Tendencias21

Un nuevo descubrimiento aleja el temido hundimiento antártico

El manto rocoso de la Antártida Occidental es especialmente fluido y favorece la elevación de masas terrestres como consecuencia de la pérdida del hielo. El descubrimiento aleja la amenaza de un eventual hundimiento catastrófico de esa región antártica, que representa una cuarta parte de la contribución de los hielos a la elevación del nivel del mar.

Un nuevo descubrimiento aleja el temido hundimiento antártico

Aunque ciertas partes de la corteza terrestre se están elevando lentamente debido al ajuste postglacial, un grupo de investigadores ha descubierto mediante el uso de GPS que en la Antártida Occidental este cambio se está produciendo mucho más rápido que en ningún otro lugar de la Tierra.

Además, con ayuda de la misión sobre gravedad GOCE de la ESA, se ha podido observar que el manto situado por debajo de esa capa antártica es especialmente fluido y cálido, lo que aporta estabilidad a esa región de la Antártida, amenazada de hundimiento por el calentamiento global.

La corteza es la capa exterior más externa del planeta. Su espesor que varía entre los 5 km del fondo oceánico, hasta los 70 km en las zonas montañosas activas de los continentes. El manto se encuentra entre la corteza y el núcleo y se extiende desde cerca de 33 km de profundidad (o alrededor de 8 km en las zonas oceánicas) hasta los 2.900 km.

El ajuste postglacial es la elevación de masas terrestres que habían sido presionadas por el enorme peso de los casquetes glaciares durante la última glaciación, mediante un proceso conocido como depresión isostática. Afecta al norte de Europa, Siberia, Canadá y la región de los Grandes Lagos.

Al finalizar la última glaciación hace unos 11.000 años, la mayor parte del norte de Europa y de América del Norte estaba cubierta de capas de hielo de hasta tres kilómetros de espesor. El enorme peso de este hielo hizo que la corteza terrestre se hundiera en el manto.

Se calcula que durante la Edad de Hielo, la superficie bajo la capa más gruesa se hundió hasta 500 m. Cuando el hielo se fundió y la superficie terrestre dejó de soportar ese peso, la corteza volvió a ascender, primero con gran rapidez debido al efecto del rebote elástico y luego más lentamente.

Más rápido en la Antártida

Este proceso continúa en la actualidad, pero la velocidad de ascenso varía de un lugar a otro. Aunque la Antártida aún está cubierta por una gruesa capa de hielo, también se está elevando, pero a una velocidad sin precedentes.

Usando datos de estaciones GPS, esta investigación ha constatado que la bahía del Mar de Amundsen, en la Antártida Occidental, está ascendiendo a un ritmo de 41 mm anuales, una de las mayores velocidades jamás registradas en zonas glaciales. En Groenlandia, la subida es de 30 mm año.

Este ascenso excepcionalmente rápido del lecho rocoso en la Antártida Occidental ha suministrado nuevos datos sobre la estructura del manto que lo soporta: es relativamente blando y se comporta como un fluido viscoso, permitiendo que la corteza descienda bajo el peso de una gran cantidad de hielo.

Valentina Barletta, del Instituto Nacional del Espacio de la Universidad Técnica de Dinamarca, que ha dirigido el estudio, explica en un comunicado de la ESA que “cuando el hielo se funde y su capa se vuelve más delgada, la Tierra se adapta e inmediatamente, sube algunos milímetros, dependiendo de la cantidad de hielo desaparecida”.

“En cierto modo, la Tierra actúa como si fuera un colchón viscoelástico. Necesita varios miles de años para reajustarse tras el deshielo. En Escandinavia, el sustrato rocoso asciende unos 10 mm por año”.

Mayor estabilidad antártica

Barletta añade: “El ascenso normalmente se produce con lentitud, a lo largo de miles de años, pero en la bahía del Mar de Amundsen vemos que se está produciendo en siglos o incluso décadas. Esto nos indica que el manto bajo la superficie es muy fluido y se desplaza rápidamente cuando se elimina el peso del hielo”.

Y el ascenso está acelerándose. De acuerdo con el estudio, en cien años su velocidad será 3,5 veces mayor de lo que es ahora. Este descubrimiento es importante porque la parte marina de la Antártida Occidental representa una cuarta parte de la contribución de los hielos a la elevación del nivel del mar.

Tal como informamos en otro artículo, la capa de hielo de la Antártida ha provocado un aumento del nivel del mar de 7,6 mm desde 1992, de los que 3 mm corresponden a los últimos cinco años. Una cuarta parte de ese aumento de volumen corresponde a la pérdida de banquisa de la  Antártida Occidental.

El nuevo estudio, según explica Global-Climat,  sugiere que la elevación del sustrato rocoso puede estabilizar esta zona antártica. La viscosidad del manto, más débil en esa zona que la media del planeta, aumenta la estabilidad potencial de la Antártida Occidental ante un temido hundimiento catastrófico. Los resultados son muy positivos para esta parte del continente blanco, que los científicos consideraban condenada por los efectos del calentamiento climático, señala la citada revista.

Referencia

Observed rapid bedrock uplift in Amundsen Sea Embayment promotes ice-sheet stability. Valentina R. Barletta et al. Science, Vol. 360, Issue 6395, pp. 1335-1339. DOI:10.1126/science.aao1447

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente