Tendencias21
La transmisión cultural se da también entre animales

La transmisión cultural se da también entre animales

Un estudio con monos vervet ha demostrado que los individuos de esta especie se adaptan rápidamente a las costumbres de grupos nuevos, aunque sean distintas a sus costumbres originales. Por otra parte, una investigación con ballenas jorobadas ha constatado que estas aprenden unas de otras nuevas técnicas de caza. Los hallazgos revelan que la transmisión cultural no es exclusiva del ser humano sino que también se encuentra en el mundo animal, y que se puede aprender mucho sobre las fuerzas que han impulsado la evolución de nuestra propia cultura a partir del análisis de otras especies. Por Yaiza Martínez.

La transmisión cultural se da también entre animales

La tendencia humana a adoptar el comportamiento de otros ha sido detectada también en primates no humanos por investigadores de la Universidad de St Andrews, en Escocia.

Los científicos Erica van de Waal, Andrew Whiten y Christèle Borgeaud analizaron el comportamiento de monos vervet, una especie de primate catarrino de la familia Cercopithecidae ampliamente distribuida por el África subsahariana, para tratar de determinar hasta qué punto las crías de esta especie se ven influenciadas por los hábitos de sus madres.

En estas observaciones, sin embargo, constaron un hecho bastante sorprendente (no relacionado con las crías): los monos vervet macho y adultos que migran a nuevos grupos se adaptan rápidamente a las normas sociales de sus nuevos compañeros, incluso cuando estas normas no tienen sentido para ellos.

Whiten explica sobre este hallazgo en un comunicado de la Universidad de St Andrews que esta inconstancia de los machos –su voluntad de cumplir con las normas locales, a pesar de sus propias costumbres- puede parecer una respuesta sin sentido. «Pero después de todo, los seres humanos se comportan del mismo modo cuando se adentran en culturas que les son ajenas”. El estudio ha sido señalado ya por los principales expertos como una rara prueba de «transmisión cultural» entre primates salvajes.

Allá donde fueres…

Los hallazgos, que han aparecido detallados en Science, podrían ayudar a explicar la evolución del deseo humano de conocer las costumbres locales cuando se visita un nuevo lugar o una nueva cultura.

Este comportamiento adaptativo tendría “sentido en la naturaleza, ya que el conocimiento de los otros a menudo es la mejor guía de comportamientos óptimos en cada entorno”, añade Whiten.

En una primera fase de su investigación, los científicos proporcionaron a dos grupos de monos salvajes maíz teñido de dos colores (rosa y azul), uno de ellos con un sabor repugnante. Así, un grupo aprendió pronto a comer uno y a rechazar otro; y en el otro grupo ocurrió a la inversa.

Las crías nacidas en ambos grupos comían maíz del mismo color que comían sus madres. Pero los machos adultos recién llegados a cada grupo (los monos vervet migran entre grupos en la época del celo) pasaron a elegir el maíz preferido por sus nuevos compañeros, aunque en su grupo original se comiera el maíz del otro color. Nueve de cada diez machos optaron por esta actitud, a pesar de sus propias costumbres.

Según Erica van de Waal: «La voluntad de los machos inmigrantes de adoptar las preferencias de sus nuevos grupos nos sorprendió a todos. El comportamiento de imitación constatado -tanto en crías como en machos adultos- revela la potencia y la importancia del aprendizaje social en primates salvajes, que llegan incluso a conformarse, una actitud tan conocida entre los seres humanos «.

La transmisión cultural se da también entre animales

La deslumbrante inteligencia de las ballenas

Un segundo estudio de la Universidad de St Andrews ha revelado, por otra parte, que las ballenas jorobadas son capaces de transmitirse unas a otras técnicas de caza, del mismo modo que lo harían los humanos.

En este caso, los científicos descubrieron que una nueva técnica de caza se ha extendido al 40% de los individuos de una población de ballenas jorobadas en menos de 30 años, informa dicha Universidad en otro comunicado. Los resultados de este estudio también se han publicado en Science.

La comunidad de ballenas jorobadas de Nueva Inglaterra, EEUU, se vio en la necesidad de buscar nuevas presas tras la decadencia de las poblaciones de arenque -su principal alimento- sufrida en la década de 1980.

La solución que idearon las ballenas entonces fue la de golpear el agua con sus colas para aturdir a sus presas y comérselas con facilidad. Esta técnica se ha extendido a través de la población mediante la transmisión cultural, aseguran los investigadores.

Lucas Rendell, profesor de la Escuela de Biología de la Universidad de St Andrews y uno delos autores del estudio, afirma que: «Nuestro estudio demuestra realmente cómo la transmisión cultural es fundamental en las poblaciones de ballenas jorobadas. Los individuos de esta especie no aprenden unos de otros solo de sus famosos cantos, sino que además adquieren un conocimiento de técnicas de caza que les permite contrarrestar los efectos de los cambios ecológicos «.

El equipo aplicó una técnica de análisis de difusión en red para determinar los patrones de propagación de información en las redes sociales de estas ballenas. Sus observaciones demostraron que este nuevo comportamiento se había extendido por transmisión cultural, siguiendo el mismo proceso que subyace a la diversidad de la cultura humana.

Los datos de la investigación fueron recogidos desde las numerosas embarcaciones que, destinadas a la observación de ballenas, patrullan las aguas del Golfo de Maine (situado en el océano Atlántico, en la costa noreste de Norteamérica) durante el verano.

Los científicos afirman que se puede aprender mucho sobre las fuerzas que impulsan la evolución de la cultura, buscando fuera de nuestro propio linaje ancestral, a través del estudio de atributos similares en grupos que se han desarrollado en un ambiente radicalmente diferente al nuestro, como el grupo de los cetáceos.

Por otro lado, los investigadores creen que sus resultados refuerzan el argumento de que los cetáceos – ballenas y delfines- han desarrollado capacidades culturales sofisticadas.

La transmisión cultural se da también entre animales

Chimpancés cultos

Estos estudios sugieren que existe cultura entre los animales, a pesar de que se tiende a pensar que esta es un atributo exclusivo del ser humano.

En 2011, un artículo publicado en Nature bajo el título: “Simios en África. Los chimpancés cultos”, en el que también se hablaba de trabajos realizados por los científicos de St Andrews, señalaba que existe un creciente reconocimiento del hecho de que muchos animales exhiben algún tipo de cultura.

En concreto, los chimpancés, que comparten el 98% de sus genes con los humanos, presentan el conjunto más variado de comportamientos culturales documentados del mundo animal.

Estos comportamientos destacan por su diversidad: algunos chimpancés bailan lentamente al inicio de las tormentas y otros no los hacen; algunos usan varas largas –y otros varas cortas- para sacar hormigas de los hormigueros… ¿Por qué no todos hacen las mismas cosas?

En el artículo de Nature se explicaba que estas diferencias podrían tener su origen en una combinación de factores: por un lado los genes, por otro la ecología o la presión del entorno. Pero parece que existe un tercer factor: la transmisión social de los conocimientos. Este ultimo hace que “la diferencia entre humanos y animales resulte cada vez menos clara”.

Referencias bibliográficas:

E. van de Waal, C. Borgeaud, A. Whiten. Potent Social Learning and Conformity Shape a Wild Primate’s Foraging Decisions. Science (2013). DOI:10.1126/science.1232769.

J. Allen, M. Weinrich, W. Hoppitt, L. Rendell. Network-Based Diffusion Analysis Reveals Cultural Transmission of Lobtail Feeding in Humpback Whales. Science (2013). DOI:10.1126/science.1231976.

Gayathri Vaidyanathan. Apes in Africa: The cultured chimpanzees. Nature (2011). DOI: 10.1038/476266ª.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente