Tendencias21

Un virus modificado ataca al cáncer desde el interior de las células

Investigadores de la Universidad de Stanford (EEUU) han desgranado las entrañas de un virus y rediseñado su núcleo para usarlo como agente contra el cáncer. En concreto, vaciaron la carga infecciosa del interior del virus y la cambiaron por medicamentos, para que estos sean liberados dentro de las células enfermas. De esta forma, han conseguido crear un atacante directo del cáncer, que no provoca efectos secundarios. El invento está aún en fase experimental. Por Laura Villasán.

Un virus modificado ataca al cáncer desde el interior de las células

Un equipo de investigadores de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, ha modificado el ADN del virus de la hepatitis B  rediseñando su sistema infeccioso y convirtiendo su núcleo en una partícula benigna. Esto lo ha transformado en un virus neutralizado que se puede utilizar en vacunas y terapias, ya que logra dirigirse a las células enfermas sin afectar al tejido sano. Es un gran avance ya que las terapias actuales como la quimioterapia afectan al tejido sano.

El estudio, que ha sido publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), arroja aire fresco en el campo de la administración de fármacos específicos.
 
«Llamamos a esto una partícula inteligente», explica James Swartz, profesor de ingeniería química y de bioingeniería en la Universidad de Stanford y director del estudio, en una nota de prensa de dicha universidad. «Ahora es más inteligente mediante la adición de marcadores moleculares que permiten enviar la carga terapéutica donde queremos que vaya».

Usos de la partícula inteligente

El uso de la partícula inteligente para inmunoterapia implicaría etiquetar la superficie exterior de la partícula con moléculas diseñadas para enseñar a las células que combaten la enfermedad del cuerpo a reconocer y destruir los cánceres, añade Swartz.
 
Para Swartz y su principal colaborador, Yuan Lu, ahora un investigador de farmacología en la Universidad de Tokio, el resultado es un gran logro. Cuando empezaron las investigaciones hace cuatro años, las agencias de financiación no creyeron en el proyecto e indicaron que no se podría realizar, que era una utopía.
 
Se requerirá un esfuerzo mucho mayor para conseguir avanzar en la segunda parte del proyecto. Esta conllevará envasar pequeñas cantidades de medicamentos en las partículas inteligentes, el ensamble de las partículas en las células enfermas, y el diseño de dichas partículas para que liberen sus cargas útiles.

El descubrimiento
 
«El presente trabajo ha sido un experimento de prueba principalmente, por lo que aún queda mucho por hacer», explica Swartz. «Pero creo que podemos utilizar esta partícula inteligente para lanzar inmunoterapias contra el cáncer que tendrán efectos secundarios mínimos».
 
El profesor Robert Langer del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), un líder en la investigación de la administración específica de fármacos (no vinculado a los experimentos de Stanford) ha podido leer el documento antes de su publicación. «Este es un trabajo estupendo, un trabajo hermoso», afirma. «El Dr. Swartz y sus colaboradores han hecho un trabajo notable al estabilizar las partículas similares al virus y rediseñar su exterior».

Caminando hacia un futuro sin cáncer
 
Los biotecnólogos ya sabían cómo construir las complejas estructuras de las proteínas que se encuentran en la naturaleza, pero el equipo de Stanford ha ido más allá. No se han limitado a construir una cápside proporcionada por la naturaleza.

Estudiaron el ADN que dirige la estructura de ensamblaje, rediseñaron el código para personalizar el esbozo de una cápside que sería invisible para el sistema inmune, y lo suficientemente resistente como para sobrevivir a un viaje a través de la corriente sanguínea.

Además, han conseguido que resulte sencillo que al exterior de la partícula puedan adjuntarse marcadores moleculares que dirigen la acción de la cápside (entregar medicamentos a las células enfermas directamente).
 
Por último, los investigadores lograron hacer todas estas modificaciones sin destruir la capacidad milagrosa del código de ADN de la cápside. El siguiente paso será colocar etiquetas de cáncer en el exterior de esta partícula inteligente, para entrenar al sistema inmunológico a reconocer ciertos tipos de cáncer. Esos experimentos probablemente se realizarán en ratones.
 
Después de eso, se añadirá la siguiente función: utilizar la ingeniería del código de ADN para asegurar que la proteína pueda auto-ensamblarse alrededor de una pequeña carga  medicinal útil.
 
La Universidad de Stanford ya ha patentado la tecnología, pero como el enfoque está en sus primeras etapas aún no se tiene  calendario para su desarrollo comercial.
 
La administración de fármacos específicos es uno de los objetivos fundamentales de la medicina. Busca enfocar los recursos en las células enfermas, con el fin de minimizar los efectos secundarios que se producen.
 
Muchos científicos están inspirándose en la naturaleza como modelo para tal fin y, en especial, en los virus, ya que estos se saben cómo dirigirse a células específicas, meterse en ellas y distribuir en su interior una carga infecciosa. 

Virus escogido
 
En concreto, los científicos de Stanford comenzaron estudiando el virus que causa la hepatitis B. Este virus tiene tres capas, como las de un huevos. Ellos centraron en la capa media no infecciosa, la cápside antes mencionada.

Esta es compleja estructura de proteínas, que cuando se ensambla correctamente parece un balón de fútbol con una gran cantidad de picos que sobresalen.
 
Otros investigadores han tenido la misma idea de la reutilización de la cápside de la hepatitis B, ya que su estructura hueca es lo suficientemente grande, en teoría, para llevar una carga útil médica significativa. Pero llevar esta idea a la práctica es muy difícil y complejo, tanto que cuando Swartz lanzó la idea a los organismos de financiación la respuesta fue negativa.

Sin embargo, Swartz estaba tan seguro de que su enfoque funcionaría que finalmente encontró la manera de poder continuar con el proyecto.

El virus de la hepatitis B no es el primero que se rediseña para tratar el cáncer. En un artículo publicado por Tendencias21 ya explicamos una investigación llevada a cabo por el Instituto de Investigación del Cáncer de Londres, en la que se modificó el virus del herpes para tratar el cáncer de piel.

Referencia bibliográfica:

Yuan Lu, Wei Chan, Benjamin Y. Ko, Christopher C. VanLang, and James R. Swartz. Assessing sequence plasticity of a virus-like nanoparticle by evolution toward a versatile scaffold for vaccines and drug delivery. PNAS, 21 de Septiembre, 2015.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente