Tendencias21

Los mismos genes que producen la depresión pueden volvernos positivos

Científicos de Reino Unido y EE.UU. han observado que los genes que nos hacen propensos a la depresión también son los que rigen la tendencia a ser positivos, y sostienen que se deben estudiar de forma combinada la genética de la salud mental y los sesgos cognitivos.

Los mismos genes que producen la depresión pueden volvernos positivos

Los mismos genes que nos hacen propensos a la depresión también podrían hacernos propensos a la positividad, sugieren dos investigadores en psicología.

Los profesores Elaine Fox, de la Universidad de Oxford (Reino Unido), y Chris Beevers, de la Universidad de Texas en Austin (EE.UU.) revisaron una serie de estudios para un artículo en Molecular Psychiatry. Dicen que hay que combinar los estudios sobre la genética de la salud mental con los que analizan los sesgos cognitivos.

Beevers dice, en la nota de prensa de Oxford: «Los sesgos cognitivos consisten en que las personas interpretan constantemente situaciones particulares a través de filtros mentales; cuando las personas tienen un sesgo cognitivo que hace hincapié en los aspectos o pensamientos negativos, tienen más riesgo de trastornos de salud mental. Hay una gran cantidad de investigación sobre estos sesgos, y un gran trabajo de investigación acerca de los genes que pueden hacer que las personas sean susceptibles a las enfermedades mentales. Sin embargo, se sugiere que podría tener más sentido juntar estas dos áreas de investigación.»

Fox dice, por su parte: «Si se toma un gen que está vinculado a la enfermedad mental, y se compara a las personas que tienen la misma variante genética, se hace evidente que lo que le sucede a su salud mental depende de su entorno. Sugerimos que, si bien no hay un gen que cause las enfermedades mentales, algunos genes pueden hacer a las personas más sensibles a los efectos de su entorno -para bien y para mal.

Doble filo

«Si usted tiene esos genes y se encuentran en un ambiente negativo, será propenso a desarrollar los sesgos cognitivos negativos que conducen a trastornos mentales. Si usted tiene esos genes, pero está en un ambiente de apoyo, será propensos a desarrollar sesgos cognitivos positivos que aumenten su resistencia mental.»

Fox está llevando a cabo más investigaciones sobre este efecto genético y ambiental combinado sobre nuestros filtros mentales, que ha denominado proyecto CogBIAS, en un programa de trabajo financiado por el Consejo Europeo de Investigación.

La investigadora tiene la intención de ver cómo pueden afectar los conjuntos de genes a la salud mental y cómo son moderados por los entornos de las personas. La esperanza es que este tipo de investigación permita entender la sensibilidad genética subyacente de la gente y ofrecer un apoyo más a la medida para ofrecer la mejor salud y resistencia mental posible a cada persona.

En un estudio publicado en abril, científicos de la Universidad Vrije de Amsterdam (Países Bajos) encontraron una superposición genética entre la felicidad y la depresión. En concreto, tres variantes genéticas para la felicidad, dos variantes que pueden explicar las diferencias en los síntomas de la depresión, y once posiciones en el genoma humano que podrían ser responsables de diversos grados de neurosis.

Referencia bibliográfica:

E. Fox, C. G. Beevers: Differential sensitivity to the environment: contribution of cognitive biases and genes to psychological wellbeing. Molecular Psychiatry (2016). DOI: 10.1038/mp.2016.114.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario