Tendencias21

Ser demasiado sociable puede quitar años de vida

Ser demasiado sociable puede quitar años de vida, ha descubierto un estudio realizado con marmotas. Las menos sociales viven dos años más, y las hembras demasiado sociables viven menos y tienen menos crías cada año. En los humanos ocurre lo contrario, pero este estudio descubre las consecuencias negativas de ser demasiado sociables.

Ser demasiado sociable puede quitar años de vida

Ser demasiado sociable puede quitar años de vida, ha descubierto un estudio que analizó el comportamiento de una colonia de 66 marmotas adultas entre 2002 y 2015 en las Montañas Rocosas,  según se informa en un comunicado.

Las así llamadas marmotas de vientre amarillo se encuentran en las cordilleras montañosas del suroeste de Canadá y el oeste de Estados Unidos, hasta Nuevo México y al sur en Chihuahua, generalmente por encima de los 2.000 metros de altitud. A esas alturas, la vegetación arbórea es rara o no existe, por lo que el hábitat típico de esta especie son las praderas herbáceas salpicadas de rocas de la montaña.

Los investigadores observaron a través de binoculares, hasta seis horas al día, desde mediados de abril hasta mediados de septiembre, desde una distancia de aproximadamente un campo de fútbol,  para evitar influir en su comportamiento.
Lo que descubrieron es que estas ardillas viven mucho más tiempo, en promedio, si son menos sociales y viven más aisladas. Las marmotas son cazadas por zorros, coyotes y, en menor medida, osos.

Aproximadamente el 50 por ciento de las marmotas de vientre amarillo mueren en su primer año de vida. Los especímenes que sobreviven más allá de ese tiempo a menudo viven de cinco a siete años, y algunos incluso viven el doble de tiempo.

Sociabilidad y expectativa de vida

Los investigadores midieron y analizaron sus interacciones sociales y la esperanza de vida. Las marmotas menos sociales vivieron, en promedio, más de dos años más que las más sociales, según la investigación, que se publica en Proceedings of the Royal Society B.

Cuánto más sociales son las marmotas, menos probabilidades tienen de sobrevivir durante el invierno, y viven una vida más corta, explica  el autor principal, Daniel Blumstein. Añade que han observado resistencias para que las marmotas adultas sean sociables con otras marmotas femeninas. Esta especie de marmota no es muy social, y para ellos, parece difícil interactuar con otros ejemplares de su especie.

Consideran estos investigadores que las interacciones con otras marmotas podrían aumentar la probabilidad de enfermarse a causa de parásitos y pulgas, y también que pueden conducir a la competencia por los alimentos (comen pasto y vegetación) en momentos en que pueden no ser abundantes.

En lugar de buscar un comportamiento de lucha por los alimentos o por la reproducción, lo que estos investigadores observaron es un comportamiento diferente: las marmotas prefieren jugar, sentarse una junto a la otra, tocarse oacicalarse entre sí.

Estas interacciones sociales, sin embargo, no son muy frecuentes: por lo general, un observador necesitaba ver a un grupo de varias marmotas durante aproximadamente dos o cuatro horas para registrar una de esas interacciones sociales.

También observaron que algunas marmotas viven solas y otras en grupos que pueden variar en tamaño de aproximadamente de 6 a 24 hembras adultas y muchos descendientes, ya que la mayoría de los machos abandonan el grupo familiar.

Señalan los autores que las marmotas hembra menos sociales tienen un mayor éxito reproductivo anual que sus contrapartes más sociales: las hembras que son demasiado sociables no viven tanto tiempo y tienen menos crías cada año. Por lo general, una camada de marmotas suele ser de dos a ocho crías. En condiciones favorables, las marmotas pueden reproducirse todos los años.

¿Y los humanos?

Los investigadores destacan que este descubrimiento de la marmota es importante porque entre los humanos, cuánto más sociales somos, mayor es la expectativa de vida.

Lo comprobó un análisis de 148 estudios basados en 309.000 casos que se publicó en 2010 en PLOS Medicine. Este artículo explica que las personas que son menos sociables pagan un precio en expectativa de vida que es casi tan grande como si hubieran fumado un paquete de cigarrillos al día. Efectos similares se han encontrado en primates altamente sociales.

Según los autores de la investigación sobre las marmotas, los humanos que tenemos relaciones sociales intensas vivimos más tiempo porque las relaciones sociales pueden protegernos de los factores estresantes de la vida.

Ahora bien, ¿cuáles podrían ser las implicaciones del nuevo estudio para los humanos? ¿Deberíamos todos ser más sociales? ¿Algunas personas que son menos sociales experimentan resultados negativos si se ven forzadas a ser más sociables, en un centro para personas mayores, por ejemplo?

Estas son preguntas que vale la pena preguntar, señala Blumstein. Ser sociable tiene beneficios, pero estamos encontrando algunas consecuencias negativas del hecho de ser demasiado sociales. Al estudiar una especie que no quiere ser social, estamos encontrando ideas que no habríamos encontrado estudiando sólo primates sociales, concluye.

Referencia

Strong social relationships are associated with decreased longevity in a facultatively social mammal. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, 2018; 285 (1871): 20171934 DOI: 10.1098/rspb.2017.1934

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren a 1.560 años luz el agujero negro más cercano a la Tierra 7 noviembre, 2022
    Los astrónomos han descubierto, a 1.560 años luz de nuestro planeta, el agujero negro más cercano a la Tierra. No emite rayos X ni “devora” lentamente a su estrella. Es 10 veces más masivo que nuestro Sol y se encuentra a la misma distancia de su estrella que la Tierra del astro rey.
    Pablo Javier Piacente
  • Nuevos fósiles de otro gran dinosaurio descubiertos en Teruel 7 noviembre, 2022
    Excavaciones paleontológicas llevadas a cabo en el yacimiento de Riodeva han descubierto nuevos restos de un gran dinosaurio saurópodo, con características muy diferentes a las que posee el mayor de los dinosaurios descrito en Europa, Turiasaurus, también procedente de este municipio de Teruel.
    Redacción T21
  • Resuelto un enigma de siglos sobre la evolución de la vida en la Tierra 7 noviembre, 2022
    Durante el período Cámbrico, hace unos 500 millones de años, surgieron en la Tierra los primeros animales que desarrollaron esqueletos duros, según análisis de fósiles intactos descubiertos en China hace cinco años.
    Redacción T21
  • Una cumbre cuántica se inicia la próxima semana en Chicago 7 noviembre, 2022
    La Universidad de Chicago acoge la semana próxima la quinta cumbre cuántica, que reúne a los líderes académicos, gubernamentales y de la industria en torno a los temas de vanguardia en este campo estratégico de conocimiento.
    Redacción T21
  • El uso de la tecnología creará otro tipo de ser humano en el año 3000 7 noviembre, 2022
    El uso intensivo de la tecnología va a cambiar la apariencia del ser humano cuando lleguemos al año 3000: seremos jorobados, nuestras manos serán garras, cada ojo tendrá tres párpados y el cerebro será más pequeño y menos inteligente.
    Redacción T21
  • El WiFi se puede utilizar para ver a través de las paredes 6 noviembre, 2022
    Un dispositivo económico y accesible incorporado a un dron puede sobrevolar un banco y rastrear los movimientos de los guardias de seguridad siguiendo la ubicación de sus teléfonos o relojes inteligentes. Ideal para un atraco perfecto.
    UW/T21
  • Más de 12.000 variables genéticas influyen en la altura de una persona 6 noviembre, 2022
    Un análisis de más de 4 millones de pruebas genéticas ha identificado más de 12.000 variables que influyen en la altura de una persona: explica con todo detalle por qué las personas son altas o bajas y detalla cómo la heredabilidad está vinculada a regiones genómicas específicas.
    Redacción T21
  • Descubrimiento histórico en Suecia 6 noviembre, 2022
    Los arqueólogos submarinos han descubierto un naufragio largamente buscado en el lecho marino cerca de Estocolmo. Se trata del Äpplet, de casi 400 años de antigüedad, que fue uno de los buques de guerra más grandes de su tiempo. Había sido botado en 1629 y hundido en 1659. Tiene su historia.
    Redacción T21
  • Tener hijos cambia permanentemente los huesos de las madres de los primates 5 noviembre, 2022
    Las madres de los primates tienen huesos que están menos concentrados en magnesio, calcio y fósforo que otras hembras debido al embarazo y la lactancia. El esqueleto responde dinámicamente a los cambios en el estado reproductivo, según un estudio.
    NYU/T21
  • Los neandertales se extinguieron por hacer el amor, y no la guerra 4 noviembre, 2022
    Una nueva investigación sugiere que tener sexo con el Homo sapiens habría terminado con los neandertales, y no grandes guerras o enfrentamientos con animales feroces. Al parecer, el mestizaje con nuestros ancestros podría haber dado como resultado que muy pocos neandertales se cruzaran entre sí, lo que los llevó a la extinción.
    Pablo Javier Piacente