Tendencias21

La tecnología podría moderar el cambio climático

La comunidad científica de Estados Unidos ha concebido una serie de tecnologías que en teoría son capaces de atemperar el cambio climático. Estas tecnologías pretenden por lo general controlar los efectos nocivos del CO2, aunque también proponen construir un gran espejo entre la Tierra y el Sol para filtrar las radiaciones infrarrojas, así como crear un anillo de particulas alrededor de nuestro planeta que reduzca la temperatura global. No son ideas de ciencia ficción, sino posibilidades tecnológicas que pretenden otras soluciones al cambio climático que no pasen por sacrificios económicos. Por Vanessa Marsh.

La tecnología podría moderar el cambio climático

La tecnología puede ayudar a combatir los efectos del cambio climático, según un dossier que publica en su edición de agosto la revista Popular Science. La revista considera que existen soluciones alternativas a la reducción del consumo de productos contaminantes. Esas tecnologías podrían ser aplicadas en los próximos años para refrescar el clima de la Tierra, si realmente demuestran su viabilidad y eficacia.

El dossier, en realidad, recoge las conclusiones de una reflexión suscitada en el seno de la comunidad científica por el Presidente Bush, en el marco del Climate Change Technology Program. El dossier detalla una serie de tecnologías susceptibles de ser aplicadas en las próximas décadas.

Una de las tecnologías consiste en enterrar bajo tierra el dióxido de carbono (CO2), en un estado conocido como supercrítico, así como otros gases de efecto invernadero como el metano. Algunas experiencias desarrolladas en el marco del Weyburn Project confirman lo que se ha avanzado en este campo, al que nos referimos oportunamente en otro artículo de Tendencias.

Otra de las tecnologías descritas consiste en retirar las moléculas de CO2 presentes en el aire mediante filtros gigantes, si bien se considera una tecnología cara en relación con los resultados previsibles.

La fertilización de los mares estériles del globo con hierro en polvo para favorecer el crecimiento de plancton, gran consumidor de CO2, es otra de las alternativas consideradas, si bien entraña el riesgo de que esta terapia marina tenga efectos nocivos sobre las cadenas alimenticias de las especies marinas.

Otras posibilidades consideradas son la petrificación del CO2 mediante reacciones químicas deliberadas para reducir su impacto medioambiental, así como aumentar la nubosidad del planeta para disminuir la luz solar recibida por la Tierra, a partir de las condensaciones tropicales.

Colocar un gran espejo gigante entre la Tierra y el Sol es otra de las tecnologías propuestas, que supuestamente filtraría el 1% de las radiaciones infrarrojas y permitiría estabilizar el clima terrestre. Es la alternativa más cara y sólo se utilizaría si las demás no se aceptaran.

Anillo de partículas rodeando la Tierra

Además de estas propuestas recogidas por Popular Science, existen otro conjunto de medidas elaboradas por el Climate Change Technology Program que pueden consultarse aquí.

Por otro lado, la revista Acta Astronautica publica en su edición de julio un interesante artículo del que informa Livescience. En ese artículo se señala que el calentamiento global podría detenerse gracias a un anillo artificial que rodeara la Tierra.

Sería un anillo formado por pequeñas partículas y por naves espaciales con paraguas reflectantes que darían sombra a los trópicos. De esta forma, se evitarían las temperaturas extremas que afectan a esta zona del planeta.

El anillo, no obstante, tendría efectos secundarios, puesto que iluminaría incluso la noche terrestre: deberíamos vivir como si siempre tuviéramos Luna llena, debido a la dispersión permanente de las partículas de luz solar que provocaría el anillo.

Imitación de la naturaleza

Esta posibilidad de dispersar la luz solar se da en la naturaleza. En las erupciones volcánicas se bombean aerosoles a la atmósfera, lo que enfría el clima global alrededor de un grado. Esta fórmula se ha propuesto también para realizarla artificialmente, añadiendo polvo metálico a las nubes de humo, de tal forma que éste llegue a la atmósfera y reflecte mayor cantidad de luz solar en dirección al espacio.

En el caso del anillo, las partículas reflectantes deberían provenir del interior de la Tierra, de la Luna o de asteroides. Se pondrían en órbita alrededor del ecuador terrestre. Alternativamente, podrían utilizarse también pequeñas naves espaciales que desplegaran paraguas reflectantes.

De esta manera, al lanzar sombra sobre los trópicos en primer lugar, se conseguiría una efectividad máxima en el enfriamiento de las partes más calientes de nuestro planeta. El coste total de este proyecto de anillo terrestre representaría la mitad del presupuesto de la NASA y ahorraría muchas inversiones compensatorias establecidas en el protocolo de Kyoto, según sus promotores.

Nuevas preocupaciones

De la publicación de ambos artículos, que a pesar de su apariencia responden más a las posibilidades tecnológicas reales que a la ciencia ficción, se desprende que la preocupación política por el cambio climático aumenta a medida que se acentúan sus efectos perceptibles.

La idea de que la tecnología puede evitar la reducción del consumo de productos contaminantes que tanto condiciona el crecimiento económico, es uno de los argumentos de la Administración Bush para rechazar los compromisos del Protocolo de Kyoto.

Para Estados Unidos, la solución a largo plazo del problema climático no está en moderar el crecimiento económico, sino en aplicar tecnologías que permitan reducir el impacto del CO2 en el clima y estabilizar de esta forma la tendencia al alza de la temperatura global.

Estas tecnologías, ciertamente, pueden ser útiles, pero todavía no están validadas completamente en ninguno de los casos. La política de mantener los niveles de contaminación a la espera de que la tecnología resuelva el problema suscita por lo demás inquietudes, tal como ha reflejado la revista Automates Intelligents.

De un lado, porque esa política refleja un nuevo intento de protagonizar progresos tecnológicos a favor de empresas que pertenecen a uno solo de los países del planeta, ya que la realidad es que son por lo general estas empresas las que están mejor preparadas para estos desafíos tecnológicos.

De otro lado, inquieta la reiterada actitud norteamericana de promover tecnologías y decisiones que afectan al conjunto del planeta, sin tener en cuenta las opiniones y propuestas de los demás países.

Vanessa Marsh

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El posible descarte de la inflación cósmica resquebraja los cimientos del Big Bang 4 noviembre, 2022
    Un nuevo estudio plantea que la inflación cósmica, un punto en la infancia del Universo cuando el espacio-tiempo se expandió exponencialmente y que es crucial en la teoría del Big Bang, podría descartarse rápidamente como posibilidad a partir de nuevos descubrimientos. Estos hallazgos serían posibles en las próximas décadas, de la mano de un gran […]
    Pablo Javier Piacente
  • Marte tuvo un océano en su hemisferio norte 4 noviembre, 2022
    Los científicos descubrieron en Marte más de 6.500 kilómetros de crestas fluviales, que son probablemente deltas de ríos erosionados o cinturones de canales submarinos: los restos de una antigua costa marciana, en torno a un océano o un gran mar que habría existido en el planeta rojo hace aproximadamente 3.500 millones de años, y que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los agujeros negros en estado cuántico rompen los límites de lo extraño 4 noviembre, 2022
    El Universo nos está revelando que siempre es más extraño, misterioso y fascinante de lo que la mayoría de nosotros podríamos haber imaginado: un nuevo estudio ha descubierto que los agujeros negros, afectados por el fenómeno de superposición cuántica, pueden tener masas muy diferentes al mismo tiempo: extrapolando esta idea a una persona, significaría que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Científicos y teólogos alemanes se suman a la rebelión científica por la inacción climática 4 noviembre, 2022
    “Salvemos la creación” de la catástrofe climática es el grito de relevantes figuras de la iglesia católica alemana que se han unido a la rebelión científica en Múnich pidiendo una nueva alianza entre la ciencia y la fe.
    Alberto Coronel/Agnès Delage
  • Se avecinan tiempos muy excitantes para la astronomía gracias a a una lejana galaxia 3 noviembre, 2022
    El detector IceCube, situado bajo la capa de hielo antártico, ha identificado una galaxia que está a 47 millones de años luz como origen de los neutrinos de alta energía, sugiriendo así que los núcleos activos de galaxias no solo emiten rayos cósmicos, sino también estos mensajeros cósmicos que contienen los secretos del universo.
    SMC/T21
  • Sigue la búsqueda del cerebro de Albert Einstein 3 noviembre, 2022
    Partes del cerebro de Einstein, dividido luego de su fallecimiento en 1955, siguen desaparecidas: su hallazgo sería crucial para determinar finalmente si el cerebro del genial físico era diferente al del resto de los mortales y por qué.
    Pablo Javier Piacente
  • Un nuevo cohete chino fuera de control amenaza a la Tierra 3 noviembre, 2022
    China permitirá una vez más que un cohete fuera de control caiga del cielo, concretamente este 4 de noviembre: no es la primera vez que una etapa del cohete Long March 5B puede caer sobre un área poblada. La estructura, de 21 toneladas métricas, ha comenzado un reingreso descontrolado y potencialmente peligroso a la atmósfera […]
    Pablo Javier Piacente
  • La reproducción en ratones responde a criterios de calidad neuronal y la agresión a la cantidad 3 noviembre, 2022
    El cerebro del ratón dispone de una puerta que regula la activación de neuronas según se precise aparearse con una hembra o atacar a otro macho: en el primer caso opta por la calidad, en el segundo por la cantidad de neuronas implicadas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Explican científicamente por qué los gatos tienen siete vidas 3 noviembre, 2022
    Una combinación de la reducción de la velocidad de aterrizaje debido a la aerodinámica, de las propiedades de resorte de sus patas y de la relación entre la masa corporal y el diámetro de sus huesos, le dan al gato las siete vidas que se le atribuyen.
    N+1/T21
  • Los colores que vemos viven en nuestros ojos, nuestro cerebro, nuestra cultura y el entorno 2 noviembre, 2022
    El color está en los ojos y el cerebro del espectador: la forma en que vemos y describimos los tonos varía ampliamente entre las personas por múltiples razones. Según un nuevo estudio, estas variaciones están determinadas por variables como nuestra estructura ocular individual, la forma en que nuestro cerebro procesa las imágenes, qué idioma hablamos […]
    Pablo Javier Piacente