Tendencias21
El colapso de la experiencia humana en la Tierra se perfila inevitable

El colapso de la experiencia humana en la Tierra se perfila inevitable

A la amenaza que representa la acumulación de CO2 en la atmósfera terrestre, sin precedentes en la historia humana, se suma la constatación definitiva de que no tenemos suficientes recursos naturales para mantener el crecimiento económico que está acabando con la vida en la Tierra. ¿Colapso?

Un nuevo informe alerta de que nuestra civilización está abocada al colapso porque no tenemos suficientes recursos naturales para continuar con el modelo de civilización que soporta la existencia de la especie humana en la Tierra.

Cuando se publicó en 1972 Los límites del crecimiento, un estudio realizado por el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) a instancias del Club de Roma, pocos se tomaron en serio sus advertencias de que el planeta Tierra era finito y de que no podíamos pensar en una explotación interminable de sus recursos.

Un año después estalló la primera crisis del petróleo: los países de la OPEP decidieron no suministrar más hidrocarburo a las naciones que hubieran apoyado a Israel en la guerra árabe-israelí de 1973.

Aunque aquella guerra derivó en los acuerdos de paz de Camp David en 1978, el impacto global de aquellos episodios puso de manifiesto que el petróleo no era un recurso fácil y lo que pasaría si en algún momento llegara a escasear.

El resultado de aquel conflicto precipitó una escalada de los precios del petróleo y propició una recesión global en 1974 que puso fin al periodo de los treinta años gloriosos posteriores a la segunda guerra mundial.

La crisis de 1973 estuvo asimismo detrás de las recesiones de 1982 y de 1991 y sus efectos perduran hasta nuestros días porque el petróleo sigue siendo la columna vertebral del sistema global y también porque hay una gran incertidumbre sobre su futuro.

Tema relacionado: La Tierra está en estado terminal

Secuelas de los límites

El informe «Los límites del crecimiento» también ha tenido sus secuelas porque gran parte de sus cálculos mantienen su vigencia casi 50 años después de su publicación.

El informe original planteaba con toda claridad que, si el incremento de la población mundial, de la industrialización, de la contaminación, de la producción de alimentos y de la explotación de los recursos naturales se mantenía invariable, nuestro planeta alcanzaría los límites absolutos de crecimiento en menos de un siglo.

El informe ha tenido tres actualizaciones posteriores (1992, 2004 y 2012) que ratificaron las primeras conclusiones y añadían algunos elementos todavía más preocupantes: en los años 90 ya estábamos viviendo por encima de nuestras posibilidades; en 2004 comprobamos que el modelo global es insostenible; y en 2012 aparece en la ecuación apocalíptica la huella ecológica que nos obliga a una transición ineludible.

Ecuación más compleja

Casi una década después de la última actualización de «Los límites del crecimiento», un nuevo informe al Club de Roma pone el broche de oro al peor escenario que estamos diseñando para la especie.

La nueva actualización concluye taxativamente que los crecientes costos de extracción de minerales debido a la contaminación, los desechos y el agotamiento de fuentes de bajo costo, provocarán el colapso de la civilización industrial en la que vivimos: previsiblemente ocurrirá en los años 40 del presente siglo.

Comparando los análisis de 1972 con nuevos datos empíricos, el informe concluye que no tenemos recursos suficientes para sostener la demanda de minerales que requiere nuestro modo de vida: en una década la máquina económica global que sostiene nuestra prosperidad empezará a pararse por falta de recursos.

Advierte, no obstante, que ese colpaso podría evitarse con avances tecnológicos y el aumento de las inversiones públicas, añadiendo que solo tenemos una década para cambiar las cosas.

La esperanza de la autora de esta actualización, Gaya Herrington, responsable de análisis de sistemas dinámicos y de sostenibilidad en KPMG en Estados Unidos, explicada a la revista Vice, radica en el «rápido aumento» en las prioridades ambientales, sociales y de buen gobierno que se están produciendo en el mundo, lo que en su opinión indica un cambio de pensamiento en los gobiernos y en las empresas.

Foto: Thomas Richter. Uplash.

La ecuación de la vida

Pero el Club de Roma ya no es el único en dar la alarma. Incluso podría decirse que su reflexión sigue siendo demasiado economicista, a la que le falta en gran medida el otro elemento clave de la ecuación del apocalipsis: la emergencia climática.

De hecho, la cuestión ambiental es analizada en el último informe únicamente desde el punto de vista de la contaminación y su impacto sobre el sistema socioeconómico.

En ese sentido, el informe parece congelado en el tiempo en la situación planetaria de los años setenta del siglo pasado, sin valorar adecuadamente el profundo cambio que se ha operado en el escenario global por la emergencia climática, que ha cambiado toda la ecuación del apocalipsis, tal como reconoce el mismo Club de Roma en su Plan de Emergencia Planetaria (2019).

Ante esta situación, otros colectivos de científicos vienen alertando desde 1992 con mucha más vehemencia en diferentes manifiestos, que el mayor problema que enfrentamos no es el de la escasez de recursos críticos (que tal vez pueda enderezarse), sino la amenaza que representa para la vida en el planeta la intervención humana, el modelo de civilización que hemos escogido, un desafío mucho más difícil de resolver.

Para la comunidad científica, la economía ha degenerado en una ideología: es la que está detrás del previsible colapso de la vida que ocasionará el calentamiento global, provocado por la acumulación de niveles de CO2 en la atmósfera, sin precedentes en la historia humana.

La amenaza del CO2

La última vez que hubo tanto CO2 en la atmósfera, hace 251 millones de años, la vida estuvo a punto de desaparecer en nuestro planeta, señalan los científicos españoles Eduardo Costas y Victorial López Rodas.

Añaden que cada año liberamos más CO2 que el anterior y que somos muy poco conscientes de la extraordinaria gravedad del problema. Los peores efectos ya son inevitables y la política sigue implantada en la estética, sentencian. Asumen que a la sociedad le resulta más fácil imaginarse el fin del mundo que el fin del modelo económico.

Los científicos se han movilizado en todo el mundo para sensibilizar a la sociedad sobre el verdadero problema que enfrentamos en la actualidad y están participando activamente en actividades sociales, divulgando conocimientos estratégicos y apoyando movimientos ciudadanos, como Extinction Rebellion, para detener la carrera hacia el abismo.

El Club de Roma, al que conozco bastante bien por haber colaborado con este grupo de científicos durante mucho tiempo, y por haber entrevistado a varios de sus presidentes como Aurelio Peccei, Alexander King o al español Ricardo Díaz Hochleitner, sigue haciendo informes brillantes y acertados. Pero está claro que no es suficiente.

Preparar el futuro, no anticiparlo

También me llama la atención el empeño en reivindicar que el informe de 1972 tenía razón y que los cálculos eran acertados, en contra de lo que algunos expertos consideraban erróneos.

Creo que es un gran error atribuir a los ejercicios prospectivos finalidades premonitorias, algo que escapa por completo a las disciplinas científicas.

Lo único que se pretende con el diseño de escenarios es imaginar posibles futuros para elegir el más conveniente y trabajar por conseguirlo. Pero está claro que ni siquiera en este aspecto ha sido comprendido el informe Los límites del crecimiento y sus sucesivas actualizaciones.

Referencia

Update to limits to growth: Comparing the World3 model with empirical data. Gaya Herrington. Yale Journal of Industrial Ecology, Volume25, Issue3, June 2021, Pages 614-626. DOI:https://doi.org/10.1111/jiec.13084

Foto superior: Manuel Meurisse. Unplash.

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

18 comentarios

  • Menos mal que en los 2040 traer minerales de fuera de la Tierra sera mucho mas barato que ahora.

    Lo fantastico de las crisis, es que obligan a buscar grandes soluciones.

  • Desde que Malthus publicó su informe sobre el colapso poblacional, una y otra vez se estableció una fecha del fin del mundo. Sí hay límites, no no estamos estancados en esos límites. En esta web ya se expuso que se avanza en el motor cuántico, que es un generador cuántico también. En un canal de youtube se expuso que en 10 años se contará con las #BateríasCuánticas (ver https://youtu.be/2JfjmWIyDfY) Aún sin esos elementos tecnológicos (ya en camino de crearse en ppco tiempo) Una buena combinación de energías renovables y una mejor tecnología de eficiencia energética permiten un crecimiento sostenido, pero inteligente, de al menos otros 50 años más y el incremento de la eficiencia energética puede extender ese plazo hasta 100 años más. Tiempo suficiente para que la tecnología de #FusiónNuclear se desarrolle plenamente, lo que dará una fuente de energía barata y casi ilimitada, con lo que incluso se podrian tener invernaderos agrícolas en la Antártida o incluso campos agrícolas flotantes en los océanos. Con energía ilimitada la creación de materiales, a partir de otros, estará disponible, lo que a su vez abaratará más la creación de artefactos. Sí se necesitan 50 años para duplicar o triplicar la producción tecnocientifica, de una manera ecológica, pero lo podemos lograr. Malthus estableció el límite poblacional y civilizatorio en 1.000 millones de personas. Hoy lo establecen en 10.000 millones y lo más probable es que en el 2050 sea de 20 a 30.000 millones. O sea el límites es la capacidad de cooperación y transformación tecnocientifica, no hay limites de recursos, ni de espacio. De todos modos, la #EconomíaEspacial ya empieza a romper los límites, ya no estamos atados a las limitaciones de recursos del planeta.

    • Lo que tu dices no es asi, todo tiene su limite, todo, hasta la inteligenicia humana salvo la estupides humana esa no tiene limietes, sino no viviriamos como vivimos en centros urbanos todo forrados de concretos, sin vida animal y vegetal posible, o sea vivimos con en capsulas del tiempo humanas olvidandonos que hay millones de personas que viven bajo tierra casi como esclavos para sacar los minerales para que se alimenten esas grande ciudades de todos sus materiales, que cientos de miles de hectares son destruidas para que se fabriquen los ladrillos, el cemento, los porcelantaod, que hay millones de personas que en muchos caso viven miserablemente para alimentar a esa clase semi parasita que como yo vivimos en las ciudades con tecnologia que avanza hacia su propia destrucion, un caso simpele sera la inteligencia artificial, cuando se de la orden de proteger el planeta, esta ya tendra su propias desiciones, y se dara cuenta que la unica forma de proteger el planeta es desttruyendo a su creador el hombre y acturara en tal efecto, no nos engañemos llegamos casi al fin del camino, esto es algo asi como cuando los primeros exploradores del oeste americano llegaron al oceano pacifico y se dieron cuenta que el mundo terrenal terminaba ahi, no podia seguir con su avetura eternamente asi nos pasara a nosotros el tiempo se acorta, espero equivocame totalmente para la salvacion de todos y todos lo seres vivos de este viejo planeta llamado tierra por nostros, pero no veo mucho futuro por delante si seguimos asi, siempre pedimos un poco mas de tiempo para vivir siempre mas artificialmente, hasta que abandonemos el mismo planeta que nos vio nacer dejandolo totalmente destruido y pasar a otro o a otra dimencion dende encontremos otros planetas, somos una raza destructora si o si.

    • Todo eso está muy bien… como fantasía. La realidad no deja de dictar su verdad y gritarnos a la cara que todas esas elucubraciones futuristas no son más que eso y que el único camino real que nos queda es reconectar con la naturaleza. Ojo, no estoy diciendo que debamos renunciar a lo bueno que nos ha traído este progreso, pero sí que si queremos sobrevivir como civilización deberíamos haber empezado ya a reducir los gases contaminantes, la desforestación salvaje, la contaminación y sobreexplotación de acuíferos y ríos, los vertidos incontrolados e incontrolables en el mar y montes y todo lo que hace que actuemos como una verdadera plaga para la tierra.
      De nada nos servirá tener a nuestro alcance energía casi gratis e ilimitada, computación cuántica o las maravillas que quiera si no podemos ni respirar o miles de millones mueren de hambre, sed o viven existencias miserables como modernos esclavos.
      Malthus estableció el límite poblacional basándose en cálculos erróneos por el sesgo cultural que padecía. Modernos cálculos difieren totalmente de sus resultados. Además, nunca incluyó en sus predicciones variables tipo calidad de vida, sólo cuantificó un posible límite sin indagar demasiado en las bases en que, valga la redundancia, se basó. De hecho, es en los últimos años cuando se están incluyendo estas variables. No todo es cuantificable.

  • No era necesario un estudio científico, para entender y ver, que cada ser humano moderno, consume recursos y genera residuos. Y lo hace, de forma proporcional a su número. Algo ya advertido por Thomas Malthus. https://youtu.be/k-9BJMf0c3U
    Pero como la inteligencia humana, es limitada, y no su estupidez, se ha llegado al punto en el que estamos. FBBJL

  • Es necesaria una movilización de personas, recursos, y toma de control, como la que requeriría una guerra. Para llegar a estructurar, la producción de lo necesario para vivir, y prescindir de aquello que sea superfluo. Además de optimizar el huso, y la reutilización de lo fabricado, o de los materiales empleados.
    Una tarea demasiado ingente, para unas élites, tan incompetentes.
    FBBJL

    • Que te puedo decir para no ser extremadamente pesimista, el mundo tal como esta tiene que reducir SI o SI su POBLACION, con tan solo un hijo por familia o sea por persona por mas que se separen o lo que sea un hijo por un hombre y una mujer, y la edad de reproduccion superior a los 30 años, lentamente en unos 100 años nuestra poblacion se reduciria drasticamente, otra ya dejar de vivir en grandes ciudades y diseminar la poblacion en nucleos familiares de unas entre 20 a 100 has por famlia, abandonar las ciudades, que cada ciudadano produzca sus propios alimentos y el exedente se destine a las zonas donde dichos ciudadanos no puede prodocur para subsittir por razones climaticas, dejar los veiculos sean electricos, sean a hidrogeno, sea a lo que sean pues todo necesita de sierta tecnologia y uso de minerales y materias primas contaminantes, como las baterias que son super contaminantes, volver como en el siglo XIX a la traccion animal, y dejar de alimentar a los vacunos avejas, y animales domesticos en general con granos necesarios para el hombre y que al ser alimentados con alimentos que no son hechos para ellos producen metano, una vaca a pasto natural casi no produce metano alguno, pero con pasturas artificiales y mas con alimentos derivados de los cereales mas metano produce, pues su rumen no esta hecho para esos alimentos, dejar la tecnologia y volver a nuestros origenes, que moriran cientos de millones de humanos moriran, sera el costo de la supervivencia de nuestra especie y el planeta, el capitalismo no sieve y el comunismo menos, y la clase politica sea del bando que sea son sanguijuelas de la sociedad, el sistema actual NO VA MAS, debemos volver a nuestros orienes, si no volvemos a la naturaleza y nos sacamos de ensima las fronteras, los politicos, las guerras, las bombas atomicas, el terros y todo no podremos ver el fin de este siglo XXI sin un desastre nuclear, como lo que digo es una utopia, se podria decir que todo esta perdido, pero siempre exite los idealisas,los soñadores y de ello sera el futuro si es que exite un futuro…..

  • El Club de Roma ha fallado más que una escopeta de feria. Ninguno de sus escenarios apocalípticos de la década de los 80,90 y 2000 se cumplieron. Las susodichas «actualizaciones» que fueron saliendo no fueron más que patadas adelante de los políticos para sus chanchulleos y chiringuitos, repitiendo a la población que viven por encima de sus posibilidades mientras ellos se dan la vídorra en jet privado. Pues gracias al libre mercado más gente que nunca en toda la historia viven mejor, aun repitiendo la misma monserga (prefiero q todos seamos más ricos, cubriendo nuestras necesidades aunque haya desigualdades, que un mundo sin desigualdades en q nos muramos de hambre la inmensa mayoría)

  • Afortunadamente estamos entrando en una era en donde se está reemplazando el uso de combustibles fósiles por alternativas menos contaminantes como el hidrógeno que produce vapor de agua y la propulsión eléctrica que prácticamente contamina muy poco. A no ser pesimistas porque la conciencia del hombre está evolucionando para mejorar.

  • No tenemos solución. Vamos de cabeza al abismo. Aquí solo gobierna «el mercado», esa bestia negra (toda entera, no solo su mano), siempre insaciable e insatisfecha, que maneja a gobiernos, políticos…, y que va a acabar, impasiblemente, engulléndolo todo.

  • Todo comenzo con la roptura de la vida agraria de subsitencia vasada en valores famliares y campesinos arededor de 1750 con la llamada revolucuion industrial, donde las potecias coloniales se lanzaron al mundo para fuentes de materias primas y vender esas materias primas robadas pero elaboradas de lejanos lugares a los mismos habitantes a la que se los robaban en la mayoria de los casos, un ejemplo simple, la roptura del aislacionismo de japon por los eeuu, el Sakoku, en 1853, o la desintegracion del imperio español para asi comercializar los ingleses sus productos elaborados, ejemplo clasico las dos tentantivos de invaciones inglesas a Buenos Aries en el a princio del siglo XIX que fueron expulsadas, y todo para vender.

    Despacito el mundo se fue `modernizando` y con ello formandose mas fuertemente dos clases una semi esclava, la obrera y otra la rica e industrial, esto termina colapsando la sociedad con las ideas de marx, con la caida de Rusia, la subida de lenin y el asesinato de la familia real del zar Nicolas, de ahi en adelante empeso la gran carrera, una a pie, otra con muletas y otra en automoviles de gran velocidad pero carrrera al fin, y llegmos a nustros dias donde esas dos idiologias aparentemente contrapuestas hacen el mismo fin CONSUMISMO Y DESTRUICION DEL PLANETA NI MAS NI MENOS.

    En lo personal creo que ya no exite una solucion real al problema, solo la exticion en masa de las especias animales y vegetales y un pequeño nucleo de humanos que a lo utlimo si no logran salir a tiempo del planeta tambien se extinguran, pero hay una gran esperanza, que la vida seguira a pesar de nosotros empeñarnos en destruirla y todo volvera como fue hace 241.000.000 de años, y el siclo de la vida se restaurara pero ya sin nosotros, y quien sabe si esa exincion no fue levada a cabo por algna especie inteligente como nosotros, si es que nos podemos llamar inteligente y no NECIOS, pues de nosotros solo podra quedar algun inodoro que por ser de ceramica sobrevira y al verlo seres extraterresres en una supuesta visita a la nueva y renaciente tiera viva diran para que sievio este artefacto, y lo les digo para que sievio, para cag@ a la humanidad y al planeta entero.

  • Creo que te has liado machote! No soy periodista pero si que tengo varias publicaciones hechas en mi sector y creo que el solo aportar referencias sin un solo dato concreto solo hace por librarte el culo de posibles responsabilidades subsecuentes. Al menos ten la decencia de mojarte y ahora aporta algo, que tan solo has hecho un mix de Greta y focas muertas con la teoría base de la sostenibilidad de los recursos.

  • Voy a ir al grano, el problema del planeta solo radica en la sobre población y su modelo económico y societario, para el buen entendedor pocas palabras bastan.

    • Exactas palabras, ni mas ni menos.

      Con una poblacion creciente y sin limites, y usando sus recursos naturales tambien sin limites y los residuos de dichos recursos naturales vueltos a arrojar a misma madre naturaleza que los dio, no hay posibiblidad alguno de sobrevivir el planeta, o se cambia de rumbo en forma total o todo esta irremediablemene perdido, cuando joven eramos 4.000.000.000 de habitanes ahora ya casi creo que somos 8.000.000.000 con la misma superficie de tierra para habitar, no va la cosa, nosotros cual celulas cancerosas nos repreoducimos para matar la hospedaror que nos recibe la tierra.

  • Es muy difícil imaginar un sistema económico distinto, otra forma de existir.
    Entiendo que la mayoría de los poderes se sientan incapaces de ofrecer una opción y lograr convencer a toda la humanidad de asumirlo.
    Parece que la solución es vivir el final de la civilización y el planeta