Tendencias21

La vulnerabilidad de los barrios españoles ya había aumentado antes de la crisis

El aumento de barrios vulnerables en las ciudades españolas se produjo ya antes de la crisis, según un estudio de la universidad Politécnica de Madrid y el Ministerio de Fomento de España. Esto quiere decir que la prosperidad de entonces era ficticia, o al menos dejaba a numerosos barrios al margen, especialmente en Madrid y Barcelona, seguidas de Sevilla, Málaga, Córdoba y Las Palmas; y de ciudades pequeñas como San Fernando de Cádiz.

La vulnerabilidad de los barrios españoles ya había aumentado antes de la crisis

La vulnerabilidad urbana en España pasó de 378 barrios en 1991 a 604 en 2001, y fueron Madrid y Barcelona las que más contribuyeron al aumento, acompañadas de Sevilla, Las Palmas o Málaga, mientras que en ciudades como Zaragoza y Valencia apenas se notó. Sin embargo, las poblaciones con mayor porcentaje de población vulnerable tienen menos de 100.000 habitantes (San Fernando de Cádiz, por ejemplo).

Estos datos corresponden al estudio Atlas de barrios vulnerables de España, una obra publicada recientemente en la que han trabajado la Sección de Urbanismo del Instituto Juan de Herrera de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y el Ministerio de Fomento.

El libro contiene el resumen estadístico de los valores nacionales y autonómicos y los correspondientes a las capitales de provincia y otras ciudades de más de 50.000 habitantes. También incluye un capítulo pormenorizado de las 12 ciudades de mayor población, para lo que se ha realizado una cartografía de la vulnerabilidad por indicadores y barrios que permite una comparación espacial de ésta a lo largo de los periodos analizados.

Este trabajo —elaborado por cuatro investigadores de la UPM (Agustín Hernández Aja, Ángela Matesanz Parellada, Carolina García Madruga y Cristina Fernández Ramírez) y dos de la Universidad Carlos III (Julio Alguacil Gómez y Javier Camacho Gutiérrez)— se basa en datos estadísticos que, aunque podrían considerarse antiguos (los últimos se corresponden a la regularización del Padrón Municipal de 2006), mantienen su actualidad, ya que según sus autores las desigualdades urbanas persisten en el tiempo.

En el último año analizado, 2006 -antes que se iniciara la actual crisis económica-, las cifras responden ya a un claro aumento de la vulnerabilidad. Se localizaron 256 barrios vulnerables de inmigración en 59 ciudades, con una población residente de 2.041.691, el 8,75% de la población analizada.

En una próxima edición del catálogo de barrios vulnerables se recogerán, manteniendo como punto de partida el proceso metodológico del que ahora se publica, los datos del último censo (2011), cuyas cifras consolidadas solo se han conocido a final de 2014.

Una prosperidad ficticia

Como resultado de este estudio, señala la nota de prensa de la UPM, llama la atención que el proceso de vulnerabilidad urbana ya se hubiera iniciado antes de la crisis de 2007. El crecimiento de la desigualdad se incrementó aún más a partir de esa fecha como resultado de unas políticas urbanas previas que tuvieron como consecuencia unos efectos no deseados.

Así pues, la aparente prosperidad de nuestras ciudades basada en la calidad de las nuevas periferias construidas en la década de 1991-2001 era ficticia. Tenía el correlato de la depresión de parte de la ciudad existente, que perdía efectivos y recursos y, por tanto, incrementaba sus índices de desigualdad frente a la ciudad en su conjunto.

En el Atlas de Barrios Vulnerables de España, los autores inciden en que el concepto vulnerabilidad de un territorio tiene que ver con dos dimensiones. Una de ellas es la que está constituida por condiciones de desfavorecimiento social, de desventajas estructurales de una población para desarrollar proyectos vitales en contextos de seguridad y confianza.

La otra tiene que ver con el estado psicosocial de los ciudadanos, que afecta a la sensación que tienen del territorio en donde viven y de sus propias condiciones sociales. Una percepción negativa de su situación como residentes en un espacio social puede traducirse en procesos de malestar urbano.

En este estudio, se entiende la vulnerabilidad urbana como aquel proceso de malestar en las ciudades producido por la combinación de múltiples dimensiones de desventaja, en el que toda esperanza de movilidad social ascendente, de superación de su condición social de exclusión o próxima a ella es contemplada como extremadamente difícil de alcanzar.

Por el contrario, conlleva una percepción de inseguridad y miedo a la posibilidad de una movilidad social descendente, de empeoramiento de sus actuales condiciones de vida.

Las ciudades pequeñas, las más expuestas

Para la investigación se tomaron tres indicadores que permiten caracterizar la vulnerabilidad urbana: tasa de paro, porcentaje de población analfabeta y sin estudios y carencias en las viviendas (sin agua corriente, wc, baño o ducha en 1991; y sin servicio o aseo, en 2001); a los que se añade un cuarto (tasa de inmigración) en la adenda de 2006. La vulnerabilidad se detecta cuando estos valores superan los valores de referencia respecto a la media nacional.

El número de barrios vulnerables varía mucho de una ciudad a otra, concentrándose en su mayor parte, tanto en 1991 (33,42% de los barrios vulnerables), como en 2001 (38,81%), en seis ciudades: Madrid, Barcelona, Sevilla, Málaga, Córdoba y Las Palmas de Gran Canaria.

La distribución de barrios y población vulnerables, sin embargo, ha variado entre ellas. Del reparto más equitativo de 1991, en el que el peso de Sevilla, Málaga y Las Palmas era muy similar y se distanciaba poco del de Madrid y Barcelona, a 2001, donde Madrid destaca muy por encima del resto. A continuación está Barcelona, que empeora su situación relativa tanto en el ranking del número de barrios vulnerables como en el de población vulnerable.

Entre estas cinco ciudades, que se encuentran entre las 12 mayores de 300.000 habitantes, según el censo de 2001, no aparecen, sin embargo, municipios como Zaragoza o Valencia, con un peso importante de población a nivel nacional.

El número de habitantes se presenta como importante, pero no determinante en la existencia y número de barrios vulnerables. De los datos de este estudio se desprende que las ciudades con mayor porcentaje de población vulnerable están mayoritariamente por debajo de 100.000 habitantes. Así, el mayor porcentaje de fragilidad en 2001, un 83,23%, se localizó en San Fernando de Cádiz, que no llega a 90.000 habitantes. En el análisis del año 1991, fue Sanlúcar de Barrameda, de poco más de 50.000 habitantes, la ciudad que tuvo mayor tasa de vulnerabilidad, con un de 87,97%.

Depauperización

De este proceso de empobrecimiento de ciertas zonas de las ciudades ya avisaba en 2013 Fernando Díaz Orueta, profesor de Sociología de la Universidad de La Rioja, en una entrevista con Tendencias 21. A su juicio, las políticas urbanas de las últimas décadas han afectado a las periferias urbanas, al priorizar el crecimiento económico sobre otros factores.

Las soluciones que proponía eran: A corto plazo, la aplicación de planes de emergencia social; a largo plazo, tomar medidas como frenar la ocupación indiscriminada del suelo o aprovechar el enorme stock de viviendas vacías.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una nueva terapia restablece las células a estados más juveniles 12 marzo, 2022
    Una nueva terapia de rejuvenecimiento celular revierte de forma segura los signos del envejecimiento en ratones, abriendo nuevas expectativas para prolongar o mejorar el envejecimiento saludable en seres humanos.
    Redacción T21
  • Los entornos urbanos no le gustan al cerebro 11 marzo, 2022
    Los entornos urbanos se caracterizan por estructuras visuales más rígidas que los ambientes naturales: debido a esto, el cerebro humano no se siente a gusto en la ciudad y logra una mayor relajación y equilibrio al entrar en contacto con las figuras fractales que se encuentran en la naturaleza.
    Pablo Javier Piacente
  • La guerra de Ucrania ya ha llegado al espacio 11 marzo, 2022
    El aislamiento científico de Rusia no solo compromete el futuro de la Estación Espacial Internacional, sino también a las comunicaciones por satélite o el control de la basura espacial. Las consecuencias de la guerra en cuanto a la investigación y la infraestructura espacial aún no pueden vislumbrarse en su totalidad, y podrían ser más peligrosas […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren más de diez aminoácidos en muestras del asteroide Ryugu 11 marzo, 2022
    Los científicos que han analizado las muestras de un asteroide recogidas a 15 millones de kilómetros de nuestro planeta, indican que estos objetos celestes podrían haber contribuido al surgimiento de la vida en la Tierra.
    N+1/T21
  • El cáncer se propaga por el miedo a la muerte de las células tumorales 11 marzo, 2022
    Una investigación ha descubierto que cuando las células cancerígenas se ven amenazadas de muerte, se reprograman para salvar su vida, migran a otros órganos del cuerpo y extienden el cáncer.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia española rompe también con la ciencia de la Federación Rusa y Bielorrusia 10 marzo, 2022
    La ciencia española ha decidido suspender las relaciones científicas con las instituciones análogas de la Federación Rusa, como consecuencia de la invasión de Ucrania, siguiendo los pasos del CERN y del CNRS de Francia, entre otras instituciones europeas. Al mismo tiempo, potenciará las relaciones académicas con Ucrania.
    Redacción T21
  • Hay música en la ciencia y ciencia en la música 10 marzo, 2022
    La ciencia y la música no son mundos separados: actúan en conjunto para permitirnos comprender el Universo y sus leyes y, al mismo tiempo, conmovernos con la magia de las creaciones humanas. 
    Pablo Javier Piacente
  • La comunicación con una civilización alienígena representa el mayor desafío de la humanidad 10 marzo, 2022
    La comunicación con una civilización extraterrestre podría ser más problemática de lo pensado hipotéticamente: una cultura alienígena mucho más inteligente, con una tecnología ampliamente superior o con estructuras conceptuales muy diferentes podría suponer un enorme desafío al momento de establecer una relación directa.
    Pablo Javier Piacente
  • Primeros pasos para una red cuántica global en la nube 10 marzo, 2022
    La Estación Espacial Internacional inicia este año un experimento para posibilitar la comunicación cuántica global a través de nodos espaciales que conectan transmisores y receptores cuánticos en tierra, separados entre sí por grandes distancias.
    JPL/T21
  • El cerebro poda los recuerdos antes de archivarlos en la memoria 10 marzo, 2022
    El cerebro codifica los recuerdos en función de la naturaleza de una experiencia y privilegia los asociados a fuertes emociones porque interpreta que están relacionados con nuestra supervivencia. Los poda como si fueran ramas de árboles antes de archivarlos.
    Eduardo Martínez de la Fe