Tendencias21
La investigación médica está desasistida para luchar contra las nuevas enfermedades

La investigación médica está desasistida para luchar contra las nuevas enfermedades

Un informe elaborado por el Instituto de Medicina de Estados Unidos denuncia la falta de cooperación internacional y la carencia de recursos para atender problemas de salud pública como el planteado con la neumonía atípica procedente de Oriente. Sólo un programa internacional de investigación podría reducir los riesgos derivados de las nuevas enfermedades, pero los políticos van por otros derroteros ajenos a los problemas que, siendo hoy aún menores, tienen la capacidad potencial de convertirse en graves y de adquirir dimensiones planetarias. Por Vanessa Marsh.

La investigación médica está desasistida para luchar contra las nuevas enfermedades

La alarma crece en la comunidad científica por el avance del así denominado Síndrome Respiratorio Agudo Severo (severe acute respiratory síndrome) SARS, la neumonía atípica que ya está presente en una treintena de países y que ha provocado la hospitalización de tres mil quinientas personas.

Para los especialistas en enfermedades infecciosas el choque provocado por este episodio incontrolado es brutal y el impacto se agrava por las circunstancias que empeoran el progreso de esta enfermedad.

Según denuncia un reciente informe elaborado por el Instituto de Medicina de Estados Unidos, denominado Microbial Tretas to Health: Emergence, Detection and Response, en materia de enfermedades infecciosas la investigación lo que ha hecho hasta ahora principalmente es perder el tiempo.

Esta sensación se desprende del escaso nivel de cooperación internacional en la lucha contra los virus y de la carencia de fondos públicos para atender debidamente los peligros que representan las infecciones para la salud humana.

Investigaciones atrasadas

El informe alarma especialmente sobre el estado de las investigaciones sobre los medicamentos y las vacunas y sobre el traspaso de los conocimientos adquiridos a los productos.

Destaca al respecto que existe en el mundo una carencia cruel de antibióticos capaces de combatir el creciente número de bacterias resistentes a los medicamentos, ya que de todos los que están presentes en el mercado sólo uno aporta algo nuevo: todos los demás funcionan con los mismos mecanismos de los que ya existen, ineficaces ante muchas bacterias.

Los medicamentos antivíricos brillan por su ausencia, añade el informe del Instituto de Medicina. A diferencia de las bacterias, que son seres vivos, los virus desafían con mayor fuerza a la medicina porque se asemejan tanto a nuestro material genético que combatirlos pone en riesgo la salud y, además, evolucionan rápidamente.

Riesgos económicos

Los laboratorios consideran ante esta constatación que invertir en investigación antivírica es muy arriesgado, por lo que en consecuencia se frustra el desarrollo de nuevos productos asociados a estos episodios.

Por lo que respecta a las vacunas, la situación, si cabe, es todavía peor: debido a las limitaciones económicas del sector, caracterizado por débil rentabilidad, grandes responsabilidades y costos de investigación elevados, en la actualidad sólo cuatro grandes laboratorios producen en el mundo vacunas.

La principal dificultad para el desarrollo de estas líneas de investigación estrechamente relacionadas con la salud humana es la falta de dinero, ya que combatir estos peligros no puede estar condicionado únicamente a la lógica del mercado, incapaz de dar respuesta a estas necesidades.

Programa internacional

La necesidad más apremiante para afrontar episodios como el del SRAS y de otros que puedan surgir es la elaboración y financiación de un programa internacional de salud pública por parte de los países desarrollados.

Pero la política aparentemente va por otros derroteros ajenos a los problemas que, siendo hoy aún menores, tienen la capacidad potencial de convertirse en graves y de adquirir dimensiones planetarias.

Vanessa Marsh

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El cerebro es como una máquina del tiempo 6 febrero, 2022
    El cerebro actualiza cada 15 segundos la información que procede de los ojos para que podamos gestionar la vida cotidiana sin que caigamos en alucinaciones. Es como una máquina del tiempo que nos proporciona estabilidad visual.
    Redacción T21
  • Las ardillas tienen el secreto de los viajes al espacio profundo 5 febrero, 2022
    La pérdida de masa muscular que sufren los astronautas en el entorno de gravedad cero del espacio se puede subsanar replicando el mecanismo natural que usan las ardillas para hibernar y despertarse meses después en perfecto estado físico.
    Redacción T21
  • Las primeras células se agruparon de forma autónoma, tanto en la Tierra como en Marte 4 febrero, 2022
    La formación autónoma de poblaciones de protocélulas o células primitivas, utilizando la energía presente en superficies naturales, podría haber sido el punto de partida de una ruta que habría culminado en la transformación de entidades no vivas en organismos vivos, según un nuevo estudio. 
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra existía antes que surgiera nuestro planeta 4 febrero, 2022
    La composición química del agua que hoy disfrutamos en la Tierra y que es primordial para la vida existía desde mucho antes de la formación de nuestro planeta: se conformó gracias a depósitos de gas que incluían vapor de agua, en los primeros 200.000 años del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Existe un mundo paralelo oculto? Un experimento con neutrones parece sugerirlo 4 febrero, 2022
    Un experimento desarrollado con neutrones en el reactor nuclear de Grenoble ha descubierto nuevos indicios de que las partículas que desaparecen inexplicablemente podrían haber emigrado a un universo paralelo. Y pueden volver al nuestro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las lunas podrían ser la clave para que los planetas alberguen vida 3 febrero, 2022
    Las lunas podrían ser un elemento crucial para que un planeta tenga la capacidad de albergar vida: según un nuevo estudio, los satélites naturales deben ser grandes en proporción al tamaño del planeta anfitrión, para que las posibilidades de hallar vida se incrementen.
    Pablo Javier Piacente
  • El Sol produce grietas en la magnetosfera de la Tierra 3 febrero, 2022
    El campo magnético de la Tierra o magnetosfera nos protege del viento solar y de los efectos perjudiciales del clima espacial, pero no siempre ofrece una protección completa. Un mecanismo en la magnetosfera permite que las partículas solares se deslicen a través de esta primera línea de defensa, generando un proceso que puede debilitar ciertas […]
    Pablo Javier Piacente
  • El grafeno sirve para generar materia y antimateria a partir del vacío 3 febrero, 2022
    El grafeno puede utilizarse para imitar la producción de partículas y antipartículas que se produce en el vacío que rodea a las estrellas de neutrones. Genera electrones supralumínicos que proporcionan una corriente eléctrica superior a la permitida por la física cuántica de la materia condensada.
    Redacción T21
  • Muchos exoplanetas similares a la Tierra pueden tener vida 3 febrero, 2022
    Una investigación ha descubierto que muchos de los 1.500 exoplanetas similares a la Tierra que han sido identificados pueden tener poderosos campos magnéticos que los protegen de la radiación cósmica y favorecen las condiciones para la vida.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las bacterias intestinales practican sexo para obtener vitamina B12 2 febrero, 2022
    Se sabía que las bacterias intestinales necesitan vitamina B12, pero una nueva investigación muestra que estas bacterias transfieren genes a través del "sexo" para adquirir sus vitaminas. Los microbios intestinales beneficiosos comparten la capacidad de adquirir este preciado recurso entre sí a través de un proceso llamado "sexo bacteriano".
    Pablo Javier Piacente