Tendencias21

Los ansiolíticos reducen la empatía

Las ratas que toman el ansiolítico midazolam pierden empatía. En un experimento, las medicadas eran menos propensas a sacar a una compañera de una trampa, mientras que si en lugar de una rata había chocolate, la probabilidad de que activaran el mecanismo para cogerlo no se reducía. Además, las ratas más estresadas también eran menos propensas a salvar a sus compañeras.

Los ansiolíticos reducen la empatía

Un estudio reciente ya había demostrado que el paracetamol reduce la empatía. Ahora, otro ha comprobado que las ratas que reciben midazolam, un medicamento contra la ansiedad, son menos propensas a liberar a compañeros atrapados porque este medicamento también disminuye su empatía.

La investigación, realizada por neurocientíficos de la Universidad de Chicago (EE.UU.) y publicada en la revista Frontiers in Psychology, valida estudios que muestran que las ratas están emocionalmente motivadas para ayudar a otras ratas en peligro.

En éste, las ratas tratadas con midazolam no abrían la puerta de un dispositivo de contención en el que había una rata atrapada, mientras que las ratas de control sí liberaban normalmente a sus compañeras atrapadas.

El midazolam no interfería con la capacidad física de las ratas para abrir la puerta de contención, sin embargo. De hecho, cuando el dispositivo contenía chocolate en lugar de una rata atrapada, las ratas de la prueba sí abrían la puerta normalmete. Los resultados muestran que el acto de ayudar a los demás depende de las reacciones emocionales, que están amortiguadas por los medicamentos contra la ansiedad.

«Las ratas se ayudan entre sí porque se preocupan», dice Peggy Mason, profesor de neurobiología, en la información de la universidad. «Tienen que compartir los sentimientos de la rata atrapada para ayudarla, y eso es un hallazgo fundamental que nos dice algo sobre la forma en que funcionamos, porque somos mamíferos como las ratas.»

Los experimentos utilizan una prueba de ratas diseñada originalmente en un estudio de 2011 publicado en Science. En esos primeros experimentos, el equipo colocó dos ratas que normalmente comparten una jaula en un campo de prueba especial. Una rata estaba atrapada en un dispositivo dentro de una jaula, mientras que la segunda era libre para moverse por la jaula, y podía ver y oír a su compañera. En ese estudio, las ratas aprendían rápidamente a liberar a sus compañeras de jaula atrapadas.

Físico

El estrés, al igual que lo que sucede al ver y oír a un compañero atrapado, desencadena la glándula adrenal y el sistema nervioso simpático y provoca síntomas físicos, tales como un aumento de la frecuencia cardíaca y presión arterial alta.

Para probar si el comportamiento de ayuda de las ratas estaba impulsado por estos cambios físicos, Mason y su equipo llevaron a cabo una serie de experimentos, dando a las ratas nadolol, un bloqueador beta similar a los utilizados para tratar la presión arterial alta. El nadolol impide que el corazón palpite y otros signos corporales de respuesta al estrés. Las ratas que recibieron nadolol resultaron tener las mismas probabilidades de ayudar a sus compañeros que los inyectados con una solución salina o con nada en absoluto.

«Lo que dice esto es que no tienen que estar activadas fisiológica y periféricamente para ayudar. Basta con que les importe en el interior de su cerebro», dice Mason.

El equipo también creó un modelo estadístico para averiguar si ayudar a otras ratas era un comportamiento gratificante que se reforzaba con el tiempo, o si simplemente se sentían más cómodas con el entorno de pruebas y mejoraban su capacidad de abrir el limitador.

Utilizando los datos obtenidos a partir del comportamiento de las ratas durante los experimentos, el estudiante de grado Haozhe Shan calculó la probabilidad de que cada rata liberara a una compañera en cada sesión de evaluación. A continuación, proyectó estas probabilidades en más de 10.000 intentos simulados, manteniendo cada ensayo independiente, lo que significa que si una rata abría el sistema de seguridad un día, no aumentaba la probabilidad de que lo abriera al día siguiente.

Cuando Shan comparó los datos simulados con los de los experimentos, vio que las ratas no tratadas se comportaron mejor que lo predicho en las simulaciones. Si liberaban a un compañero un día, la probabilidad de que lo hicieran de nuevo al día siguiente aumentaba, lo que significa que el comportamiento estaba siendo reforzado. Mientras, las ratas que recibieron midazolam no eran más propensas a liberar a un compañero de un día para otro, incluso si lo habían hecho el día anterior.

«Tomamos esto como una señal de que las ratas que recibieron midazolam no encuentran el resultado gratificante, presumiblemente debido a que no les resulta una situación preocupante para empezar», dice Shan.

Mason y su equipo también midieron los niveles de corticosterona, una hormona del estrés, en las ratas cuando se las exponía primero al compañero de jaula atrapado, y los compararon con su comportamiento posterior. Aquellos con respuestas de nivel bajo a medio eran más propensos a liberar a sus compañeros después.

Encontraron que los que tienen los más altos niveles de corticosterona, es decir, aquellos a los que estresaba más la situación, eran los menos propensos a ayudar a sus compañeros de jaula. Esto encaja bien con los resultados en seres humanos, que sugieren que con el tiempo el alto estrés inmoviliza en lugar de motivar.

Mason dice que esta investigación confirma aún más la investigación previa sobre las ratas, y por extensión otros mamíferos, incluidos los seres humanos: están motivados por la empatía y encuentran gratificante el acto de ayudar a los demás.

«Ayudar a los demás podría ser su nuevo medicamento. Vaya a ayudar a otras personas y se sentirá muy bien», dice. «Creo que es un rasgo de los mamíferos que se ha desarrollado a través de la evolución. Ayudar a otro es bueno para la especie».

Referencia bibliográfica:

Inbal Ben-Ami Bartal, Haozhe Shan, Nora M. R. Molasky, Teresa M. Murray, Jasper Z. Williams, Jean Decety, Peggy Mason: Anxiolytic Treatment Impairs Helping Behavior in Rats. Frontiers in Psychology (2016). DOI: 10.3389/fpsyg.2016.00850.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21