Tendencias21
La acción humana ha creado un nuevo ecosistema

La acción humana ha creado un nuevo ecosistema

Los seres humanos ya no competimos para adaptarnos a un nuevo terreno. Ahora todos los agentes naturales compiten entre sí para lograr su hueco en el ecosistema humano.

En un rincón olvidado de Rusia, donde aún hoy día pocos humanos osan vivir, se encuentran las Montañas Doradas de Altái. Hace 15.000 años este lugar no hubiera tenido nada de especial, sin embargo hoy es un enclave único, uno de los pocos sitios en el mundo donde la estepa de mamut, el que fuera el ecosistema más amplio de la Tierra, aún resiste.

Mamuts, bueyes almizcleros, caballos y bisontes campaban y dominaban sobre la vastedad de la estepa. Un infinito manto de un frío verde que se extendía desde Europa central hasta el confín este de Asia.

El final de la época glacial y la llegada de los humanos empujaron a estos grandes herbívoros a otras latitudes, donde muchos de ellos quedaron recluidos a la espera de su extinción. Empezó el gran declive de la estepa.

Los grandes herbívoros, pisoteando y comiendo musgos y arbustos, ayudaban a mantener un equilibrio donde la hierba era la clara dominadora. Con la desaparición de esos animales, plantas más altas empezaron a proliferar, lo que aceleró los cambios ambientales.

La extinción del mamut, por ejemplo, derivó en una masiva extensión de abedules, lo que provocó un aumento de la temperatura en le región de 0,2°C por el efecto albedo.

Grandísimo equilibrio

Los ecosistemas son un grandísimo equilibrio. Cualquier variación en él provoca un efecto dominó sin que sepamos cómo acabará. Y tampoco son algo cerrado. Continuos agentes se mueven entre ellos, entrando, saliendo, interactuando con unos y otros.

Desde migraciones naturales de cigüeñas, anguilas o ñus, hasta los cambios mediados por humanos, como la introducción de especies invasoras o el movimiento de animales domésticos de poblaciones nómadas.

Se supone que hay un número mínimo de agentes necesarios para mantener un ecosistema sin colapsar, pero no se tiene idea de cuál es este número. La incertidumbre es aún mayor al darnos cuenta de que es casi imposible saber el número de especies presentes en cada ecosistema.

Pongamos el ejemplo de Australia. Durante meses gran parte del continente ardió. Árboles y arbustos se han volatilizado y, con ellos, millares de animales. El suelo también soportó temperaturas extremas. Animales edáficos como lombrices y hormigas y una infinidad de especies de microorganismos presentes también han sido indudablemente afectadas. Una vez que el fuego ha pasado, ¿qué esperamos que pase? ¿volverá el antiguo ecosistema?

No lo sabemos, pero si vuelve, no será igual. Si el suelo se ha vuelto inerte, no habrá nutrientes para muchos invertebrados. Tampoco lo habrá para que vuelvan a brotar las plantas, al menos en la cantidad que lo hacían antes. Con menos invertebrados, habrá mucha menos polinización, por lo que costará mucho más tiempo expandir la cubierta vegetal.

Los animales, sin alimento ni cobijo, no tendrán la opción de volver a este nicho. El propio hecho de que haya menos vegetación disminuye la humedad en el ambiente, lo que aumentará el riesgo de futuros incendios. Esto hace pensar que, probablemente, los desiertos colindantes acabarán imponiéndose en este terreno.

Ecuación dinámica

A principios del siglo XX dos investigadores llegaron por vías separadas a la misma ecuación: la ecuación de Lotka-Volterra. Una manera básica de determinar matemáticamente la dinámica de dos especies, presa y depredador, mostrando que es un equilibrio variable. Pero es más fácil imaginarlo: vegetación infinita, conejos que se alimentan de ella y linces que se alimentan de los conejos. Es simple: si hay muchos conejos, los linces pueden comer más y reproducirse. Pero al haber más linces, el número de conejos baja, por lo que al final tienen menos comida y morirán. Es un comportamiento cíclico.

Ahora pongamos un agente más en este pequeño mundo: la vegetación no es infinita y tarda un tiempo en regenerarse, por lo que los conejos estarían limitados por la cantidad de alimento que pueden obtener y por el número de linces de los que sean presa.

Si los linces desaparecieran repentinamente, los conejos se multiplicarían, acabando con todos los vegetales que pudieran comerse tan pronto como estos brotaran. Cuanto menos tiempo se le da al vegetal para crecer, menos tiene para poder reproducirse. Poco a poco las plantas acabarían también por desaparecer y, finalmente, desaparecerían los conejos.

Así funcionaría el equilibrio en un supuesto ecosistema tan simple como irreal, pero muy visual. La desaparición de una especie precipita la desaparición de las demás. Rompe el equilibrio. Al meter un agente más, el control de unos sobre otros permite más estabilidad en las poblaciones.

Cuantos más agentes interactúen, más estable parece el equilibrio. Pero, por otra parte, conforme aumenta el número de agentes, el desconocimiento del sistema aumenta. Las redes se complican y pronosticar se hace casi imposible.

Viejos y nuevos equilibrios

¿Qué papel jugamos los humanos en todo esto? Uno fundamental desde nuestro origen. Siempre que los humanos hemos aparecido en un lugar nuevo han desaparecido animales y plantas que hasta entonces proliferaban. Los primeros humanos, colonizando, eran un superdepredador en la cima de la cadena trófica. Eliminaron así el equilibrio previo, pero a lo largo de los años instauraron uno nuevo en el que formaban parte. Las tribus y pueblos nativos aprendieron a convivir y a mantener su equilibrio con el mundo natural durante miles de años.

El inmenso crecimiento demográfico humano de los últimos siglos ha provocado, otra vez, que el equilibrio tenga que recomponerse. La destrucción de hábitats es la mayor causa de extinción de especies. Aumentando cultivos, infraestructuras y la expansión masiva a zonas donde antes no había ciudades, hacen que los ecosistemas se fraccionen y mengüen.

Esta vez las personas no somos un ser más. Ya no competimos para adaptarnos a un nuevo terreno. Ahora, es diferente. Ahora todos los demás agentes compiten entre sí para lograr su hueco en un nuevo ecosistema. El ecosistema humano.

Héctor Díaz-Alejo

Héctor Miguel Díaz-Alejo Guerrero es investigador en el departamento de Producción Animal (Genética) de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren restos perdidos del transbordador Challenger de la NASA en el Triángulo de las Bermudas 14 noviembre, 2022
    Restos perdidos hace mucho tiempo de la nave espacial Challenger de la NASA, que explotó trágicamente en 1986, fueron descubiertos cerca del Triángulo de las Bermudas. Ahora, la agencia espacial estadounidense ha confirmado que los escombros encontrados en el fondo del océano, frente a la costa atlántica de Florida, provienen del malogrado transbordador espacial. 
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren un nido de galaxias oculto detrás de la Vía Láctea 14 noviembre, 2022
    Una región inexplorada del cosmos conocida como la "zona de evasión" se esconde detrás del centro de la Vía Láctea: en ese lugar, los astrónomos acaban de descubrir una enorme estructura conformada por múltiples galaxias. Localizada aproximadamente a 3 mil millones de años luz de la Tierra, la misteriosa estructura parece ser un gran cúmulo […]
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Alguien podrá seguir viviendo en el centro de España dentro de 50 años? 14 noviembre, 2022
    Aunque mucha gente y líderes políticos desprecian las evidencias científicas, la quema de combustibles fósiles ya está matando a 9 millones de personas al año: potencia el calentamiento del planeta, dispara las enfermedades, degrada las propiedades de los productos agrícolas y complica la atención sanitaria. Todos perderemos unos 8 años de vida. Y el Financial […]
    EDUARDO COSTAS, catedrático de Genética, UCM
  • Primera transfusión exitosa de sangre artificial a pacientes humanos 14 noviembre, 2022
    Científicos británicos han desarrollado con éxito el primer ensayo clínico de glóbulos rojos cultivados en laboratorio que se transfunden a otra persona, una tecnología que reducirá el número de transfusiones necesarias y alargará los efectos de esta terapia, que está todavía en fase preliminar.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los primeros pobladores de Sudamérica tenían ascendencia neandertal y denisovana 13 noviembre, 2022
    Los primeros humanos que habitaron Sudamérica albergaban material genético de varias especies de homínidos euroasiáticos extinguidos de ascendencia neandertal y denisovana. No dejaron rastros en América del Norte y no se sabe cómo pudo ocurrir.
    Redacción T21
  • Resuelto el misterio de la primera extinción masiva del mundo animal terrestre 13 noviembre, 2022
    Los paleontólogos han resuelto el misterio de la primera extinción masiva del mundo animal terrestre, que ocurrió hace 550 millones de años y diezmó la insólita fauna del periodo Ediacárico: todo indica que se debió a la falta de oxígeno en los océanos de la Tierra, algo que está ocurriendo también en la actualidad.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Cumbre científica sobre la "inmortalidad" en Madrid 12 noviembre, 2022
    Madrid acoge este fin de semana una cumbre de expertos para debatir cómo poner en suspensión la vida de un ser humano para ser reanimado mucho tiempo después. La crioconservación es también una alternativa legal a la cremación o el enterramiento.
    ALEJANDRO SACRISTÁN (Enviado especial)
  • Descubren una colección de extrañas criaturas marinas en el Océano Índico 11 noviembre, 2022
    Espectaculares y misteriosas criaturas oceánicas, como peces que caminan sobre zancos o una nueva especie de anguila que vive a 5 kilómetros de profundidad, fueron encontradas cerca de volcanes de aguas profundas, en el marco de una nueva expedición para mapear las remotas Islas Cocos, un territorio externo de Australia ubicado en Asia.
    Pablo Javier Piacente
  • Un simulador cuántico arroja luz sobre el Universo primitivo 11 noviembre, 2022
    Un equipo de físicos utilizó un "simulador de campo cuántico" para representar un pequeño Universo en expansión hecho de átomos ultrafríos: la simulación permite probar innumerables modelos de la evolución temprana del cosmos, hasta determinar representaciones precisas del Universo en experimentos futuros. De esta forma, los científicos lograrán una aproximación a algunos de los mecanismos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una misteriosa imagen de Buda se refleja en la pared del Museo de Arte de Cincinnati 11 noviembre, 2022
    Los curadores del Museo de Arte de Cincinnati hicieron un descubrimiento sorprendente cuando iluminaron un espejo de su colección con un foco y se reflejó en la pared la imagen de un Buda que había estado oculta durante 500 años.
    Eduardo Martínez de la Fe