Tendencias21

Los refugiados presentan un riesgo sustancialmente mayor de padecer psicosis

Los refugiados se enfrentan a un riesgo sustancialmente mayor de padecer trastornos psicóticos como la esquizofrenia, en comparación con los migrantes que no son refugiados, revela un estudio realizado en Suecia. Entretanto, hoy da comienzo una cumbre europea en la que los Estados miembros discutirán un pacto que podría abrir la puerta a las devoluciones masivas de refugiados desde Grecia hacia Turquía. Por Yaiza Martínez.

Los refugiados presentan un riesgo sustancialmente mayor de padecer psicosis

Los refugiados se enfrentan a un riesgo sustancialmente mayor de padecer  trastornos psicóticos (trastornos mentales graves), como la esquizofrenia, en comparación con los migrantes que no son refugiados, procedentes de las mismas regiones de origen, ha revelado un estudio publicado en el British Medical Journal.

En los últimos años, las crisis humanitarias en Europa, Oriente Medio, África del Norte y Asia central han dado lugar a más desplazados, solicitantes de asilo y refugiados en el mundo que en cualquier otro momento previo desde la Segunda Guerra Mundial.

Ya se sabía que los refugiados tienen mayor riesgo de sufrir problemas de salud mental, como trastorno por estrés postraumático (TEPT) u otros trastornos mentales comunes, en comparación con los migrantes que no son refugiados, pero hasta ahora se sabía poco acerca de su riesgo de padecer psicosis.

Por eso, un equipo de investigadores del Instituto Karolinska de Suecia y del University College de Londres (UCL) ha llevado a cabo un estudio para determinar el riesgo de esquizofrenia y otros trastornos psicóticos no afectivos entre los refugiados, en comparación con los migrantes que no son refugiados, y la población sueca general.

El sufrimiento en números

Para ello, los científicos utilizaron datos nacionales de 1,3 millones de suecos, y de diagnósticos de trastornos psicóticos no afectivos entre la población. En términos per cápita, Suecia ha concedido más solicitudes de refugiados que cualquier otro país de altos ingresos y, en 2011, en el país los refugiados constituían el 12% de la población total de inmigrantes.

La cohorte incluyó a personas nacidas de padres de origen sueco, refugiados y migrantes no refugiados, procedentes de las cuatro principales regiones de refugiados actuales: Medio Oriente y África del Norte, África Subsahariana, Asia, Europa del Este y Rusia.

Los resultados mostraron 3.704 casos de trastornos psicóticos no afectivos entre los 8,9 millones de personas a las que se hizo seguimiento. Los refugiados a los que se les concedió asilo tenían como promedio un 66% más de probabilidades de desarrollar esquizofrenia u otro trastorno psicótico no afectivo que los inmigrantes no refugiados. Además, eran hasta 3,6 veces más propensos a padecer estos trastornos que la población de origen sueco.

Las tasas de incidencia de psicosis no afectivas fueron de 385 por millón en los nacidos en Suecia, 804 por millón entre los migrantes no refugiados, y de1.264 por millón de refugiados.

Esta tasa de incidencia aumentada entre los refugiados resultó significativa para todas las áreas de origen de estas personas, excepto para el África subsahariana, que presentaba tasas elevadas en el caso de todos los migrantes, en relación con la población de origen sueco.

Una posible explicación a este punto sería «que una mayor proporción de inmigrantes del África subsahariana habría sido expuesta a adversidades psicosociales nocivas antes de su emigración, con independencia de la condición de refugiado», sugieren los autores del estudio. Como alternativa, también es posible que los «factores post-migratorios, como la discriminación, el racismo y la exclusión social» también puedan explicar estas tasas elevadas.

Según los autores del estudio, «nuestros resultados son consistentes con la hipótesis de que el aumento del riesgo de trastornos psicóticos no afectivos entre los inmigrantes se debe a una mayor frecuencia de exposición a la adversidad social antes de la migración, incluyendo los efectos de la guerra, la violencia, o la persecución».

Añaden que estos hallazgos enfatizan «la necesidad de tener en cuenta los primeros signos y síntomas de psicosis en poblaciones de refugiados, como parte de la respuesta de los servicios de salud mental clínica a las actuales crisis humanitarias del mundo».

En un editorial vinculado a este artículo, Cornelius Katona, director médico de la Fundación Helen Bamber del Reino Unido (especializada en la atención a supervivientes de situaciones que violan los derechos humanos), escribe que, en consecuencia, debe haber una combinación de vigilancia clínica, reconocimiento de los factores de vulnerabilidad, y sobre todo, «debe existir la determinación de minimizar los efectos agravantes de las experiencias posteriores a la migración».

Lo contrario de lo que pretende la UE

Desgraciadamente, en la UE no se están teniendo en cuenta estos ni otros de los efectos que la crisis de refugiados actual está provocando o puede provocar en la población migrante.

Según denuncia Amnistía Internacional, desde enero de 2015, más de 411.000 personas, la mayoría de ellas refugiados, se han embarcado en peligrosas travesías en búsqueda de seguridad en Europa. Más de 2.900 han muerto en el intento. Por desgracia, sus dificultades no cesan cuando logran alcanzar su destino.

De los 411.000 refugiados llegados en los últimos meses a Europa, y a pesar de que en septiembre se acordó reubicar 160.000 desde Grecia e Italia al resto de socios el pasado mes de septiembre, solo han sido traslados 937.

Además, hoy se da comienzo en Bruselas una cumbre europea en la que los Estados miembros discutirán un pacto que podría abrir la puerta a las devoluciones masivas de refugiados desde Grecia hacia Turquía a pesar de que, a nivel jurídico, un acuerdo semejante no es sostenible (lo decretan los artículos 35 y 38 de la Directiva comunitaria sobre los procedimientos de asilo, el artículo 19 de la Carta Europea de Derechos Fundamentales y la Convención de Ginebra).

Cinco países de la UE se han mostrado en desacuerdo con este pacto (Francia, España, Chipre, Bulgaria y Hungría), al igual que la agencia de la ONU para los refugiados, ACNUR, u organizaciones no gubernamentales.

Parte de la ciudadanía europea también se ha mostrado en contra, con manifestaciones o movilizaciones como la promovida por Amnistía Internacional, que ha hecho llegar a las autoridades de la Unión Europea más de 280.000 firmas recogidas en toda Europa (más de 75.000 han sido recogidas en España y dirigidas a la Vicepresidenta del Gobierno y al Ministro de Interior para que se proporcione una respuesta coordinada y efectiva a esta crisis).

Los traumas: primera causa de la psicosis

En los países sin guerra ni necesidad de huir por peligro de muerte inminente, la psicosis se ha relacionado con el padecimiento de abusos físicos o sexuales durante la infancia o en la edad adulta.

Se ha calculado que dos tercios de los pacientes que sufren esquizofrenia han padecido este tipo de situaciones. Este hecho, señalan los expertos, sugiere que los traumas constituyen la primera causa de aparición de la psicosis, y que es necesario potenciar los programas de prevención de abusos y de malos tratos. Ojalá la UE lo tenga en cuenta.

Referencia bibliográfica:

Anna-Clara Hollander, Henrik Dal, Glyn Lewis, Cecilia Magnusson, James B Kirkbride, Sir Henry Dale, Christina Dalman. Refugees have a substantially higher risk of psychotic disorders. British Medical Journal (2016). DOI: 10.1136/bmj.i1030.
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los filamentos cósmicos son como el cementerio de los elefantes para las galaxias 28 febrero, 2022
    Los filamentos cósmicos que dan forma al universo son como el cementerio de los elefantes para las galaxias: no solo determinan su evolución desde que nacen hasta que forman cúmulos, sino que también son el lugar donde llegan al final de sus vidas.
    EPFL/T21
  • La guerra de Ucrania puede comprometer la seguridad global 28 febrero, 2022
    Los científicos advierten de un posible escape de patógenos biológicos en Ucrania como consecuencia de la guerra, al mismo tiempo que las centrales nucleares están en estado de alerta máxima por los riesgos sobre los 15 reactores del país, entre ellos el de Chernobil.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Crean dimensiones sintéticas a partir de un nuevo estado de la materia 27 febrero, 2022
    Científicos norteamericanos han conseguido crear dimensiones sintéticas excitando con láser unos átomos gigantes que representan un nuevo estado de la materia. Imitan las interacciones cuánticas que se producen cuando los electrones fluctúan más allá de las dimensiones clásicas.
    Redacción T21
  • Descubren en Rio Tinto minerales que pueden secuestrar metales pesados 26 febrero, 2022
    Una nueva investigación ha detectado en la cuenca de Río Tinto unas minerales que tienen la capacidad de secuestrar metales pesados. Esos mismos minerales han sido descubiertos en Marte, lo que sugiere que en el pasado fue más húmedo y templado. Pero el científico español que participó en esta investigación, Ricardo Amils, advierte: la existencia […]
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El ADN antiguo revela los cambios sociales en África que dieron forma a la historia humana 25 febrero, 2022
    El análisis del ADN antiguo permitió descubrir detalles de los cambios ocurridos hace 50.000 años en África, que explicarían cómo evolucionaron los humanos que se quedaron en el continente luego de la expansión del Homo sapiens hacia otras partes del planeta. En ese momento, casi al mismo tiempo que las personas comenzaron a mudarse a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Dos monstruosas ondas de choque, más grandes que la Vía Láctea, se propagan por el espacio 25 febrero, 2022
    Una gigantesca colisión de dos cúmulos de galaxias estremeció al Universo hace 1.000 millones de años: produjo un par de ondas de choque de proporciones descomunales, que en la actualidad brillan intensamente en longitudes de onda de radio, abarcando un espacio sesenta veces superior al diámetro estimado de 100.000 años luz de la Vía Láctea. […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los dinosaurios murieron en primavera 25 febrero, 2022
    La extinción de los dinosaurios ocurrió en la primavera de hace 66 millones de años, lo que explica por qué muchas aves y mamíferos sobrevivieron al impacto de un asteroide de 10 kilómetros de ancho que resultó demoledor para la vida en todo el planeta.
    InsideScience/T21
  • Neuronas y dendritas especializadas desarrollan la matemática cerebral 25 febrero, 2022
    Dos investigaciones diferentes han desvelado la importancia de las matemáticas para el cerebro: no solo tiene neuronas especializadas en sumar y restar, sino también dendritas que realizan cálculos complejos para procesar la información sensorial.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren en Inglaterra una “cápsula del tiempo” de la Edad de Hierro 24 febrero, 2022
    Una “cápsula del tiempo” descubierta en el noroeste de Inglaterra es el registro más completo de la vida de la Edad del Hierro jamás recuperado: diez casas circulares y más de 5.000 artefactos, que datan del año 800 antes de Cristo, permitirán entender por primera vez y en profundidad las prácticas culturales y rituales de […]
    Pablo Javier Piacente
  • Revolucionario descubrimiento sobre una misteriosa y rápida señal de radio 24 febrero, 2022
    Una investigación ha descubierto que una serie de ráfagas de radio rápidas (FRB) detectadas el año pasado no solo se ubican mucho más cerca de nosotros de lo que pensábamos, sino que además aparecen en un cúmulo globular, un grupo de estrellas muy antiguas, algo totalmente inesperado y revolucionario para los astrónomos.
    Pablo Javier Piacente