Tendencias21

Las ciudades deben liderar la lucha contra el cambio climático

Los científicos quieren convertir a las ciudades en la punta de lanza en la lucha contra el cambio climático. Son los mayores contaminantes, pero también las víctimas principales del calentamiento global. La ciencia debe descender a nivel de barrios y suburbios para analizar datos e interacciones, proponer medidas correctoras y hablar con políticos y agentes locales.

Las ciudades deben liderar la lucha contra el cambio climático

Once científicos de Australia, Reino Unido, Hungría, México, Nigeria, Tailandia, Dinamarca, Francia, Sudáfrica y Estados Unidos, firman un artículo en la revista Nature en el que proponen algunas ideas originales para convertir a las ciudades en la punta de lanza de la lucha contra el cambio climático. Todos los firmantes pertenecen al comité científico de seguimiento de la Conferencia sobre las ciudades y la ciencia de los cambios climáticos, que se desarrolla esta semana en Canadá.             

En su artículo, constatan que las ciudades son las principales responsables del cambio climático, pero también sus principales víctimas, lo que demanda una respuesta científica. Las ciudades son sistemas abiertos, complejos y dinámicos con un alcance global que requieren un mayor empeño por parte de la comunidad científica.

Señalan que la ciencia debe desempeñar un papel más importante en las prácticas y políticas urbanas, y  lamentan la falta de estudios a largo plazo sobre los climas urbanos y sus impactos. Un déficit que condiciona la planificación política, advierten.

La importancia cuantitativa de las ciudades es indiscutible: concentran más de la mitad de la población mundial (y más de un tercio en 2050, según la ONU). También emiten el 75% del CO2 surgido del consumo de energía.

Sometidas también a inundaciones, sequías, incendios forestales y otras catástrofes naturales que el calentamiento global trae consigo, estas ciudades pueden sufrir en los próximos 15 años daños estimados en 4 billones de dólares. Sin olvidar que cientos de millones de ciudadanos van a perder sus viviendas por la subida del nivel del mar en diferentes partes del mundo.

Los científicos fijan seis prioridades para que las investigaciones científicas puedan ayudar a corregir los efectos del cambio climático en las ciudades.

Más datos

La primera medida consiste en obtener más datos, especialmente en los países del sur. Datos de satélites, drones y de los vehículos autónomos serán útiles para hacer un seguimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero en las habitaciones, fábricas y calles. También es necesario inventariar los residuos de metano, ozono, hollín de carbón o aerosoles perjudiciales para comprender mejor el impacto urbano en el medio ambiente y establecer medidas correctoras.

Datos también de las infraestructuras que permitan conocer los espacios vacíos de las casas y los pasos subterráneos para prevenir la llegada de inundaciones. El conocimiento que tiene la población de sus respectivos espacios resulta crucial para la ciencia. Los investigadores destacan que los barrios más antiguos en ocasiones resisten mejor a las inundaciones que los modernos debido a los materiales, la arquitectura de los cimientos y a una organización del espacio más apropiada para absorber la lluvia.

Para esta recogida de datos, los científicos aconsejan crear una red mundial de observatorios urbanos que permitan compartir informaciones y experiencias. Deberá ser una red transparente para asegurar que todos los datos compartidos son rigurosos, sin afectar por ello a la intimidad de las fuentes. Un ejemplo que ya existe: la universidad de Newcastle, en el Reino Unido, reúne datos de un millón de sensores repartidos por toda la ciudad y son accesibles on line en tiempo real.

Las ciudades deben liderar la lucha contra el cambio climático

Impacto urbano en el clima

Los científicos proponen asimismo la realización de estudios comparativos para comprender mejor cómo las ciudades,  su morfología, sus materiales y las actividades humanas interactúan con el clima.

Señalan que las simulaciones climáticas, que abundan a la hora de prever el clima global, deben descender y tener en cuenta también las ciudades y los barrios. Para ello serán necesarias nuevas metodologías científicas capaces de medir los riesgos y encontrar soluciones, de las que citan algunos ejemplos: Melbourne ha puesto pavimentos permeables para reducir los riesgos de inundación. Nueva York y Los Ángeles han implementado calles y techos reflectantes.

Ir a los suburbios y aprender de ellos

En el año 2050 habrá 3.000 millones de personas, sobre todo en los países del sur, que vivirán en suburbios, advierten los científicos. Se trata de instalaciones especialmente vulnerables a los riesgos climáticos que demandan estudios específicos para ayudar a sus habitantes a adaptarse a los cambios.

Los suburbios aportan también la riqueza de su propia experiencia, ya que sus habitantes han aprendido a gestionar eficazmente sus escasos recursos y a reciclarlos para reutilizarlos. Lo que proponen los científicos es algo sorprendente: más que intentar reabsorber estas poblaciones a los modelos urbanos, lo mejor será ayudarles a potenciar sus sistemas de subsistencia y a reforzar su economía informal, con todo lo que ello supone de renovación legislativa en los países afectados.

Innovaciones disruptivas

Los científicos llaman la atención sobre la creciente implantación de los coches eléctricos automatizados y compartidos, que podría llegar a reducir en un tercio la flota mundial de vehículos contaminantes.

Sin embargo, advierten de los efectos perversos potenciales de la revolución digital: el éxito de los vehículos compartidos puede provocar un uso más intensivo del automóvil, al mismo tiempo que la gestión informatizada de la gestión del agua, la energía, las comunicaciones y los transportes hace a las ciudades más vulnerables ante los riesgos climáticos: todo puede caerse por efecto de un huracán, como ocurrió en NY en 2012, señalan.

También enfatizan que no es bueno reducir todo a lo digital: construcciones de bambú, de cemento que absorbe más carbono, o de madera “neutra en carbono”, son objeto ya de experimentación, así como la implantación de corredores de vegetación en el seno de las ciudades para reducir el riesgo de inundación, favorecer la biodiversidad y almacenar más carbono.

Las ciudades deben liderar la lucha contra el cambio climático

Política global

El relato de estos científicos desemboca en la necesidad de un nuevo voluntarismo político que pasa por cambiar los modos de vida de los ciudadanos y por hacer las ciudades más resilientes a través de la generalización de iniciativas locales eficaces. Un ejemplo: China ha desarrollado una treintena de ciudades esponja, con amplios espacios verdes y zonas húmedas, para resistir mejor a las inundaciones.

La reflexión de estos científicos concluye señalando que sacar las industrias contaminantes de la ciudad y ponerlas en la periferia no resuelve el problema: es preciso pasar a la escala sistémica, señalan.

Hay que combinar disciplinas científicas para obtener una visión de conjunto de las ciudades y comprender las relaciones que se producen entre la disposición de las infraestructuras, las desigualdades sociales y la resiliencia (capacidad de la población de sobreponerse a la adversidad).

Para todo ello será necesario financiar nuevas investigaciones que agrupen por un lado a los científicos, por otro a los políticos y por último a los agentes sociales (asociaciones de vecinos, de empresarios). También recomiendan que cada ciudad se dote de un consejo científico parecido al que ya existe a nivel de ministerios estatales.

Referencia

Six research priorities for cities and climate change. Xuemei Bai, Richard J. Dawson, Diana Ürge-Vorsatz, Gian C. Delgado, Aliyu Salisu Barau, Shobhakar Dhakal, David Dodman, Lykke Leonardsen, Valérie Masson-Delmotte, Debra C. Roberts & Seth Schultz. Nature Comments.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente