Tendencias21
Las mismas redes neuronales regulan el comportamiento social de humanos y peces

Las mismas redes neuronales regulan el comportamiento social de humanos y peces

¿Qué tienen en común los humanos, los peces y las ranas? Algo muy importante: todas estas especies presentan circuitos neuronales reguladores de su comportamiento social similares. Dichos circuitos se desarrollaron hace unos 450 millones de años, y leves modificaciones en ellos habrían propiciado la diversidad de comportamientos sociales de las especies. Esto es lo que ha revelado un estudio de la Universidad de Texas en Austin (Estados Unidos), que arroja nueva luz sobre la relación entre biología y comportamiento. Por Yaiza Martínez.

Las mismas redes neuronales regulan el comportamiento social de humanos y peces

¿Qué tienen en común los humanos, los peces y las ranas? Aunque pueda parecer increíble, algo muy importante: todas estas especies presentan circuitos neuronales responsables del comportamiento social que son similares entre sí.

Dichos circuitos impulsan desde las vistosas exhibiciones desplegadas para el apareamiento, hasta la agresividad o la monogamia, y existen desde hace más de 450 millones de años.

Esto es lo que ha descubierto un equipo de biólogos de la Universidad de Texas en Austin en una reciente investigación, de la que se ha hecho eco dicha Universidad en un comunicado.

Uno de los autores del estudio, el especialista en biología integrativa Hans Hofmann, explica que: “Hay un circuito (neuronal) antiguo que parece estar implicado en el comportamiento social de todos los vertebrados”.

“En un nivel básico, este hecho nos da información sobre nuestra procedencia. Muchos de los circuitos neuronales que nuestro cerebro utiliza para el comportamiento social son realmente muy antiguos”, añade Hofmann.

Dos redes neuronales analizadas

En su investigación, el científico y sus colaboradores analizaron 12 regiones del cerebro responsables del comportamiento social y la toma de decisiones, en un total de 88 especies de vertebrados” (animales con espina dorsal o columna vertebral).

Entre ellos se incluyeron peces, mamíferos, reptiles, anfibios y pájaros. Más concretamente, los investigadores analizaron la actividad genética de dos redes neuronales presentes en todas estas especies.

Por un lado, la red responsable de evaluar la importancia relativa de los estímulos (el sistema de recompensa mesolímbico). Por otro, la red neuronal de la que depende el comportamiento social.

En ambos casos, “encontramos una notable consistencia entre la actividad genética (de estas redes) en todas las especies”, afirma Hofmann. Entonces, ¿por qué hay diferencias en el comportamiento social?

Explicación de la diversidad

A pesar de la constatación de dicha consistencia entre especies, en la actividad genética de las redes neuronales investigadas, lo cierto es que el comportamiento social de los vertebrados ha evolucionado hacia una gran diversidad en los últimos 450 millones de años.

¿Cómo es posible? Según Hofmann, esta diversidad podría ser explicada por pequeñas variaciones acaecidas en dichas redes.
Los circuitos neuronales básicos evolucionaron hace mucho tiempo, proporcionando un marco molecular y genético para el desarrollo de nuevos comportamientos.

Posteriormente, pequeños ajustes acaecidos a lo largo del tiempo en ellos dieron lugar a transformaciones en el comportamiento social de las distintas especies, explica el científico.

Por ejemplo, la monogamia ha evolucionado muchas veces en diversas especies de vertebrados, porque el comportamiento monógamo puede resultar más ventajoso para la reproducción y la supervivencia bajo ciertas condiciones ambientales.

Lo que la presente investigación sugiere es que la evolución de la monogamia sería probablemente fruto de pequeños ajustes en una red neuronal que aún se conserva, y que no cambió por completo.

Universales moleculares

Los hallazgos realizados han llevado a Hofmann a afirmar que: “Los cerebros de los vertebrados son increíblemente diversos, pero hemos descubierto sus similitudes, incluso al nivel de la actividad genética.

“Ahora tenemos un marco a partir del cual indagar si hay universales moleculares asociados a los comportamientos sociales”, añade.
Hofmann describe estos “universales moleculares” como genes y moléculas comunes, que comparten todas las especies estudiadas, y que formarían la base del comportamiento.

La presente investigación arroja luz sobre las áreas del cerebro de los vertebrados en las que podemos buscar esos universales moleculares, contenidos en los circuitos neuronales compartidos, concluye el científico. Los resultados del estudio han aparecido detallados en la revista Science.

Las mismas redes neuronales regulan el comportamiento social de humanos y peces

Biología y comportamiento

La búsqueda, por parte de los especialistas, de explicaciones biológicas al comportamiento ha dado lugar en los últimos años a interesantes hallazgos.

Entre los más recientes, por ejemplo, la relación establecida por científicos de la Sam Houston State University (SHSU) de Estados Unidos entre la genética y los comportamientos antisociales y criminales.

Otro estudio previo reveló, por otra parte, una asociación entre un gen particular (el CHRM2) y los comportamientos peligrosos que desarrollan algunos adolescentes.

Además, otras investigaciones han demostrado el papel de los genes en la respuesta a las influencias religiosas, e incluso al apoyo social.

A nivel neuronal, en el que trabajan Hofmann y sus colaboradores, se ha descubierto que el comportamiento social de ayudar a los demás activa las regiones cerebrales de la recompensa, y que la sociabilidad humana (cualidad de sociable que presenta una persona) podría depender de nuevas neuronas, generadas durante nuestra adolescencia.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un nuevo cohete chino fuera de control amenaza a la Tierra 3 noviembre, 2022
    China permitirá una vez más que un cohete fuera de control caiga del cielo, concretamente este 4 de noviembre: no es la primera vez que una etapa del cohete Long March 5B puede caer sobre un área poblada. La estructura, de 21 toneladas métricas, ha comenzado un reingreso descontrolado y potencialmente peligroso a la atmósfera […]
    Pablo Javier Piacente
  • La reproducción en ratones responde a criterios de calidad neuronal y la agresión a la cantidad 3 noviembre, 2022
    El cerebro del ratón dispone de una puerta que regula la activación de neuronas según se precise aparearse con una hembra o atacar a otro macho: en el primer caso opta por la calidad, en el segundo por la cantidad de neuronas implicadas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Explican científicamente por qué los gatos tienen siete vidas 3 noviembre, 2022
    Una combinación de la reducción de la velocidad de aterrizaje debido a la aerodinámica, de las propiedades de resorte de sus patas y de la relación entre la masa corporal y el diámetro de sus huesos, le dan al gato las siete vidas que se le atribuyen.
    N+1/T21
  • Los colores que vemos viven en nuestros ojos, nuestro cerebro, nuestra cultura y el entorno 2 noviembre, 2022
    El color está en los ojos y el cerebro del espectador: la forma en que vemos y describimos los tonos varía ampliamente entre las personas por múltiples razones. Según un nuevo estudio, estas variaciones están determinadas por variables como nuestra estructura ocular individual, la forma en que nuestro cerebro procesa las imágenes, qué idioma hablamos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los agujeros negros en estado cuántico rompen los límites de lo extraño 2 noviembre, 2022
    El Universo nos está revelando que siempre es más extraño, misterioso y fascinante de lo que la mayoría de nosotros podríamos haber imaginado: un nuevo estudio ha descubierto que los agujeros negros, afectados por el fenómeno de superposición cuántica, pueden tener masas muy diferentes al mismo tiempo: extrapolando esta idea a una persona, significaría que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Pistas químicas resuelven uno de los misterios de los violines Stradivarius 2 noviembre, 2022
    Unas pistas químicas han resuelto uno de los misterios que convierten a los Stradivarius en los mejores violines del mundo: la madera contiene un tratamiento a base de proteínas que podría influir en el sonido del instrumento, dándole su inconfundible claridad.
    CERIC/T21
  • Las matemáticas descubren cuál es la mejor defensa para un equipo de fútbol 2 noviembre, 2022
    Físicos argentinos han desarrollado un modelo informático fabricado con imágenes reales de partidos de fútbol que calcula la mejor defensa para un equipo: lo que marca la diferencia no es la cooperación para los pases, sino la distancia entre los jugadores.
    N+1/T21
  • Identifican en Marte el impacto de meteorito más grande registrado en el Sistema Solar 1 noviembre, 2022
    Un seismo que sacudió el planeta rojo en 2021 fue el resultado del impacto de un meteorito masivo, según revelaron los científicos de la NASA. Se trata del impacto de meteorito más grande registrado hasta hoy en todo el Sistema Solar: el cráter producido mide 150 metros de ancho y 21 metros de profundidad. Al […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren un enorme asteroide potencialmente peligroso para la Tierra 1 noviembre, 2022
    Un asteroide cercano y potencialmente peligroso es el más grande identificado en los últimos 8 años, según los investigadores. Con casi un kilómetro y medio de ancho, desarrolla una órbita que, en el futuro, podría acercarlo lo suficiente a la Tierra como para plantear un grave problema y poner a prueba los sistemas de defensa […]
    Pablo Javier Piacente
  • Podría haber 4 quintillones de objetos extraterrestres en nuestro sistema solar 1 noviembre, 2022
    En nuestro sistema solar podría haber hasta 4 quintillones de objetos tecnológicos extraterrestres. La mayoría serían muy pequeños para ser detectados, pero otros podrían ser como el misterioso Oumuamua, según astrónomos de Harvard.
    Eduardo Martínez de la Fe