Tendencias21

Un nanovelcro captura las células cancerígenas que circulan por la sangre

Un grupo internacional dirigido por científicos del Instituto de NanoSistemas de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) ha desarrollado un nuevo método para extraer con eficacia y analizar las células cancerosas que circulan por la sangre de los pacientes bautizado como NanoVelcro. Las células capturadas son rápidamente analizadas por el sistema, lo que permitirá personalizar los tratamientos.

Un nanovelcro captura las células cancerígenas que circulan por la sangre

Un grupo internacional dirigido por científicos del Instituto de NanoSistemas de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) ha desarrollado un nuevo método para extraer con eficacia y analizar las células cancerosas que circulan por la sangre de los pacientes.

Las células tumorales circulantes son células cancerosas que se desprenden de los tumores y viajan por la sangre, en busca de lugares del cuerpo donde asentarse y crecer formando nuevos tumores (metástasis).

La captura de estas células permitiría a los médicos detectar y analizar el cáncer para adaptar el tratamiento para cada paciente.

Células pegadas al velcro

El dispositivo desarrollado por los investigadores de la UCLA ha sido bautizado como NanoVelcro, y consiste en un chip del tamaño de un sello y que esta lleno de nanocables, esto es, unos cables 1.000 veces más delgados que un cabello humano.

Estos cables están recubiertos con anticuerpos que reconocen las células tumorales circulantes. Cuando dos mililitros de sangre pasan a través del chip, las células tumorales se adhieren a los nanocables, como si estos fueran de velcro, informa la UCLA en un comunicado.

También análisis celular

Una vez capturadas las células, había que separarlas de este chip sin dañarlas ni contaminarlas, para su correspondiente análisis.

La solución creada por los científicos ha sido el desarrollo de un sistema de purificación del NanoVelcro termosensible, que permite subir y bajar la temperatura de la muestra de sangre tanto para capturar (a 37º C) las células como para liberarlas (a 4ºC).

El cambio de temperatura se debe a que el NanoVelcro lleva unos cepillos formados por polímeros (varias moléculas) que responden a los cambios de temperatura mediante la alteración de sus propiedades físicas, lo que les permite capturar o liberar dichas células.

Dado que este sistema puede ser mucho más eficiente y rentable para extraer células cancerígenas de la sangre, en momentos en que esta información además se necesita rápidamente, los científicos creen que podría erigirse como método estándar.

La idea del chip-velcro lleva rondando por la ULCA varios años. Ya en 2009, en esta universidad se desarrolló un dispositivo de tamaño nanométrico que atrapaba células cancerígenas siguiendo un método similar al del papel pegajoso que se utiliza para capturar moscas.

En 2013, el método del nanovelcro se mejoró para hacer «biopsias líquidas» con la adición de nuevos metamateriales. Así que parece que la novedad radica ahora en la capacidad del dispositivo de mantener la pureza de las células con los cambios de temperatura, y analizar dichas células sobre la marcha.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario