Tendencias21
La energía eólica no es una panacea

La energía eólica no es una panacea

La energía eólica no es tan prometedora como se pensaba: su desarrollo intensivo contribuiría al aumento de la temperatura terrestre, su impacto ambiental multiplicaría por 10 el de la energía solar y su rendimiento energético es 100 veces menor de lo estimado.

La energía eólica no es una panacea

Dos investigadores de la Universidad de Harvard, Lee Miller y David Keith, publican en las revistas Joule y Environmental Research Letters, sendos artículos en los que analizan los datos sobre la electricidad generada por el viento y la situación de las turbinas existentes para determinar la validez efectiva de la energía eólica como fuente alternativa a los combustibles fósiles.

En el primer estudio señalan que la ubicación de las turbinas eólicas redistribuyen las masas de aire caliente y húmedo en la atmósfera y que por ello contribuyen al calentamiento del planeta.

Según sus cálculos, alimentar a Estados Unidos en electricidad de origen eólico requeriría de cinco a 20 veces más tierra de lo que se pensaba anteriormente y provocaría un aumento de 0,54ºC de la temperatura de superficie en la parte del país donde estén colocadas las turbinas, así como un aumento de 0,24ºC en el resto del país.

Eso significa que el desarrollo de la energía eólica como fuente alternativa a los combustibles fósiles  excede la reducción planeada de las temperaturas globales y podría tener efectos locales perjudiciales, si bien tampoco contribuiría al calentamiento global tanto como los gases de efecto invernadero.

Mejor la solar

En el segundo estudio, los autores concluyen que el impacto ambiental de las centrales solares sería 10 veces menor que el de las eólicas, por una generación de electricidad equivalente, lo que indica que la huella ambiental de la energía eólica generalizada podría ser mucho mayor de lo que se pensaba hasta ahora.

«Para el viento, encontramos que la densidad de potencia promedio, es decir, la tasa de generación de energía, dividida por el área que abarca la planta eólica, es hasta 100 veces menor que las estimaciones de algunos expertos en energía reconocidos», explica Miller, autor principal de ambos artículos, a The Harvard Gazette.

“La mayoría de estas estimaciones no tuvieron en cuenta la interacción turbina-atmósfera. Para una turbina eólica aislada, las interacciones no son importantes en absoluto, pero una vez que los parques eólicos tienen más de cinco a 10 kilómetros de extensión, estas interacciones tienen un gran impacto en la densidad de potencia», añade.

Las densidades de energía eólica basadas en observaciones también son mucho más bajas que las estimaciones del Departamento de Energía de los Estados Unidos y del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), señalan ambos autores.

Impacto local

Las simulaciones de Keith y Miller no consideran sin embargo ningún impacto en la meteorología a escala global, por lo que sigue siendo un poco incierto cómo este despliegue de energía eólica en Estados Unidos podría afectar al clima en otros países.

«El trabajo no debe verse como una crítica fundamental de la energía eólica. Algunos de los impactos del viento pueden ser beneficiosos. Por lo tanto, el trabajo debe considerarse como un primer paso para ser más serios en la evaluación de estos impactos», añade Keith.

«Nuestra esperanza es que nuestro estudio, combinado con las recientes observaciones directas, marque un punto de inflexión en el que los impactos climáticos de la energía eólica comiencen a recibir una seria consideración en las decisiones estratégicas sobre la descarbonización del sistema energético», concluye.

El Bulletin of the Atomic Scientists no ha tardado en reaccionar a la publicación de ambos artículos para aclarar que ninguno de los estudios se sugiere que las turbinas eólicas causen el cambio climático, aumenten las temperaturas globales o disminuyan el beneficio de alejarse de los combustibles fósiles.

Referencias

Climatic Impacts of Wind Power. Joule, October 4, 2018. 
DOI:https://doi.org/10.1016/j.joule.2018.09.009

Observation-based solar and wind power capacity factors and power densities. Environmental Research Letters, 13 104008. DOI: https://doi.org/10.1088/1748-9326/aae102

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Usan pequeños remolinos magnéticos para generar verdaderos números aleatorios 16 febrero, 2022
    Una nueva investigación ha utilizado las propiedades magnéticas de una partícula hipotética para generar eficientemente 10 millones de números verdaderamente aleatorios por segundo, útiles en criptografía y computación probabilística.
    Brown University/T21
  • Una nueva fórmula podría demostrar que vivimos en un universo holográfico 16 febrero, 2022
    Una nueva investigación propone una fórmula para penetrar en el interior de un agujero negro, conciliar física cuántica y relatividad y confirmar la vieja suposición de que el universo es un enorme holograma.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los hombres dicen "te amo" antes que las mujeres 15 febrero, 2022
    Un estudio pionero en comparar las actitudes hacia las confesiones de amor en tres continentes diferentes concluye que los hombres dicen “te amo” con una semana de anticipación a las mujeres, cuando una relación sentimental se está iniciando. 
    Pablo Javier Piacente
  • Confirman que pueden existir galaxias despojadas de materia oscura 15 febrero, 2022
    La materia oscura no es un componente común a todas las galaxias: algunas de ellas pueden perderla luego de una violento interacción con galaxias de mayor tamaño, según una nueva investigación. En una simulación, los científicos identificaron siete galaxias que podrían existir sin la mayor parte de su materia oscura.
    Pablo Javier Piacente
  • La Inteligencia Artificial puede impedir que los satélites colisionen con los desechos espaciales 15 febrero, 2022
    Una nueva metodología desarrollada en la UPM utiliza la Inteligencia Artificial para predecir con exactitud el flujo solar y el tránsito de los desechos espaciales, con la finalidad de impedir colisiones que alteren la constelación de satélites de la industria espacial.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Récord mundial en la física de altas energías 15 febrero, 2022
    En lo que representa un nuevo récord mundial, el experimento internacional KArlsruhe TRItium Neutrino (KATRIN) ha limitado la masa de neutrinos con una precisión sin precedentes, rompiendo así una barrera en la física de neutrinos.
    KIT/T21
  • Una serie de "tornados celulares" esculpen nuestros órganos 14 febrero, 2022
    Una compleja organización espontánea de las células a modo de “tornados” produce fuerzas que logran modelar tejidos y órganos: de esta manera, las células van cincelando lentamente la forma de las estructuras internas del cuerpo humano.
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan rayos X de alta energía provenientes de Júpiter 14 febrero, 2022
    Júpiter emite rayos X en longitudes de onda de alta energía: emanadas de las auroras permanentes del planeta gigante, y detectadas por el telescopio de rayos X NuSTAR de la NASA, las emisiones son la luz más energética identificada hasta el momento que provenga de cualquier planeta en el Sistema Solar, con excepción de la […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un chip que se puede configurar como el cerebro humano 14 febrero, 2022
    Investigadores de la Universidad de Purdue en Estados Unidos han desarrollado un chip electrónico que actualiza por sí mismo sus circuitos electrónicos. Es capaz de aprender continuamente y de servir de base a un ordenador que operaría como el cerebro biológico.
    Redacción T21
  • La vida pudo haber surgido en el espacio y no solo en la Tierra 14 febrero, 2022
    Una investigación que ha recreado en laboratorio las condiciones que prevalecen en las nubes moleculares cósmicas ha comprobado que los mecanismos básicos de la vida pueden desarrollarse en las condiciones extremas del espacio y que la vida no es una condición única de planetas como la Tierra.
    Eduardo Martínez de la Fe