Tendencias21
Los niños acosados pueden padecer inflamación sistémica crónica de mayores

Los niños acosados pueden padecer inflamación sistémica crónica de mayores

Los niños que sufren de acoso pueden experimentar inflamación sistémica en la edad adulta, según investigadores de Duke Medicine (Carolina del Norte, EE.UU.). Los efectos en los acosados no son sólo psicológicos, y en los agresores pueden producirse efectos beneficiosos, con menor tendencia a la inflamación. Por Carlos Gómez Abajo.

Los niños acosados pueden padecer inflamación sistémica crónica de mayores

Los niños que sufren de acoso pueden experimentar inflamación sistémica crónica que persiste hasta la edad adulta, mientras que los agresores pueden cosechar beneficios en su salud al aumentar su estatus social a través de la intimidación, según investigadores de Duke Medicine (Carolina del Norte, EE.UU.).

El estudio, realizado en colaboración con la Universidad de Warwick (Reino Unido), la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill y la Universidad de Emory (Atlanta, EE.UU.), se publica online en PNAS esta semana.

«Nuestros resultados se fijan en las consecuencias biológicas de la intimidación, y mediante el estudio de un marcador de inflamación, sugieren un mecanismo potencial de cómo esta interacción social puede afectar al funcionamiento de la salud más adelante», explica William E. Copeland , profesor asociado de psiquiatría y ciencias conductuales de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke y autor principal del estudio, en la nota de prensa de la institución.

Estudios anteriores han sugerido que las víctimas de acoso infantil sufren consecuencias sociales y emocionales en la edad adulta, incluido el aumento de la ansiedad y la depresión. Sin embargo, los niños intimidados también reportan problemas de salud, como susceptibilidad al dolor y a la enfermedad, susceptibilidad que puede ir más allá de los efectos psicológicos.

«Entre las víctimas de acoso escolar, parece que hay un cierto impacto en el estado de salud en la edad adulta», señala Copeland. «En este estudio, nos preguntamos si el acoso infantil puede introducirse bajo la piel para afectar a la salud física.»

El estudio

Copeland y sus colegas utilizaron datos del Great Smoky Mountains Study, un potente estudio que ha reunido información sobre 1.420 personas durante más de 20 años. Los individuos fueron seleccionados al azar para participar en el estudio prospectivo, y por lo tanto no tenían un riesgo más alto de enfermedad mental o de ser acosados.

Los participantes fueron entrevistados a lo largo de la infancia, la adolescencia y la edad adulta, y entre otros temas, se les preguntó sobre sus experiencias con el acoso. Los investigadores también recolectaron muestras pequeñas de sangre para observar los factores biológicos. Utilizando las muestras de sangre, los investigadores midieron la proteína C-reactiva (PCR), un marcador de la inflamación de bajo grado y un factor de riesgo para los problemas de salud, incluyendo el síndrome metabólico y la enfermedad cardiovascular.

«Los niveles de PCR se ven afectados por una variedad de factores de estrés, incluida la mala nutrición, la falta de sueño y las infecciones, pero hemos descubierto que también están relacionados con factores psicosociales», explica Copeland. «Comparando con los niveles de PCR pre-existentes en los participantes, incluso antes del acoso, tenemos una comprensión más clara de cómo éste puede cambiar la evolución de los niveles de PCR.»

Se analizaron tres grupos de participantes: las víctimas de acoso escolar, los que eran tanto agresores como víctimas, y los que eran solamente acosadores. Aunque los niveles de PCR aumentaban en todos los grupos cuando entraban en la edad adulta, las víctimas de acoso escolar en la infancia tenían unos valores mucho más altos que los adultos de los otros grupos. De hecho, los niveles de PCR aumentaban según el número de veces que los individuos hubieran sido acosados.

Los adultos jóvenes que habían sido tanto matones como víctimas tenían niveles de PCR similares a aquellos que no participaron en situaciones de acoso, mientras que los agresores tenían la PCR más baja, incluso más baja que aquellos no involucrados en las situaciones. Por lo tanto, ser un acosador y mejorar en estatus social a través de esta interacción puede proteger contra subidas en el marcador inflamatorio.

Cuarenta años después

Aunque el acoso escolar es más común y se percibe como menos nocivos que el abuso infantil o el maltrato, los resultados sugieren que la intimidación de este tipo puede alterar los niveles de inflamación en la edad adulta, de forma similar a lo que se ve en otras formas de trauma infantil.

«La mejora del estatus social parece tener ventajas biológicas. Sin embargo, hay otras maneras de experimentar éxito social, además de intimidar a otros», subraya Copeland.

Múltiples estudios han comprobado estos efectos negativos, que pueden durar hasta 40 años, según una investigación del King’s College de Londres. Algo más de una cuarta parte de los niños participantes en el estudio (28%) habían sido intimidados ocasionalmente, y el 15% habían sido acosados con frecuencia (tasas similares a la de la población general del Reino Unido).

Las personas que fueron acosadas en la infancia eran más propensos a tener una peor salud física y psicológica y un peor funcionamiento cognitivo al alcanzar los 50. Las acosadas con mayor frecuencia tenían un mayor riesgo de depresión, trastornos de ansiedad y pensamientos suicidas.

Resultados similares se han obtenido en investigaciones del Boston Children’s Hospital y de la Universidad de Warwick (que también participa en el estudio publicado esta semana).

Los efectos pueden afectar incluso a la epigenética, según una investigación del Centro de Estudios sobre el Estrés Humano (CSHS) del Hospital Louis-H. Lafontaine de Canadá, que reveló hace año y medio que la intimidación entre iguales puede cambiar la expresión de un gen relacionado con el estado de ánimo, lo que supondría que las víctimas de este tipo de maltrato se vuelven más vulnerables a problemas de salud mental a medida que envejecen.

Referencia bibliográfica:

William E. Copeland, Dieter Wolke, Suzet Tanya Lereya, Lilly Shanahan, Carol Worthman, and E. Jane Costello. Childhood bullying involvement predicts low-grade systemic inflammation into adulthood. PNAS (2014). DOI: 10.1073/pnas.1323641111

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un nuevo cohete chino fuera de control amenaza a la Tierra 3 noviembre, 2022
    China permitirá una vez más que un cohete fuera de control caiga del cielo, concretamente este 4 de noviembre: no es la primera vez que una etapa del cohete Long March 5B puede caer sobre un área poblada. La estructura, de 21 toneladas métricas, ha comenzado un reingreso descontrolado y potencialmente peligroso a la atmósfera […]
    Pablo Javier Piacente
  • La reproducción en ratones responde a criterios de calidad neuronal y la agresión a la cantidad 3 noviembre, 2022
    El cerebro del ratón dispone de una puerta que regula la activación de neuronas según se precise aparearse con una hembra o atacar a otro macho: en el primer caso opta por la calidad, en el segundo por la cantidad de neuronas implicadas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Explican científicamente por qué los gatos tienen siete vidas 3 noviembre, 2022
    Una combinación de la reducción de la velocidad de aterrizaje debido a la aerodinámica, de las propiedades de resorte de sus patas y de la relación entre la masa corporal y el diámetro de sus huesos, le dan al gato las siete vidas que se le atribuyen.
    N+1/T21
  • Los colores que vemos viven en nuestros ojos, nuestro cerebro, nuestra cultura y el entorno 2 noviembre, 2022
    El color está en los ojos y el cerebro del espectador: la forma en que vemos y describimos los tonos varía ampliamente entre las personas por múltiples razones. Según un nuevo estudio, estas variaciones están determinadas por variables como nuestra estructura ocular individual, la forma en que nuestro cerebro procesa las imágenes, qué idioma hablamos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los agujeros negros en estado cuántico rompen los límites de lo extraño 2 noviembre, 2022
    El Universo nos está revelando que siempre es más extraño, misterioso y fascinante de lo que la mayoría de nosotros podríamos haber imaginado: un nuevo estudio ha descubierto que los agujeros negros, afectados por el fenómeno de superposición cuántica, pueden tener masas muy diferentes al mismo tiempo: extrapolando esta idea a una persona, significaría que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Pistas químicas resuelven uno de los misterios de los violines Stradivarius 2 noviembre, 2022
    Unas pistas químicas han resuelto uno de los misterios que convierten a los Stradivarius en los mejores violines del mundo: la madera contiene un tratamiento a base de proteínas que podría influir en el sonido del instrumento, dándole su inconfundible claridad.
    CERIC/T21
  • Las matemáticas descubren cuál es la mejor defensa para un equipo de fútbol 2 noviembre, 2022
    Físicos argentinos han desarrollado un modelo informático fabricado con imágenes reales de partidos de fútbol que calcula la mejor defensa para un equipo: lo que marca la diferencia no es la cooperación para los pases, sino la distancia entre los jugadores.
    N+1/T21
  • Identifican en Marte el impacto de meteorito más grande registrado en el Sistema Solar 1 noviembre, 2022
    Un seismo que sacudió el planeta rojo en 2021 fue el resultado del impacto de un meteorito masivo, según revelaron los científicos de la NASA. Se trata del impacto de meteorito más grande registrado hasta hoy en todo el Sistema Solar: el cráter producido mide 150 metros de ancho y 21 metros de profundidad. Al […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren un enorme asteroide potencialmente peligroso para la Tierra 1 noviembre, 2022
    Un asteroide cercano y potencialmente peligroso es el más grande identificado en los últimos 8 años, según los investigadores. Con casi un kilómetro y medio de ancho, desarrolla una órbita que, en el futuro, podría acercarlo lo suficiente a la Tierra como para plantear un grave problema y poner a prueba los sistemas de defensa […]
    Pablo Javier Piacente
  • Podría haber 4 quintillones de objetos extraterrestres en nuestro sistema solar 1 noviembre, 2022
    En nuestro sistema solar podría haber hasta 4 quintillones de objetos tecnológicos extraterrestres. La mayoría serían muy pequeños para ser detectados, pero otros podrían ser como el misterioso Oumuamua, según astrónomos de Harvard.
    Eduardo Martínez de la Fe