Tendencias21

Las personas optimistas tienen mejor salud cardiovascular

Un estudio realizado en Estados Unidos refleja que las personas más optimistas tienen mejor salud cardiovascular. La investigación, con una muestra de 5.100 adultos, evaluó indicadores como la presión arterial, y los niveles de glucemia y colesterol, y los compara con un test de salud mental y niveles de optimismo, así como con la salud física general de los participantes.

Las personas optimistas tienen mejor salud cardiovascular

Las personas que tienen perspectivas optimistas sobre la vida tienen una salud cardiovascular significativamente mejor, según sugiere un nuevo estudio de la Universidad de Illinois (EE.UU.) que examinó la relación entre el optimismo y la salud del corazón en más de 5.100 adultos.

«Las personas con niveles más altos de optimismo tienen el doble de probabilidades de tener una salud cardiovascular ideal en comparación con sus contrapartes más pesimistas», señala en la nota de prensa de la universidad la autora principal del estudio, Rosalba Hernández, profesora de trabajo social. «Esta relación sigue siendo significativa incluso después de ajustar por características socio-demográficas y problemas de salud mental».

La salud cardiovascular de los participantes se evaluó utilizando siete indicadores: presión arterial, índice de masa corporal, los niveles de glucemia y de colesterol sérico en ayunas, la ingesta de alimentos, la actividad física y el consumo de tabaco: los mismos parámetros utilizados por la American Heart Association (AHA) para definir la salud del corazón.

De acuerdo con los criterios de la AHA, los investigadores asignaron 0, 1 o 2 puntos – que representan puntuaciones pobres, intermedias e ideales, respectivamente- a los participantes en cada uno de los siete indicadores de salud, que luego se sumaron para llegar a una puntuación total.

Los participantes, con edades entre 45 y 84 años, también completaron encuestas para evaluar su salud mental, sus niveles de optimismo, y su salud física, en base a los diagnósticos médicos existentes sobre artritis, enfermedades hepáticas y renales, de los que informaron ellos mismos.

Resultados

Las puntuaciones totales de los individuos aumentaban en línea con sus niveles de optimismo. Las personas más optimistas eran un 50 y un 76 por ciento más propensos a tener puntuaciones totales de salud en los rangos intermedios e ideales, respectivamente.

La asociación entre el optimismo y la salud cardiovascular era aún más fuerte cuando se tenían en cuenta características socio-demográficas como la edad, la raza y el origen étnico, el nivel de ingresos y la educación. La gente más optimista tenía el doble de probabilidades de tener una salud cardiovascular ideal, y un 55 por ciento más de probabilidades de tener una puntuación total en el rango intermedio, descubrieron los investigadores.

Los optimistas tenían significativamente mejor los niveles de azúcar en sangre y de colesterol que sus contrapartes. También eran más activos físicamente, tenía índices de masa corporal más saludables y eran menos propensos a fumar, según el artículo sobre el estudio, que aparece en la edición de enero y febrero de Health Behavior and Policy Review.

Los hallazgos podrían tener importancia clínica, ya que un estudio de 2013 indicó que un aumento de un punto en la puntuación total de salud de un individuo está relacionado con una reducción del 8 por ciento en el riesgo de accidente cerebrovascular, señala Hernández.

«A nivel de la población, incluso esta diferencia moderada en la salud cardiovascular se traduce en una reducción significativa de las tasas de mortalidad», señala Hernández. «Esta evidencia, que plantea la hipótesis de que se produzca a través de un mecanismo bioconductual, sugiere que las estrategias de prevención dirigidas a la modificación del bienestar psicológico -por ejemplo, el optimismo- pueden ser una vía potencial para que la AHA alcance su objetivo de mejorar la salud cardiovascular de los estadounidenses en un 20 por ciento antes de 2020.»

La muestra

El estudio está considerado el primero que examinar la asociación entre optimismo y salud cardiovascular en una población grande, y diversa a nivel étnico y racial. La muestra estuvo compuesta por un 38 por ciento de blancos, un 28 por ciento de afroamericanos, 22 por ciento de hispanos/latinos y 12 por ciento de chinos.

Los datos para el estudio se obtuvieron del Estudio Multiétnico de Aterosclerosis (MESA, por sus siglas en inglés), un examen en curso de la enfermedad cardiovascular subclínica que incluye 6.000 personas de seis regiones de Estados Unidos, incluyendo Baltimore, Chicago, Forsyth County en Carolina del Norte, y el Condado de Los Angeles.

Iniciado en julio de 2000, MESA siguió a los participantes durante 11 años, recopilando datos cada 18 meses o dos años. Hernández es investigadora de MESA. «Tenemos datos disponibles para examinar el optimismo al inicio del estudio y la salud cardiovascular una década más tarde», señala la investigadora, que espera tener un resumen completado en 2015.

Referencia bibliográfica:

Rosalba Hernandez, Kiarri N. Kershaw, Juned Siddique, Julia K. Boehm, Laura D. Kubzansky, Ana Diez-Roux, Hongyan Ning, Donald M. Lloyd-Jones. Optimism and Cardiovascular Health: Multi-Ethnic Study of Atherosclerosis (MESA). Health Behavior and Policy Review (2015). DOI: 10.14485/HBPR.2.1.6

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Las minilunas podrían transformarnos en una especie interplanetaria 19 febrero, 2024
    "Minilunas" aún no descubiertas pueden orbitar la Tierra: teniendo en cuenta su proximidad a nuestro planeta, estos pequeños cuerpos serían excelentes herramientas para potenciar la exploración espacial. En concreto, algunos científicos creen que estos diminutos satélites podrían permitir a la humanidad explorar con mayor facilidad el Sistema Solar, establecerse como una especie interplanetaria y vivir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un robot con el cerebro de un insecto 19 febrero, 2024
    Investigadores europeos han desarrollado un robot que puede moverse como un insecto. Le integraron un modelo de la actividad neuronal que se mueve de la misma forma que lo hacen los insectos para navegar eficientemente en cualquier entorno, sin tener capacidad de aprendizaje.
    Redacción T21
  • ¿La cognición sería una función de onda? 19 febrero, 2024
    Las ondas cerebrales desempeñan un papel crucial para la formación de la memoria, de la misma forma que las ondas cuánticas estructuran las neuronas que posibilitan la cognición. Una nueva investigación sugiere que memoria y consciencia podrían formar parte de esa dinámica, aunque a escalas muy diferentes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente