejor entendimiento.

Sin embargo, el acuerdo ofrece la oportunidad de trazar un “camino idóneo” para aprender a “no desperdiciar la energía, y a utilizarla bien”, aclara el físico. El reto de los científicos es ahora mayor, pero también “más de fiar” porque las predicciones son cada vez más precisas.

Antes de perder por completo la esperanza, “el camino científico debe crear más ilusión para tomar mayores notas de que el cambio climático es una realidad”, manifiesta Hernández. Pero el siguiente objetivo es que “China y EE UU negocien entre ellos y que el acuerdo sea vinculante”, afirma el investigador español.

“Ahora tenemos un paquete con el que trabajar y empezar la acción inmediata. No obstante, debemos ser claros. Esto es una declaración de intenciones y no es preciso para lo que necesitamos hacer en términos legales. El reto es convertir lo que hemos acordado políticamente en Copenhague en algo real, que pueda ser medido y comprobable”, ha revelado De Boer.

La próxima gran cita será en México, a finales de 2010. Todavía queda mucho por hacer y debatir, pero la ciencia seguirá demostrando que llegar a un acuerdo fuerte y decisivo es la única oportunidad para proteger a las próximas generaciones.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente