Tendencias21

La UPM es la universidad española más innovadora, según IUNE

La Universidad Politécnica de Madrid es la que obtiene el mayor número de proyectos de investigación de los programas marco de la Unión Europea, seguida de la Universidad Politécnica de Cataluña y la Politécnica de Barcelona, según el Observatorio IUNE sobre la I+D de las universidades españolas. Sus resultados muestran que, en un ámbito global, se observa un incremento anual de la productividad investigadora universitaria.

La UPM es la universidad española más innovadora, según IUNE

El Observatorio IUNE sitúa una vez más a la Universidad Politécnica de Madrid como la primera universidad española en competitividad e innovación. Esta herramienta ofrece los resultados más significativos de la actividad científica de las universidades españolas públicas y privadas.

Según este análisis, la UPM es la universidad que obtiene un mayor número de proyectos, un total de 282, en los Programas Marco de la Unión Europea (UE). En la VII de estas convocatorias, la UPM ha participado en un total de 198 proyectos hasta el momento, con un retorno de 53,5 millones de euros, una cifra que se ha duplicado respecto al programa anterior.

Las universidades Politécnica de Cataluña y de Barcelona ocupan la segunda y tercera posición, con 224 y 176 proyectos, respectivamente.

El Observatorio IUNE es resultado del trabajo realizado por un grupo de investigadores pertenecientes a las universidades que integran la “Alianza 4U”: Universidad Carlos III de Madrid, Universidad Autónoma de Madrid, Universidad Autónoma de Barcelona y Universidad Pompeu Fabra.

Para realizar este estudio, se utilizan 42 indicadores que abarcan diversos aspectos de la actividad universitaria: profesorado, reconocimiento, actividad científica, innovación, competitividad y capacidad formativa. Se acaba de presentar la información relativa al período 2002-2010, que se actualizará anualmente en todos los indicadores obtenidos.

Primera en innovación

Sus resultados muestran que, en un ámbito global, se observa un incremento anual de la productividad de las universidades. Así ocurre con la actividad desarrollada por la UPM, que entre otros indicadores también registra el mayor número de contratos de I+D y consultoría, superando los 370 millones de euros captados. Estos datos reflejan la capacidad de la Politécnica madrileña para utilizar social y económicamente el conocimiento generado por sus estructuras de investigación, es decir, grupos, centros e institutos.

Se sitúa por delante las universidades politécnicas de Cataluña y Valencia, con 139 y 118 millones respectivamente. La UPM destaca asimismo por la captación de fondos en prestación de servicios, ocupando la primera posición con más de 38 millones de euros.

En cuanto a licencias, la UPM es la segunda universidad española con 930 gestionadas durante el periodo de estudio, detrás de la UPV. También destaca su actividad en extensiones PCT y creación de spin-offs, ocupando la tercera posición en ambos indicadores de innovación.

Además, se sitúa en los primeros puestos de la clasificación por número de patentes nacionales, alcanzando las 143, por detrás de las universidades politécnicas de Cataluña y Valencia, con 211 y 189 respectivamente.

En cuanto a su producción científica, ocupa la duodécima posición con 6.826 publicaciones durante el período de análisis, cifra que ha experimentado un significativo crecimiento desde 2002, fecha de referencia, hasta llegar a duplicarse en la actualidad. Además, la UPM cuenta con tres Premios Nacionales de Investigación, sólo superada por la Universidad Autónoma de Madrid.

Observatorio IUNE

La creación y desarrollo del Observatorio IUNE se ha financiado por los ministerios de Ciencia e Innovación y de Educación. La coordinación general está a cargo de Elías Sanz-Casado, catedrático de Documentación de la UC3M y director del Laboratorio de Estudios Métricos de la Información.

La filosofía del Observatorio IUNE se basa en cuatro pilares fundamentales. Estos son la caracterización de la actividad científica de las universidades a partir de una amplia batería de indicadores; el uso de fuentes de información oficiales, contrastadas y fiables; el análisis de datos homologables y de fácil acceso; y la discusión y contraste de los indicadores seleccionados y de los resultados obtenidos con expertos.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario