Tendencias21

Los virus incorporados al ADN humano habrían potenciado nuestra inteligencia

Los retrovirus endógenos humanos, es decir, aquellos cuyo ADN se incorporó al de nuestras células a lo largo del proceso evolutivo, podrían tener un papel importante en las funciones del cerebro. Según han descubierto investigadores de la Universidad de Lund (Suecia), habrían jugado un papel importante en la construcción de las redes complejas que caracterizan nuestro cerebro.

Los virus incorporados al ADN humano habrían potenciado nuestra inteligencia

Un nuevo estudio de la Universidad de Lund (Suecia) indica que los virus heredados hace millones de años juegan un papel importante en la construcción de las redes complejas que caracterizan el cerebro humano.

Los investigadores saben desde hace tiempo que los retrovirus endógenos constituyen alrededor de un cinco por ciento de nuestro ADN. Durante muchos años, se les consideraba ADN basura de ninguna utilidad real, un efecto secundario de nuestro viaje evolutivo.

En el estudio actual, Johan Jakobsson, jefe del equipo de investigación en neurogenética molecular de la Universidad de Lund. y sus colegas muestran que los retrovirus parecen jugar un papel central en las funciones básicas del cerebro, más específicamente en regular qué genes se expresan, y cuándo.

Los resultados indican que, en el transcurso de la evolución, los virus fueron cogiendo las riendas de nuestra maquinaria celular. La razón por la que los virus se activan específicamente en el cerebro es probablemente debido al hecho de que los tumores no pueden formar en las células nerviosas, a diferencia de otros tejidos.

«Hemos podido observar que estos virus se activan específicamente en las células del cerebro y tienen un importante papel regulador. Creemos que el papel de los retrovirus puede contribuir a explicar por qué las células del cerebro en particular tienen funciones tan dinámicas y multifacéticas. También puede darse el caso de que las más o menos complejas funciones de los virus en diferentes especies puedan ayudar a entender por qué somos tan diferentes», explica Jakobsson en la nota de prensa de la universidad.

Mecanismo

El artículo, basado en estudios de células madre neurales, muestra que estas células utilizan un mecanismo molecular particular para controlar los procesos de activación de los retrovirus.

Los resultados proporcionan una visión compleja del funcionamiento interno de las funciones más elementales de las células nerviosas. Al mismo tiempo, los resultados abren la posibilidad de nuevas vías de investigación sobre las enfermedades cerebrales vinculadas a factores genéticos.

«Yo creo que esto puede conducir a nuevos y emocionantes estudios sobre las enfermedades del cerebro. Ahora, cuando buscamos los factores genéticos vinculados a diversas enfermedades, por lo general buscamos los genes que nos son familiares, y que constituyen un mero dos por ciento del genoma. Ahora estamos abriendo la posibilidad de mirar a una parte mucho mayor del material genético, que se consideraba anteriormente sin importancia. La imagen del cerebro se vuelve más compleja, pero la zona en la que buscar errores ligados a enfermedades con un componente genético, tales como las enfermedades neurodegenerativas, las enfermedades psiquiátricas y los tumores cerebrales, también aumenta».

Referencia bibliográfica:

Liana Fasching, Adamandia Kapopoulou, Rohit Sachdeva, Rebecca Petri, Marie E. Jönsson, Christian Männe, Priscilla Turelli, Patric Jern, Florence Cammas, Didier Trono, Johan Jakobsson: TRIM28 Represses Transcription of Endogenous Retroviruses in Neural Progenitor Cells. Cell Reports (2015). DOI: 10.1016/j.celrep.2014.12.004.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario